Un año histórico para el Rayo Vallecano con un final no deseado

El Rayo Vallecano despide un año que empezó siendo histórico tras la consecución del campeonato de Segunda División, pero que lo termina en descenso.

0

Comienzo de año en Segunda División

El equipo que dirige Míchel fue confeccionado a medida desde el inicio. El técnico madrileño quería una plantilla jóven y ambiciosa para competir en Segunda división. Esta juventud estaba guiada a la perfección  con jugadores veteranos que le proporcionaban la madurez que necesitaba el equipo para mantener la cabeza y el trabajo durante la larga temporada que es la división de plata del fútbol español.

El Rayo comenzaba el año como un claro candidato para regresar a primera división, tras ser el equipo que menos conocía la derrota junto al líder que era el Huesca. El equipo franjirrojo imponía un juego vistoso ante todos los rivales y poseía una defensa muy compacta que era un factor fundamental para ser regular en segunda. Esto iba unido a que el juego ofensivo era muy vertiginoso y eficaz.

Año histórico para el club y para Míchel

El técnico madrileño cogió al equipo mirando de reojo a Segunda B y, tras una primera permanencia agónica en la categoría, guió en este 2018 al equipo de sus amores a Primera división. Sus genes rayistas y su corazón vallecano le hacen un ídolo de la grada y por eso, pese a los malos momentos vividos en esta temporada, la afición nunca ha pedido su destitución pese a la mala situación del club.

Al ser preguntado por su balance del 2018 tras la victoria frente al Levante, el entrenador franjirrojo dijo:

Míchel: “El 2018 es un año histórico y subir a Primera es muy importante. Por eso, a pesar de estos últimos cuatro meses, estar en Primera y competir con los grandes es algo que nos hemos ganado”

Actualidad en Primera División

El Rayo es penúltimo de la clasificación con únicamente 13 puntos, está a tres de la salvación que la marca el Athletic Club de Bilbao. Además, tiene el mal reconocimiento de ser el peor visitante de la categoría junto al colista, y es el segundo equipo más goleado de todo Primera con 32 goles en 17 partidos.

A pesar de estos números,Míchel confía que el 2019 sea igual que el 2018 y acabe siendo un buen año para el Rayo:

Míchel: “Al 2019 le pido salud y que sigamos trabajando. Hay muchas cosas que mejorar, pero no podemos dejarnos caer. Es una lucha constante y hay motivos para soñar. El objetivo es que en 2020 también estemos en Primera”

Para cumplir el objetivo de mantener la categoría, el Rayo Vallecano debe mejorar mucho en su faceta defensiva. Esta tarea ya la tuvo pendiente en los primeros seis meses de este año en Segundo, donde la defensa se mostraba intrarable y era un muro infranqueable con jugadores que aun están en la plantilla actual como son Emiliano Velázquez, Dorado, Álex Moreno o Abdoulaye Ba.

En ataque la mejor noticia ha sido la destacada figura de Raúl de Tomás, líder de las acciones defensivas con 24 tantos en su casillero en el pasado curso y actualmente referencia ofensiva del equipo con cinco tantos en Primera, Siempre escudado por su socio Óscar Tejo que es un líder silencioso como lo describe su entrenador.

A estos dos aspectos, defensivo y ofensivo, se aferra el rayismo para dar la vuelta a la situación y en unos meses brindar por el éxito de conseguir la salvación. Por lo tanto, este 2018 se cierra con un sabor agridulce.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies