ANALISÍS: México, partido perfecto ante Alemania

0

Hoy ante todo pronóstico, y para la sorpresa del mundo, la selección de México derrotó a su similar de Alemania, para conseguir sus primero 3 puntos en esta Copa mundial de la FIFA, Rusia 2018, y convertirse de momento en el líder del grupo F. ¿Pero cómo es que consiguió su primer triunfo ante Alemania en copas del mundo? Analizaremos el partido perfecto que realizó México.

Así tenía que jugar, no había otra forma, esperando atrás, cerrando espacios, teniendo desgaste físico al jugar al contra golpe, siendo preciso para hacer el gol, presionando arriba para provocar el error del rival en la salida y recuperar el balón, atrevido, dinámico, y cerrar el partido aguantando encerrado en propia cancha para cuidar el marcador. Hoy el técnico Juan Carlos Osorio, vuelve a demostrar que es un estudioso del fútbol y que su estilo “camaleónico” de jugar conforme a fortalezas y debilidades del rival puede funcionar. Osorio pasó con honores su examen final con México.

Osorio hizo un estudio táctica y estratégicamente impecable, armó y escogió un XI inicial para contrarrestar las fortalezas de Alemania; empezó el partido mandando un sistema 4-4-1-1.

Defensa: Línea de 4 con Salcedo y Gallardo como laterales izquierdo y derecho, y Ayala y Moreno como centrales.
Medio campo: Herrera y guardado hicieron labor de volantes de contención, mientras que Lozano y Layún fueron volantes adelantados.
Delantera: Vela en la media punta como falso 10 y Hernández como única punta.

Lo que Osorio buscó y produjo fue una alta presión a los jugadores Alemanes cuando intentaban salir; al atacar y presionar, Lozano y Layún subían como extremos, y los lateras Salcedo y sobre todo Gallardo ocupaban la posición de volantes, adelantando líneas. De esta forma, México provocaba el error de los alemanes, y recuperaba el balón en tres cuartos de cancha gracias al esfuerzo impecable de Guardado y Herrera en la media, comenzando las ocasiones de peligro. A la hora de defender, el equipo se reacomodaba en el parado inicial, cerrando espacios y siendo prácticamente impenetrables.

El primer tiempo fue absoluto dominio de México, presionando desde arriba, contra golpeando cuando estaba defendiendo y generando jugadas interesantes a la espalda de los defensas centrales, aprovechando los huecos que se generaban en el desorden alemán debido al contra golpe, tocando de manera rápida para tener mayor profundidad. México pudo haberse ido al descanso con el marcador con uno o dos goles más a favor.

Para el segundo tiempo, México bajo el ritmo ofensivo, Alemania comenzó a controlar la posesión, ante la necesidad de ir por el resultado. Con los cambios ofensivos que realizaba el conjunto dirigido por Low, el profe Osorio se vio obligado a cerrar el partido, haciendo cambios para cuidar el marcador; terminó el juego con 7 defensas en el campo, lo cual provocó que Alemania no pudiera penetrar las líneas y la barrera mexicana.

Partido perfecto de México, atacó cuando debía de atacar y defendió y aguanto en los momentos precisos y para asegurar el marcador que necesitaba. No fue lo que dejó de hacer Alemania, fue lo que México no le permitió hacer e hizo para ganar. Aunque “la mancha” no está en su máximo nivel como hace 4 años, sigue siendo una de las candidatos al título, y hoy la selección mexicana anuló por completo el sistema alemán.

Por Diego de la Vega.

Sígueme en mi cuenta de twitter: @diegodelavm5

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies