Andresito y Piovaccari clasifican al Córdoba CF

En un partido donde el Córdoba desplegó un juego de dominio del esférico y el Nàstic no conseguía encontrar su fútbol, los blanquiverdes conseguirían el pase a la siguiente fase de la Copa del Rey con los goles de sus dos delanteros, Andrés Martín y Piovaccari.

0
Córdoba CF 2 0 Nàstic

La Copa del Rey volvía de nuevo al Arcángel y los blanquiverdes querían volver a ilusionar a los suyos ante la visita del Nàstic de José Antonio Gordillo. La noche quería vestirse de los colores locales porque poco tardarían en adelantarse con dos onces muy distintos ante lo visto hasta el momento en ambos conjuntos.

Andresito se estrena

Solo llevaban tres minutos de partido cuando en su primer ataque el Córdoba iba a sacar fruto con un jugador del filial que está llamado a ser la nueva pieza revolucionaria de Sandoval. En una gran jugada de Jaime Romero, el interior ponía un balón dentro del área que simplemente tocaba Andrés Martín, más conocido como Andresito, el cual dejaba a Becerra sin palabras y mirando a sus defensas con el balón ya dentro de su portería.

Los blanquiverdes se estaban gustando y eso se notaba en cada jugada. Tanto Blati Touré como De las Cuevas estaban dejando a la grada algunos toques de calidad que levantaban los aplausos de los aficinados, viendo incluso algunas recuperaciones del internacional que presagiaban a los cordobesistas un buen futuro en el centro del campo.

El juego se había relajado en cierta manera y el balón empezaba a circular entre ambos conjuntos, sin la supremacía de ninguno, pero las ocasiones seguían llegando por parte de los locales. El Nàstic se desangraba cada vez que el balón llegaba a su zaga y el desacierto de Quim Araujo, en dos ocasiones, les salvaría durante un rato del gol blanquiverde.

Control cordobesista

Los menos habituales de cada equipo estaban demostrando quien tenía el juego más claro, a pesar de no contar con los minutos que desearían en liga regular. Los jugadores de Sandoval estaba disfrutando sobre el terreno de juego siendo comandados por Blati Touré en todo momento, que distribuía a placer el esférico de un lado a otro para deleite de una afición que aún no había visto su juego.

La desesperación de los jugadores de Gordillo iba en aumento al borde del descanso. Sus jugadas, aunque llegaban al área, eran escasas y les faltaba ese punto de buen hacer con el balón que tanto suele gustar y llenar al jugador. Frente a ellos estaba un equipo que les estaba dominando y arrinconaba en su área, dándole mucho trabajo a Becerra y, más aún, a toda la zaga catalana.

Y aunque la segunda mitad comenzaría con un Nàstic más metido, todo quedaría en un breve espejismo ya que los de Sandoval volverían a despertar. Esta vez no sería Blati quien comandaría a los suyos, sino Jaime Romero que quería tirar de galones y demostrar lo que no había conseguido la campaña anterior.

Gordillo buscaba que su equipo cambiase de cara pero los cambios no estaban surtiendo efecto. El juego tarraconense seguía basándose en idas y venidas, sin encontrar un juego claro en ningún momento, algo que sin duda estaba terminando por desesperar a los propios jugadores. Los minutos seguían pasando y les quedaba cada vez menos para intentar el empate por lo menos que les llevase a la prórroga.

Piovaccari pone la puntilla

A falta de quince minutos para el final, ambos técnicos habían hecho sus tres cambios y con toda la carne en el asador se iban a vivir unos últimos minutos intensos. El juego se estaba abriendo, con el cansancio haciendo mella, por lo que era el momento para los recién ingresados y los que aún tuviesen energías reservadas.

Ante la comodidad de quien tiene el resultado a favor y a quien le corre prisa, el Nàstic iba a echarse cada vez más arriba con los recién ingresados Suárez y Brugué, apoyados en todo momento por el incansable Uche. Pero entre la presión del público y el poco acierto que estaban teniendo, incluyendo un balón al larguero de Fali, el partido se les estaba escapando, si es que no lo habían dejado escapar ellos solos.

Se levantaba el cartelón con los cuatro minutos de añadido cuando el Córdoba se levantaba de nuevo para encontrar su segundo gol. En una jugada donde la defensa visitante no sabía exactamente donde se encontraba, Piovaccari conseguiría encontrarse en un mano a mano con Isaac Becerra, quien conseguiría impactar con el tiro del italiano pero no evitar el tanto blanquiverde.

Con el tanto del delantero cordobesista llegaría la euforia de un estadio que veía la primera victoria de su equipo, aunque en una competición distinta a la que muchos querrían, mientras que el Nàstic caía a las primeras de cambio de la Copa del Rey.

Ficha técnica
Córdoba CF: Carlos Abad, Loureiro, Luis Muñoz, Aythami, Quezada, Bambock, Blati Touré (Aguado, min. 65), Quim Araujo, De las Cuevas (Sebas, min. 74), Jaime Romero y Andrés (Piovaccari, min. 74).
Nàstic: Becerra, Pol, De Nova, Djetei, Cadamuro, Javi Márquez (Fali, min. 61), Rocha, Abeledo, Tete (Suárez, min. 65), Dumitru Cardoso (Brugué, min. 74) y Uche
Goles: 1-0, min. 4: Andrés Martín. 2-0, min. 90: Piovaccari.
Árbitro: Arcediano Monescillo, Comité Territorial de Castellano-Manchego. Amonestó a Loureiro (min. 12), Djetei (min. 19), Dumitru Cardoso (min. 30), Javi Márquez (min. 42), Andrés (min. 45), De Nova (min. 54), Pol (min. 55), Suárez (min. 87)
Incidencias: Partido correspondiente a la segunda ronda de Copa del Rey disputado en el Nuevo Arcángel, Córdoba.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies