La carrera astur | Pk.17: El Sporting suma y sigue; batacazo del Oviedo

Los de Jose Alberto vuelven a sumar a domicilio y confirman su buen momento desde la llegada del asturiano. El cuadro de Anquela, por su parte, vuelve a mostrar su lado más débil en un encuentro donde se adelantó en el primer minuto

0

Sporting y Oviedo ya miran de cerca a las Navidades. Ninguno de los dos lo hace donde desearía, pero ambos siguen luchando por la zona noble de la tabla. Esta semana, en la decimosexta prueba, los de Jose Alberto continúan su buena racha tras la llegada del técnico asturiano. Empate sin goles en Elche. Pudo ser más; pero también pudo ser menos. La realidad es que no vuelve a Asturias de vacío. Y precisamente, del Principado, volaron tres puntos dirección Almería. El Oviedo volvió a mostrar su peor cara frente a los andaluces, que en apenas tres minutos levantaron un partido en el que los carbayones se habían adelantado nada más comenzar.

Un mal trago

  • Mossa lo puso de cara. Apenas iban dos minutos de partido cuando Mossa se encontró con un balón en el área y lo puso en el fondo de las mallas. La cosa no podía empezar mejor. El Oviedo había salido al encuentro como debía. Con intensidad y muchas ganas de volver a ganar. El equipo llegaba de tres encuentros sin perder. Dos triunfos en casa y un empate en Gran Canaria. Pero ayer, pese al tanto inicial, los azules se dejaron remontar. El Tartiere debe volver a ser un fortín.
  • Débiles atrás. Los dos goles del Almería volvieron a dejar a las claras que el Oviedo sufre atrás. Y mucho. Porque volvió a conceder un par de tantos inexplicables. A los visitantes le salió perfecta la jugada, porque es imposible hacer más con menos. Los azules necesitan volver a recuperar esa solidez defensiva que ganaba partidos no hace mucho tiempo. Es la base para cualquier equipo que quiera estar, al menos, en la zona noble.
  • El lastre de encajar. Ya lo dijo Carlos Martínez al término del encuentro. El zaguero reconoció que encajando tantos goles es muy complicado estar arriba. Porque es muy complicado marcar tres o cuatro goles en todos los partidos. Y eso es a lo que el conjunto de Juan Antonio Anquela parece estar obligado. Porque encaja más de un gol por encuentro de media.
  • Una segunda parte con pocas cosas. Pese a la derrota, el Oviedo apenas generó en la segunda mitad. Lo intentó, pero con más corazón que fútbol. Los azules fueron conscientes en todo momento de lo que significaba volver a sumar tres en casa. Anquela lo puso todo sobre el verde, pero finalmente no pudo ser. Se necesita una reacción inmediata.

Amargo empate

  • El equipo sigue creciendo: Decía Jose Alberto López tras el empate en el Martínez Valero que había sido el mejor partido de su equipo desde su llegada. Posiblemente al técnico no le falte razón, pero al equipo se le ve mucho que mejorar aún. En Elche realizó una primera parte fastuosa. Solo le faltó el gol que Francis, el portero internacional nigeriano del cuadro ilicitano, le negó con grandes paradas. Pero ese gran juego se quedó en la primera parte y eso es el debe a mejorar del equipo como también reseñó el técnico ovetense del cuadro rojiblanco.
  • Mejor con 4-3-3, que con 4-4-2: Y es el gran debe del equipo porque en la segunda parte el Sporting decayó casi en picado. El Elche estaba mucho mejor en el césped y empezaba a inquietar con auténtico peligro a Mariño. Jose Alberto buscó la reacción con un cambio táctico al pasar a dos delanteros. Aunque el Sporting con la entrada de ese segundo punta volvió a generar peligro, no lo controló. Se rompió, haciéndolo casi un correcalles que podía caer para cualquier lado.
  • Blackman de mi vida: En medio de esa vorágine de ida y vuelta el Sporting tuvo su gran ocasión. Un penalti cometido sobre Nick Blackman que el británico quiso ejecutar. Y no pudo lanzarlo peor, porque ni siquiera vio portería. Pero es que de haberla visto hubiese sido presa fácil para un Francis que había adivinado la dirección del lanzamiento. Apenas tres minutos después fue el Elche el que tuvo una pena máxima, que Benja también marró. Como decíamos, pudo ser más; pero también menos.
  • El play-off muy lejos: En líneas generales, mereció más el cuadro sportinguista. Incluso el propio Pacheta lo reconocería en su comparecencia post-partido. Un empate amargo para el cuadro rojiblanco que sigue sin ganar en Elche y prolongando una extraña maldición en tierras ilicitanas. Un empate que, aunque las sensaciones gustan y son positivas, aleja de nuevo a siete puntos al Sporting del play-off. No queda otra que eludir mirar a la clasificación y pensar ya en el Mallorca.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies