De joven promesa a más que realidad

Muchos no lo conocían cuando saltó a la fama por perdonar un gol más que cantado por entender, siguiendo un código moral digno de elogio, que en esas circunstancias no era justo marcar el gol. Hoy ha salido del peor trago personal que puede pasar un padre, ver peligrar la vida de su hijo.

0

Mendilíbar dijo de él, tras dirigirlo cuando era una simple promesa en esto de pegarle patadas a un balón, que había sido el mejor jugador que había tenido bajo sus oŕdenes, tanto en el plano futbolístico como moral. Guardiola , más de diez años después, vino a calificarlo como una leyenda que cada tres días está en forma. Su carrera está glosada de gran fútbol, tanto en sus equipos, Eibar, y Celta, donde jugó cedido por el Valencia CF y el Manchester City en el que ha vivido su esplendor futbolístico a la par que con la mejor selección española de la historia.

Sus inicios

Jugador de trayectoria inmaculada en las categorías inferiores de la selección española, a los 14 años parte de su Aguineguín natal, sí el mismo pueblo que Valerón, para hacerse un hueco en el panorama balompédico nacional. Tras ser rechazado por el Real Madrid, que vio más sus deficiencias físicas que su descomunal talento para el deporte del fútbol, recaló en otra de las prolíficas canteras del fútbol patrio. Desde su llegada a Valencia fue tratado con mimo por la entidad valencianista y se le procuró el mejor de los entornos, con traslado familiar incluido. La progresión fue meteórica y a los 18 años, siendo todavía juvenil, sale del club con rumbo a Eibar.

El salto al profesionalismo

Su etapa vasca, con un preparador físico canario que lo protegió como a un hijo, le forjó un carácter y una dureza físicas de las que no carecía pero sí de las que hacía gala con poca asiduidad. Un crudo invierno vasco, con campos embarrados, una plantilla plagada de veteranos y un estilo de juego poco propicio para un pelotero de la escuela canaria harían de él un futbolista preparado para dar el salto al profesionalismo. Durante esa temporada, Silva ganó el premio al Juego Limpio por fallar una oportunidad a puerta vacía contra el Lleida por tener este equipo a un jugador tendido sobre el terreno de juego. Corría el minuto 92 y el resultado era de empate con el equipo armero apurando sus últimas opciones de ascenso.

Modelado en lo físico y hecho en lo futbolístico, acabó de curtirse en el Real Club Celta de Vigo la temporada siguiente. En Vigo todavía recuerdan sus detalles técnicos y como el club vigués intentó por todos los medios quedárselo en propiedad en primera instancia o prolongar su cesión a útlima hora. A orillas del Atlántico dio muestas de su enorme potencial con goles, que sin ser su mejor cualidad nunca le faltaron, y asistencias, aspecto este en el que siempre brilló.

Su consolidación

Acabada esta fase de perfeccionamiento y modelaje, le llegó el momento de la confirmación en la élite absoluta con el Valencia CF, clasificado para la Champions y con la salida de Pablo Aimar, uno de los referentes de la etapa anterior y uno de los ídolos de nuestro pequeño y hábil jugador canario. Le costó hacerse con la titularidad esa primera temporada pero cuando entró en el equipo lo hizo para quedarse. Se convertiría en un fijo en las alineaciones de todos los entrenadores que lo tuvieron a su cargo y consiguió una Copa del Rey en el año más convulso de su carrera en Valencia, con riesgo de descenso incluido.

Estrella mundial

La llamada a la selección no sería sino el espaldarazo a una carrera ya consolidada y con mucho futuro por delante.Formaría parte del mejor combinado español de la historia, ganando para su país dos Eurocopas y un Mundial con una participación más que activa bajo las órdenes de Luis Aragonés primero y de Vicente del Bosque después.

Tras conocer las mieles del éxito a orillas del Turia y también el vértigo de un posible descenso, le llegó un nuevo reto en su carrera. El Manchester City se haría con sus servicios por 30 millones de euros para construir sobre él un proyecto que llevara a los “citizens” a conquistar títulos y a convertirse en una alternativa a tener en cuenta para ganar la Premier League. Un fútbol diferente, una cultura diferente y una nueva aventura. Volvió a tirar de carácter para seguir creciendo y triunfar con algunos elementos en su contra. Y lo volvió a conseguir, y a triunfar y a convertirse en una de las estrellas de la competición y a hacerse con un hueco en el corazón de los aficionados del conjunto “Sky”.

Mucho más que fútbol

Fue una promesa futbolística pero se ha convertido en una realidad mucho más allá del terreno de juego, muchísimo más allá de lo que significa un deporte convertido en negocio y que él devuelve al plano de los valores, de los sentimientos y lo eleva a los altares de la moral y la ética deportiva.

Mateo, tú ya has ganado tu particular guerra, la de tener un padre que te servirá de ejemplo y que te hará sentir orgulloso de seguir su estirpe. Gracias eternas de todos aquellos que tenemos el fútbol como referente y como filosofía de vida, de todos aquellos que compartimos tus valores y tu respeto por ti mismo a través del respeto a las personas, al deporte y a la vida. Gracias David Josué Jiménez Silva.

Foto destacada vía: https://elminuto93.files.wordpress.com/

@VicentSarrion

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies