La España ‘profunda’

0

En esta primera ventana de la UEFA NATIONS LEAGUE echó a rodar la nueva España de Luis Enrique y no lo pudo hacer con mejor pie que ganando a dos de los cuatro últimos semifinalistas de este pasado mundial. Aún es pronto para sacar conclusiones definitivas, pero si se vislumbran cambios en cuanto a lo estructural del juego. A continuación, vamos a analizar algunos puntos de este cambio de tendencia en el juego.

La España del pase vs la España de los espacios

En este pasado mundial se acusó (con argumentos de sobras) a la selección de adormecer los partidos mediante pases estériles que a nadie superaban y lo peor aún, no generaban ventajas al inmediato. La selección de Luis Enrique mantiene el control del juego mediante el balón, pero las posesiones han pasado a ser más eléctricas e incisivas priorizando los espacios con ventaja, aquellos que más desajustes provocan al rival. En esta nueva faceta, sirva de ejemplo los dos partidos de Carvajal. Ahora aparece por inercia en el juego invadiendo el espacio cuando es necesario y no por estructura ofensiva predefinida ocupando un espacio que provocaba densidad en zonas donde se necesitaba claridad.

El “factor Saúl”

Si seguimos la comparativa entre el mundial y esta pasada ventana U.E.F.A, encontramos un nombre propio por encima de los demás. Éste es el de Saúl Ñíguez. El centrocampista del Atleti no rehúsa el juego de posición al que le conjuga llegada y más pegada. El joven jugador ilicitano se ha destapado con grandes goles en su ya dilatada trayectoria aportando al conjunto de Luis Enrique verticalidad cuando la selección decide correr los espacios. Al colchonero podríamos sumar también a los Asensio, Aspas, … a los que también les gusta más superar líneas rivales y correr los espacios que un sinfín de pases infinitos sin provocar peligro.

El control del juego

El último punto que vamos a analizar es el del control del juego. España pasó a dominar menos el partido en cuanto a porcentaje de posesión se refiere, pero con ésta consiguió generar más situaciones de peligro en el entramado defensivo rival. El eterno ataque posicional del pasado mundial acababa generando desestructura defensiva en las vigilancias y una serie de metros a la espalda que el equipo rival solventaba con un simple pase al espacio en cualquier desajuste en el salto de presión del equipo español. Los partidos fueron más de ida i vuelta y ahí la selección nacional sacó a relucir su artillería pesada con jugadores de perfil vertical y que huelen la sangre en cuanto ven un espacio. Si bien, cabe recalcar que delante no había un equipo cualquiera, estamos hablando de selecciones top en el panorama mundial.

La única incógnita que aún nos queda por resolver es la de ver a esta nueva selección enfrentarse a equipos que planteen un bloque bajo y que basen su juego en la solidez defensiva. Ahí será donde la nueva selección de Luis Enrique deba confirmar todos estos puntos que henos detallado en este artículo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies