Hay luz al final del túnel

Los aficionados pericos han empezado a tener esperanza después de las malas noticias del principio de verano

0

Desde el momento que finalizo la temporada pasada, la afición del Espanyol se encuentra en estado catatónico por todo lo que está pasando en tan pocos días, empezando por la venta de su mejor jugador, Gerard Moreno, a Villareal por 40 millones de euros (al final resultó ser 20 los que se quedaba el club perico debido a que los grogets tenían el 50% de los derechos del jugador), seguido por la noticia de la subida de los abonos después de 7 años sin tocar los precios, y finalmente la confirmación de que el club tiene problemas financieros y que, en este mercado, la prioridad será vender y deshacerse de jugadores, sobre todo aquellos con la ficha alta.

Sin embargo, esta semana los aficionados pericos han empezado a ver una pequeña luz entre la oscuridad que les rodea, ya que se han hecho 2 fichajes de lujo para el club, el primero el del ex jugador Rufete, que va a ser el nuevo director deportivo del club blanquiazul, y el segundo y más esperado es el del delantero Borja Iglesias, el jugador Gallego que la pasada temporada completó una muy buena temporada con el Zaragoza (23 goles en 43 partidos) y que el Espanyol andaba buscando des de que supo que Gerard Moreno se marcharía. El jugador, que firmó por

4 temporadas y una cláusula de 28 millones, y fue presentado el miércoles por la mañana, es el fichaje más caro de la historia del club (10 millones de euros, que el Espanyol va a pagar en un plazo de 4 años, pagando 2.5 millones los dos primeros años, 4 millones el tercero y 1 en el cuarto).

En rueda de prensa, el Jugador gallego ha querido remarcar varias cosas, en primer lugar, ha dejado claro que él no es ni quiere ser el nuevo Gerard Moreno: “Todos sabemos lo bueno que es, he compartido años de formación con él, pero no tengo que venir a ser el nuevo Gerard, vengo a ser Borja Iglesias y nada más”. También dice que para él no es una presión ser el fichaje más caro de la historia del club sino más bien todo lo contrario: “Es algo con lo que un jugador se debe sentir orgulloso. Motiva más que otra cosa. A día de hoy no tengo presión, me siento reforzado por su apuesta y confianza. Llego con ganas y ambición”. Y finalmente ha confirmado que tenía muy claro donde quería jugar porque antes de fichar por el conjunto blanquiazul, le llegaron varias ofertas de otros clubes que el rechazó: “Para mí fue sencillo decirme por el Espanyol. Tenía varias opciones. Desde que se me planteó proyecto no tuve dudas. Sabía que venía a un club histórico y era un escenario ideal”.

Para cerrar una semana movidita, el Espanyol también presentó el pasado martes las nuevas equipaciones con las que se estrena el nuevo proveedor, Kelme, un acto que se llevó a cabo a “El palau de la música” en Barcelona y donde asistieron la prensa y algunos socios que quedaron contentos con los nuevos diseños.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies