Calidad en forma de regularidad

El gallego es el jugador más regular de los bermellones

0

Betanzos es esa tierra que pertenece a la Galicia más oscura. Donde surge la mejor tortilla de patatas de España, sin cebolla, como se demostró en un reportaje de IB3. En ese pequeño municipio de A Coruña creció Dani Rodríguez. Un jugador que en su madurez futbolística disfruta de sus mejores momentos. Mallorca está siendo el beneficiado.

El gallego llegó a Son Moix con la vitola de fichaje estrella. Firmó en Enero por un equipo que arrollaba en el Grupo III de la categoría de bronce, pero que no tenía el ascenso asegurado. Por su parte, el brillaba en el Albacete de Enrique Martín que consiguió salvarse. Tras años vagando por Segunda B, Dani, fue capaz de ascender a segunda con los manchegos y consagrarse como el líder en el objetivo de la permanencia.

Con el objetivo cumplido hizo las maletas con destino a Mallorca. Un proyecto estimulante y un entrenador motivador fueron las razones por las que el canterano del Deportivo eligió al club palmesano. Ya lleva medio año en el conjunto bermellón. Con seis meses en Son Moix ha conseguido consagrarse en el once de Vicente Moreno. Dani Rodríguez se ha convertido en uno de los estandartes del centro del campo. Ante el Lugo, el gallego se consagró con su mejor actuación individual del año. Dos goles y un penalti fueron su saldo para poder derrotar a los albivermellos.

Ese partido sirvió para coronar una gran temporada del gallego. El jugador más regular del Mallorca, pues en los peores partidos del equipo surge su figura para contactar con los jugadores de ataque. Nutre de balones y da velocidad en los últimos metros. Además tiene mucha llegada y es un activo más a la hora de las llegadas de segunda líneas. Sus estadísticas no son muy abultadas, lleva tres goles. Sin embargo, es capaz de generar mucho fútbol y Lago Junior es el mayor beneficiado de la presencia del de Betanzos.

Su rápida conducción de balón le sirve para comandar las contras que lleva a cabo el conjunto de Moreno. Destaca por su inteligencia para recibir el balón en la mejor posición posible. Siempre se orienta perfectamente para recibir el balón. Esto le ayuda para partir con ventaja con el balón. Cuando esto no es posible, tiene la capacidad de proteger el balón con su cuerpo e intentar buscar la opción más fácil y beneficiosa para el equipo.

En él, el entrenador valenciano ha encontrado el jugador perfecto para cooperar con Salva Sevilla y Pedraza en la medular balear. A sus 30 años, Dani Rodríguez ha encontrado un ecosistema donde rinde de la mejor manera y regularmente. Ver jugar al gallego es un placer del que disfrutan en la isla balear.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies