Marco Otero amplía la base del proyecto valencianista

0

Pablo Longoria, Marco Otero. Dos nombres y una idea clara de asentar un proyecto a medio y largo plazo. El primero, experto en captador de jóvenes talentos, el segundo en formarlos, educarlos y empujarlos al éxito. Habrá quien vea en ello una coincidencia, pero mirando la trayectoria de ambos el camino emprendido por el Valencia es transparente. Talento futuro como inversión deportiva, social y económica.

Longoria, la primera barra del andamio

Con la llegada de Longoria hace casi un año, la planificación del Valencia dio un giro casi copernicano en la búsqueda de jóvenes talentos. El experto en captación de talento joven aterrizó en la capital del Turia con la misión de sumar sus conocimientos al proyecto. Conocimientos de un mercado de jugadores con mucho potencial y cuya explosión futbolística puede dar réditos en las dos vías.

Ya en el mercado invernal, el equipo que dirige el ojeador asturiano apostó por jóvenes valores. Los fichajes de Jorge Sáenz, Manu Vallejo o Jason Remeseiro fueron la clara muestra de este nuevo rumbo. Con anterioridad habían llegado jugadores como Maksimovic y Uros Racic cuya rentabilidad ha sido más económica que deportiva. Esa doble vertiente permitirá al Valencia CF rebajar costes en la plantilla y poder traspasar jugadores sin miedo a encontrar los sustitutos a un precio no muy elevado. Son 5 jugadores que sin apenas participar con la entidad de Mestalla pueden dejar un buen saldo ya que su contratación fue a coste cero o muy bajo.

Deportevalenciano.com

Marco Otero, la barra que consolida el proyecto

Para construir algo, hacen falta unos cimientos fuertes y resistentes. Si Longoria es hormigón y del bueno, Marco Otero representa el cemento armado y el hierro forjado. El primero busca talento, el segundo lo forma. El asturiano caza, el gallego educa. El primero en llegar ha extendido sus redes en el extranjero, el recién llegado pretende sacar el mejor rendimiento de todos los talentos naturales con los que ya cuenta la Academia de Paterna y que llegaron a edades tempranas a la Ciudad Deportiva.

Eldesmarque.com

Marcelino da altura a la obra

Puesta la cimentación y los pilares, habrá que darle altura a la obra. Y esta será la función de Marcelino. El técnico asturiano, principal valedor de su paisano a la secretaría técnica valencianista, será el encargado de dar cabida, confianza y rendimiento a todo ese talento, el exportado y el creado, en el primer equipo. Como ejecutivo principal del área deportiva, su aportación es definitiva y fundamental. Definitiva porque representa el último eslabón de la cadena. Fundamental porque ese paso consolida todos los dados anteriormente.

Mateu Alemany, el arquitecto que lo ideó todo

El director general, elegido en su día por Peter Lim para reflotar la nave, ha ido asentando su proyecto, su edificio particular con una idea clara y unas bases muy bien asentadas. Poco a poco ha ido añadiendo piezas a su equipo, piezas de su entera confianza y que se ciñen al guión con una exactitud milimétrica y una fiabilidad alemana. Dos años en Champions, ventas más que rentables y un título después de 11 años de sequía son la carta de presentación de este gestor que ha devuelto al Valencia al lugar que se merecía y del que no parece querer salir en el corto plazo.

@VicentSarrion

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies