El partido del sentimiento

El derbi de la resurrección o la caída a los infiernos se juega en el Carlos Tartiere

0

El derbi asturiano para mí es uno de los partidos más bonitos que podemos ver en el panorama futbolístico actual. Real Oviedo y Real Sporting: los dos grandes colosos del fútbol asturiano se vuelven a enfrentar de nuevo esta temporada. Ninguno de los dos llega en su mejor momento, pero el partido será de poder a poder.

A mis diecinueve años no he vivido gran número de derbis. Pero la rivalidad entre ambos conjuntos viene ya de muchas décadas atrás. Qué es un día marcado en el calendario lo sabe todo el mundo, y que, por mucho que queramos restarle importancia, es un partido que puede cambiar una dinámica también lo conocemos. Todos queremos que nuestro equipo sea el vencedor, en mi caso el Real Oviedo. Para mí el partido es algo más que tres puntos: Es conocido por todos la importancia que tiene lo anímico en este deporte y vencer al eterno rival siempre es bien recibido.

Mi gran experiencia en el derbi asturiano se produjo el 4 de Febrero de 2018. Es decir, en el último derbi disputado en el Carlos Tartiere, que finalizó con victoria del Real Oviedo por 2-1. Fue mi primera vez en un partido de tales dimensiones y no me defraudó. Acompañar al equipo desde el hotel hasta el estadio con miles de personas que sienten lo mismo que yo, no se me olvidará nunca. El partido comenzó con un gran tifo desplegado desde el Fondo Norte, que rezaba lo siguiente: “Oviedo por todo y ante todo” . Junto a la leyenda, una representación de los edificios más importantes de la ciudad. Todo ello  acompañado con un gran mosaico que iluminaba de azul y blanco todo el Carlos Tartiere.

El Sporting se adelantó en el marcador, pero finalmente, un doblete de Mossa dejó los tres puntos en el feudo carbayón. Un elemento a destacar en mi opinión fue la comunión entre el equipo y la grada. Lógicamente, es destacable que no se produjo ningún enfrentamiento entre ambas aficiones. Me gustaría resaltar dos elementos. El primero es fundamental, esperemos que sea el fútbol el protagonista principal y el segundo, que gane el Oviedo. De no ser así, el sentimiento azul que corre por mis venas no decaerá, sino que apoyará al equipo en momentos aún más difíciles. El fútbol es más que un sentimiento. Son valores, es orgullo, es una forma de pensar diferente a familiares, amigos… ¡Qué seríamos sin este precioso deporte! ¡Y que sería el deporte asturiano sin este partido!

Mossa fue el gran protagonista del último derbi en el Carlos Tartiere
Mossa fue el gran protagonista del último derbi en el Carlos Tartiere

El todo o la nada. Esa es la gran pregunta que se hacen ambas aficiones y en especial, me centraré en la mía, en la carbayona, de la que formo parte como puede apreciarse fácilmente al leerme. Los oviedistas nos encontramos ante una tesitura cuanto menos complicada, con varios debates abiertos. ¿Es necesario destituir a Juan Antonio Anquela? ¿Quién debe ser el portero titular? ¿Mala suerte o fragilidad defensiva? Ante todos estos debates me parece fundamental escuchar a los jugadores importantes. Saúl Berjón o Toché afirman que lo darán todo y que confían al cien por cien en el míster. Esto dista por completo con el pensar de la afición azul, donde una gran parte afirma que la destitución del jienense sería lo más adecuado para no echar a perder la temporada un año más.

Anquela también introdujo otro cambio repentino e inesperado.  En el partido frente al Mallorca sentó en el banco a Alfonso Herrero, dándole la titularidad a Nereo Champagne. Un cambio que desconcertó a la afición, si bien es verdad que Alfonso estaba siendo criticado por sus acciones a balón parado. Por otra parte, la fragilidad defensiva es evidente. La mayor parte de los disparos a puerta finalizan en gol o en ocasión manifiesta. Desde mi punto de vista, el equipo azul debe recuperar la consistencia defensiva que logró tener el curso pasado. Así como también debe recuperarse el balón parado que tantos puntos propició al equipo también la pasada campaña.

En cuanto a Anquela, una destitución siempre es arriesgada al no ser que la situación sea límite. Una cosa está clara, o en mi opinión es evidente: el entrenador derrotado, en caso de no empate, posiblemente sea destituido. Recordemos que el Sporting llega por debajo en la tabla y aunque no es un equipo goleador, quizás es ahora mismo, más seguro defensivamente que el cuadro de la capital asturiana.

Para finalizar, me gustaría recalcar la importancia de animar al equipo. Mi fanatismo por el Real Oviedo es total. Pero también debemos ser críticos y valorar de forma objetiva a nuestro equipo. Quiero la victoria del Oviedo, mejor dicho, la deseo con todas mis fuerzas. Pero si no sucediera, el espíritu carbayón debe seguir siendo igual o más fuerte. Dicho esto, esperemos un derbi en el que el fútbol asturiano salga bien parado y se demuestre una vez más, que el derbi de nuestra región, es uno de los más apasionados del fútbol español.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies