El Málaga se gana el derecho a soñar

Míchel acertó con los cambios y la remontada frente al Deportivo aleja al conjunto malacitano del farolillo rojo

0

El Málaga CF consiguió finalmente los tres puntos en un partido que parecía estar muy cuesta arriba al principio del segundo tiempo. Fue un encuentro de locura, de esos que gusta a la afición pero que desespera a los técnicos. 

Los locales necesitaban la victoria más que nunca, la derrota del Alavés lo requería. Y para conseguir victorias son necesarios los goles, algo que no se le está dando bien al Málaga este año. Solo ha conseguido perforar la meta rival nueve veces – incluidos los tres tantos de hoy – en las 12 jornadas que se han disputado.

Encuentro de “altibajos” en La Rosaleda

Sin hacer mucho esfuerzo, el Málaga consiguió lo que peor se le está dando, ponerse por delante en el encuentro. Rosales abrió el marcador en el minuto 15, tras rematar un saque de esquina a placer en el segundo palo. Los de Cristóbal Parralo erraron en la marca, y además permitieron que el balón llegase al jugador malaguista sin ser despejado. El partido parecía estar encarrilado para los malacitanos, pero nada más lejos de la realidad. Casi sin tiempo para celebrar; el Dépor logró empatar por medio de Lucas Pérez. El gallego puso el broche a una gran jugada rematando un centro de Celso Borges en el 23. Con el empate y la sensación de mejorar por parte de ambos conjuntos, se llegó al descanso.

Las sustituciones ganan partidos

En la segunda parte terminó el orden previamente establecido por ambos conjuntos y comenzó un nuevo partido. El entrenador coruñés tuvo que tirar de banquillo muy pronto. Sidnei – lesión – fue sustituido por Albentosa nada mas arrancar el segundo tiempo. Justo después llegó la primera remontada del partido. En el 52, Schär recuperó un balón en defensa y terminó rematando un rechace de Roberto en el área. Los fantasmas malaguistas volvían a surgir. En ese instante cambió todo, y cada técnico lo vio de forma dispar. Míchel sacó a Ontiveros y Juanpi – Rolón y Keko -, y resucitó a un Málaga que ya tenía “pinta de cadáver”. Parralo respondió quitando del campo a Cartabia para meter a Mosquera, pero su cambió no resultó tan efectivo.

Cuando mejor se encontraba el equipo visitante, llegó el empate de los locales. Ontiveros aportó frescura y velocidad al equipo y por su banda llegó el segundo del Málaga. El marbellí puso un centro peligroso al segundo palo que aprovechó “Chory” Castro tras un barullo en la defensa deportivista. El entrenador local se dio cuenta que podían ganar el partido, y dio entrada a Bastón por Peñaranda. Su homólogo, al contrario, pensó en defender y quitó a Borges para incorporar a Çolak.

Celebración del tercer gol del Málaga, obra de Borja Bastón

El empeño tiene sus frutos

El resultado en el marcador se mantuvo intacto hasta el minuto 84. Borja Bastón, asistido por Juanpi, puso el definitivo 3-2 con una vaselina ante Rubén para alegría de toda La Rosaleda. Desde entonces, el Málaga controló bien el partido y dio pocas oportunidades al equipo rival. Consiguió gestionar bien el resultado y terminó decantando el encuentro a su favor. Algo que minutos antes, estuvo en manos visitantes y no se supo solventar favorablemente. El club malagueño se llevó los tres puntos y mete en serios problemas a su rival de hoy.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies