El 2018 del Fabril, un año de polos opuestos

El 2018 del filial blanquiazul ha sido un año de contrastes, de lo más alto a lo más bajo en 12 meses

0

En la familia del Deportivo parece que en los últimos años hay una norma no escrita de que filial y primer equipo tengan que llevar vidas opuestas. Si a comienzos de 2018 el primer equipo vivía a pasos agigantados su camino hacia el descenso, el filial, aún sabiendo que no podía ascender, se ganó un puesto en la lucha y lo peleó hasta el final. Unos meses más tarde, el conjunto blanquiazul es uno de los claros favoritos al ascenso a LaLiga Santander, mientras que su cantera vive anclada en el descenso a Tercera y nada le sale. Así ha sido el 2018 del Fabril, un año de contrastes, un año de rozar el cielo para luego caer al peor de los infiernos.

Playoff final le pese a quien le pese

El 2017, año del ascenso, acababa para el Fabril con victoria 2-0 ante el Toledo y siendo segundo en la clasificación con 39 puntos, a 2 del líder Fuenlabrada. El objetivo de la permanencia ya quedaba en un segundo plano viendo que el equipo podía aspirar a lo más alto en 2018. A pesar de la mala racha del primer equipo y su posible descenso, los chicos querían seguir luchando y ganarse en el campo lo que era suyo por méritos propios.

Así comenzaba una segunda vuelta que arrancó con un duelo ante un rival directo ante el Fuenlabrada en la que los madrileños se llevaron el gato al agua. Más allá del tropiezo inicial la segunda parte del campeonato siguió los derroteros de la primera. El balance fue de 9 triunfos, 3 empates y 7 derrotas. Un empate en la última jornda dejó a los blanquiazules sin alzarse con el campeonato. Acabó la temporada segundo con 69 puntos, a 1 del líder.

Además de los buenos resultados, el equipo se enfrentó a quien quería acabar con el sueño. Y es que cuando ya se hacía evidente el descenso del primer equipo y la presencia del filial en el Playoff, el Fuenlabrada, respaldado por otros clubes del grupo, pidieron a la federación que no se permitiese jugar la fase de ascenso al conjunto blanquizul. También desde otros grupos, el Racing de Santander pujó por una plaza que se había ganado en el campo el conjunto herculino y que finalmente jugó.

El premio duró poco

El rival en el Playoff fue un Extremadura que, a la postre, ascendería a LaLiga 1|2|3. En el duelo de ida en Almendralejo, los locales se llevaron la victoria 2-1 cogiendo una ligera ventaja para un partido de vuelta que se disputó el 26 de mayo en Abegondo. Un duelo que acabó con victoria blanquiazul 3-2 lo que no fue suficiente para continuar el sueño de un ascenso imposible.

Verano de cambios

El primero de los cambios fue en el banquillo, Munua ponía rumbo a Cartagena y se hacía cargo del equipo un viejo conocido como Tito Ramallo. En cuanto a la plantilla, hubo salidas y promociones al primer equipo. Entre las salidas, Francis se fue cedido al Elche, Caballo paso a formar parte de la primera plantilla al igual que Edu Expósito, Álvaro Queijeiro se fue con Munua al Cartagena, Romay puso rumbo al Pontevedra, Martín Bengoa fichó por el Leioa, Borja Galán dio el salto a LaLiga 1|2|3 de la mano de su ex extrenador Cristóbal Parralo para jugar en el Alcorcón, Pinchi y Jardel cambiaron de filial, el primero al Atleti B y el segundo al Valladolid. Tampoco continuó Luis Fernández que volvió al UCAM.

En cuanto a las llegadas, se incorporaron Víctor García, Villares, Juanje, Jony Montiel, Pedro López, Guillermo May, Sebastien, Javi Cobo,  y subieron del juvenil Gandoy, Mujaid y Pedro Martelo.

Un inicio para el olvido

En estas 18 jornadas, el filial blanquiazul acumula ya 11 derrotas, en todo el año pasado cosecharon 9, y tienes 13 puntos gracias a 3 victorias y 4 empates. En cuanto a la clasificación el equipo es penúltimo a 7 puntos del Playout y 8 de la salvación. ¿Cómo se ha llegado hasta ahí?

El curso arrancaba con empate ante el Inter al que siguieron 4 derrotas consecutivas. La primera victoria del curso llegó en la jornada 6 en casa ante el Salamanca. Un triunfo que fue un espejismo ya que en lugar de darle continuidad, de nuevo 4 derrotas consecutivas acompañaron al equipo. En medio de esa mala racha el club tomó la decisión de destituir a Tito Ramallo y apostó por Pellicer para hacerse cargo del equipo y cambiar la situación. En su segundo partido en el banquillo, el equipo venció a un rival directo como el Rápido. Un duelo al que siguieron dos empates que permitían ir acumulando punto. La remontada espectacular ante el Castilla en la jornada 15 sumado al empate de la 16 daban espernzas en acabar el año fuera del descenso pero las dos derrotas en los últimos paritdos del año complicaban mucho el camino que tocará emprender en 2019.

¿Y ahora qué?

Ahora toca afrontar un complicado camino a la salvación. La diferencia de puntos con la salvación es amplia y el rumbo del equipo deberá dar un giro de 180 grados si se quieren obtener resultados. Se buscarán refuerzos para ayudar con ese objetivo que comienza con el último partido de la primera vuelta ante el Real Valladolid B en Abegondo. Un rival directo en esa lucha por la permanencia. El mes de enero lo completan los duelos ante el Inter y Fuenlabrda en su feudo y el mini derbi ante el Celta B en Barreiro.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies