Tottenham se gradúa a costa del Dortmund

Una enorme actuación de Lloris y un certero Harry Kane ponen a los Spurs en los cuartos de final de la Champions League

0

Hay partidos que, a pesar de su aparente intrascendencia, son vitales para que un club consolide un proyecto. Tottenham, un equipo que hace una década ni soñaba con la Champions, ahora es uno de los ocho mejores de Europa. Casi una proeza si se tiene en cuenta que los Spurs, después del tercer partido de la fase de grupos, contaban con un solo punto y su mismo entrenador los daba por eliminados. Tan sólo bastaron 5 juegos para que los de Londres estén de vuelta en los 4tos de final de la competición más importante del mundo, instancia a la que clasifican solo por tercera vez en sus 136 años de historia.  El proyecto de Mauricio Pochettino en el Tottenham está más vivo que nunca y, a la ecuación de talento y Juventud, hoy le ha añadido la madurez.

A pesar del contundente 3-0 del partido de ida existían muchas dudas con respecto a la mentalidad de los jugadores de los Spurs. Muchos señalaban que el cuadro de Pochettino, quizás por su juventud, solía doblarse cuando la presión de trascender se subía a los hombros de sus futbolistas. Hoy, a pesar de una primera mitad donde la zaga del Tottenham se mostró débil, los de Londres dejaron en claro que ya tienen el oficio que conlleva la madurez para pararse en uno de los campos más complicados de Europa y salir con la cabeza en alto.

El futbol, que suele ser un deporte colectivo, se da sus licencias para que ciertas individualidades se lleven los reflectores. La actuación que dio en el primer tiempo Hugo Lloris fue un auténtico monólogo. Las pertinentes atajadas del arquero campeón del mundo permitieron que su equipo se mantuviera en la eliminatoria sin siquiera despeinarse, una cátedra de lo que un portero debe de hacer dentro del terreno de juego. Un desvió que agarró al francés a contrapié, un remate a quemarropa de Sancho y un tiro franco de Götze no fueron suficientes para amedrentar a uno de los mejores porteros del orbe, que también tuvo la fortuna de encontrarse frente a unos nerviosos y erráticos delanteros del Dortmund.

Los Spurs salieron al campo con un 3-5-2 que pretendía quebrar las buenas sociedades que logran crear los jugadores del Dortmund semana a semana. El planteamiento fue incorrecto porque las bandas del conjunto inglés quedaron descubiertas y un motivado Dortmund supo explotarlas. Sin embargo, para el equipo alemán le faltó lo más importante: la pegada. Al igual que el partido de ida, Dortmund dominó en el inicio de partido, contuvo a su rival y supo ponerlo en peligro. pero sin goles no hay paraíso. Reus lo tuvo al minuto 11 pero una providencial barrida de Vertonghen impidió que cayera su arco. También lo tuvo el apagado Alcácer, que se encontró completamente solo cuando el reloj marcaba la media hora de juego y mandó la pelota por encima del travesaño. El Dortmund se fue comiendo la ocasiones y el reloj se fue comiendo las esperanzas del club alemán. En 45 minutos el líder de la Bundesliga debía de materializar lo que habría sido un auténtico milagro. Pronto caería el balde de agua fría.

Con tan sólo ochenta segundos de iniciada la parte complementaria el Tottenham aprovechó un balón que dejó vivo un tímido rechace de la zaga local para que Moussa Sissoko pusiera una asistencia de oro para el infalible Harry Kane, quien, como un buen pistolero del Viejo Oeste, puso la bala donde puso el ojo. Una definición providencial para, quizás, el 9 con mejor forma de este ciclo futbolístico. El capitán inglés, que de niño soñaba con ponerse la playera del Arsenal, es ahora el máximo goleador de la historia del Tottenham en Europa con 24 tantos, superando al legendario Jermain Defoe. La grada del Dortmund, caracterizada por el incondicional apoyo que le brinda a su equipo, se hacía sentir con un doloroso silencio. Los locales bajaron los brazos y los de Pochettino solamente se dedicaron a administrar una ventaja prácticamente irremontable. Cinco goles necesitaba el Dortmund, pero no cayó ni uno.

Los que antes eran los intrépidos jóvenes del Tottenham hoy han dado un paso firme hacia la vida adulta, que en el futbol significa estar entre los equipos de élite del mundo. Sin Dele Alli en ambos encuentros,  y sin Kane en la ida,  el conjunto londinense no se puso nervioso en ningún momento de la eliminatoria y dio un golpe en la mesa de la Champions. Tottenham mostró y se demostró que el barco de Pochettino sigue por buen camino, y una pregunta empieza a asomarse por el horizonte… ¿los Spurs llegarán a buen puerto?

@Ricardoguajiro

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies