Donnarumma y el VAR salvan a Gattuso

0

El Milan vuelve a dar un paso en falso y ya suma cuatro partidos sin anotar un gol. Un inteligente Frosinone no alcanzó la victoria gracias a las oportunas atajadas de Donnarumma y a una anotación que fue anulada de manera polémica.

“El Milan fue inoperante y Donnarumma lo salvó” es ya una cantaleta que se lee y se escucha en los medios de todo el mundo desde que el joven estrella rossonero debutara poco más de tres años atrás. El gigante de 19 años hizo tres atajadas de altísimo nivel que le dan un último respiro, una última oportunidad a Gattuso, quien se jugará la vida contra el SPAL en el último partido del año para el Milan. El VAR también le dio una mano al técnico calabrese al anular un gol por una supuesta falta de Raffaelle Maiello a Hakan Çalhanoğlu. Parece que los Rossoneri no dejan de dar pasos hacia atrás.

El Frosinone de Marco Baroni, penúltimo en la tabla y que no conoce la victoria desde finales de octubre, recibió a un Milan dolido por no haber podido ganarle a una Fiorentina a la que dominó y que le terminó arrebatando el triunfo gracias a un chispazo de talento de Federico Chiesa. Los primeros minutos anunciaban un partido de un tono similar para los de Milán, que por medio de Patrick Cutrone tuvieron la primera gran ocasión del partido. El delantero promesa del futbol italiano no logró concretar una acción en la que, gracias a Calabria, se encontró solo frente al arco, a escasos tres minutos de haber iniciado el encuentro, y que desperdició de manera clamorosa. La cara de Gattuso lo decía todo. Parecía que el partido sería en esa tónica: un Milan volcado al frente que, tarde o temprano, convertiría el gol que le diera la victoria frente a un endeble Frosinone, pero el futbol tiene la característica de poder mutar de un momento a otro.

Dentro de un aparato ofensivo desaparecido Samu Castillejo fue el único que trató de sacar las papas del fuego al estrellar un balón al palo al 18’ y al forzar una buena atajada de Marco Sportiello al 25’. El Milan, ya con Bakayoko y Kessie recuperados, desperdició el primer cuarto del partido, los rossoneri volvieron a ser aquel equipo que ha frustrado las ilusiones de sus aficionados en los últimos años, situación que el Frosinone aprovechó con inteligencia.

Una buena combinación entre Beghetto y Ghiglione terminó con una buena respuesta de Donnarumma cuando el partido rozaba la primera media hora de juego, la primera de tres que mantuvieron al Milan en el partido. Al 36’, con un contragolpe de manual, frente a una defensa de mantequilla que no encontró respuesta de sus laterales en todo el partido, el Frosinone marcó un gol que el árbitro Marco Guida terminó anulando por una supuesta falta a Çalhanoğlu, quien no supo retener un balón en la cancha del contrario y perdió un balón que agarró mal parado al conjunto rossonero; para fortuna del turco, un supuesto abrazo de Maiello al quitarle la esférica fue suficiente para que el grito del gol en el estadio Benito Stirpe quedara solo como una anécdota.

Para la segunda mitad el Frosinone le cedió el balón a un Milan que no generaba ocasiones de peligro y que vio como Donnarumma, al minuto 72’, le impidió el gol a Camillo Ciano; la remera número 28 del Frosinone que sin duda fue el mejor jugador del partido para el conjunto local. El futbol siempre da una última oportunidad y para el Milan fue la que tuvo Higuaín al minuto 89’, que recibió una diagonal envenenada de Çalhanoğlu y la desaprovechó de una manera terrible; son ya 802 minutos que lleva el delantero sin poder perforar las redes y desde hace mucho tiempo que el argentino no monta un tango en las defensas rivales.

El Frosinone, que no perdió el pulso, tuvo en los botines de Ciano dos ocasiones claras que Donnarumma apagó para fortuna de Gennaro Gattuso. El Milan es un conjunto sin pegada, sin futbol y que tiene como único estandarte a Donnarumma. Si los rossoneri siguen sin encontrar la vía que los lleve a la victoria, puede ser un enero muy frío para Gattuso, quien igualó un récord que tenia 34 años de antigüedad: 4 partidos sin que el Milan anotase un gol.

Frosinone (3-4-2-1): Sportiello, Goldaniga, Ariaudo (31′ Salamon), Krajnc, Ghiglione (29′ Zampano), Maiello, Chibsah, Crisetig, Beghetto, Ciano, Pinamonti (35′ Ciofani)

Milan (4-4-2): Donnarumma, Calabria (29′ Conti), Musacchio, Romagnoli, Rodríguez, Kessié, Bakayoko, Calhanoglu (29′ Laxalt), Cutrone, Higuaín, Castillejo.

Twitter: @Ricardoguajiro

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies