Ducati llega al verano en guerra civil

La temporada llega a su ecuador. Pero en Borgo Panigale el ambiente es más tenso que nunca. El piloto revelación del año pasado, Dovizioso, que además es italiano, pasa por horas bajas. Lorenzo renaciendo como un ave fénix, camino de Honda HRC.

0

La guerra de Ducati está dejando muchos heridos. No es fácil ordenar cronológicamente los acontecimientos y trazar una linea temporal, pero es evidente que muchos factores han afectado al rendimiento de un equipo que el año pasado estuvo peleando por el campeonato hasta la última carrera y este poco a poco ve como se aleja el campeonato.

Comenzando por el lado menos romántico, el económico, la salida de TIM como patrocinador principal supuso un duro golpe para la estructura. Phillip Morris de forma velada sigue detrás inyectando dinero (como hace con Ferrari) a cambio de que los colores sean parecidos a los de sus productos, que es lo más que puede hacer una marca para ser patrocinada por una tabaquera. La nueva banda gris combinada con el blanco, presenta un gran parecido con iQos, el cigarrillo electrónico de la tabaquera y la parte trasera de la moto, con el rojo y blanco evoca con claridad un paquete de Marlboro

Lorenzo se ha adaptado a la Desmosedici

 

Pero Ducati no es Honda ni Yamaha. Para hacernos una idea, basta decir que Ducati vendió en 2017 55.000 motos en todo el mundo. Honda 137.000… sólo en España. El dieselgate que afectó de lleno al grupo VW, dueño de Ducati, le ha supuesto miles de millones de pérdidas entre multas, recompras de coches, llamadas a revisión y pérdida de ventas. Y el grupo presionó a Domenicalli para que mejorase aun más sus resultados y simultáneamente colgó el cartel de “SE VENDE”. Se negocia con varios compradores aunque parece que todavía está lejano un acuerdo. Si tienes 1.500 millones de euros disponibles, la marca italiana podría ser tuya.

Este nerviosismo por los resultados financieros (que Ducati mejora año tras año) parece que está detrás de la desautorización de Gigi Dall’Igna, que fue el gran valedor de Lorenzo y que a principios de Junio aun apostaba públicamente por él. Y es que el Manager de Ducati Corse, artífice del éxito de las GP17 y GP18, no manda tanto como él pensaba, ya que el presidente del grupo tomó personalmente la decisión, tras un año de malos resultados de Lorenzo y un comienzo de temporada débil que no auguraba grandes progresos del mallorquín a lomos de las motos rojas. Desde la dirección se negó incluso la posibilidad de un acuerdo a la baja. Al más puro estilo italiano, a Lorenzo no se le perdonan los 24 millones de euros que se va a llevar por dos temporadas sin resultados.

 

Lorenzo, Dovizioso caen en Jerez

 

Pero entonces, casualidad o consecuencia, fue volver el circo a Europa, Lorenzo se quedó fuera de Ducati en 2019 y empezaron a llegar los resultados del balear mientras volvía el Dovizioso inseguro e irregular de tantos años antes. Ese que no arriesga, con caídas no forzadas y que parece que se conforma con acabar cuarto o quinto el campeonato. El Dovizioso del año pasado que lideraba carreras y que le ganaba mano a mano a Márquez en la última curva, ha vuelto a desaparecer.

Las victorias de Lorenzo con Ducati llegaron por fin

 

Los cruces de declaraciones entre pilotos se producen carrera tras carrera, con un Andrea intentando desestabilizar a un Jorge que ya cuenta con la experiencia de tener a un compañero de equipo como Rossi, con muro de box incluido y que parece que se crece cuando el ambiente no le es propicio.

Dovizioso, cae en el GP de Catalunya

 

Cada vez que Lorenzo ganaba, ya sabiéndose fuera de la escuadra italiana, su alegría reivindicativa estallaba mientras el lenguaje no verbal en el box de Ducati recordaba a los abrazos de dos hermanos en el funeral de la madre. En contraste, las caras de Dall’Igna, feliz cada vez que gana Lorenzo y sabiendo que el tiempo le da la razón y que los acontecimientos estan dejando en mal lugar a su jefe por el precipitado despido de Lorenzo. Una precipitación que no se entiende, ya que su sustituto va a ser Petrucci, un hombre de la casa que milita en las filas del equipo filial, el Pramac Racing y que no tenía muchas alternativas para encontrar una moto de primera fila y hubiese esperado unos meses más ante la posibilidad de pilotar en el equipo oficial italiano, su gran sueño.

Petrucci, sustituto de Lorenzo en 2019

 

Desde el plano deportivo, si sólo miramos los puntos de carrera conseguidos por Lorenzo este año, no alcanzaremos a ver el verdadero salto que ha experimentado el pilotaje del cinco veces campeón del mundo. Todo comienza en Le Mans, cuando Lorenzo se queja públicamente de que lleva tiempo pidiendo modificaciones en su moto y que no obtiene respuesta por parte de Ducati. Y varios de estos cambios llegan en Mugello. El más visible es el apéndice del depósito que incrementa la posibilidad de sujetar el cuerpo en las frenadas usando las piernas, lo que reduce considerablemente el esfuerzo en brazos y espalda. También llega un nuevo mapa motor algo más dulce en la salida de curvas y nuevas posibilidades de regular el anclaje del basculante al chasis y nueva pipa de dirección que permite más posibilidades de variación del ángulo de lanzamiento de la horquilla delantera.

Lorenzo gana en Mugello y Montmeló y realiza dos espectaculares carreras en Assen y Sachsenring, liderando desde el principio, pero donde el desgaste de los neumáticos le sacan del podio después de liderar muchas vueltas. Y es que el balear lleva 87 vueltas en cabeza, por 4 de Dovizioso. Se le ve relajado, sabiéndose compañero de Márquez el año que viene.

Lorenzo y Márquez, compañeros en 2019 en HRC

 

El optimismo de Lorenzo para las próximas carreras, con circuitos que en teoría son más adecuados a la Ducati y que a él se le dan bien, podrían colocar al balear como el referente del equipo italiano para la evolución de la moto para la próxima temporada. La primera mitad de la temporada suele ser usada por las marcas para ajustar y afinar las nuevas características de las motos estrenadas en pretemporada. La segunda suele marcar las líneas de evolución de los prototipos que se empiezan a testar en noviembre y que se estrenan a final de invierno. Con un Petrucci siempre irregular, capaz de acabar en el podio o décimo e inconsistente en el cuerpo a cuerpo y un Dovizioso que parece que ha perdido la inspiración del año pasado, ¿a quién hará caso Dall’Igna para poner a punto la GP19?

Sígueme en @jesusmedinamot1

Fotos: motogp.com

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies