Lorca – Oviedo, el análisis

Segunda victoria de los azules fuera de casa y segundo triunfo de forma consecutiva. El conjunto asturiano parece haber encontrado su método de juego y ya se encuentra dentro de los puestos nobles de la tabla

0

Cuatro victorias en los últimos cinco partidos. El Real Oviedo parece haber encontrado su estado ideal. El de volver a verse en la zona noble de la clasificación, el de estar peleando por su objetivo y, sobre todo, el de volver a verse con las mejores sensaciones. Ayer, el equipo tiró de oficio en Lorca para llevarse un partido de esos que te acuerdas a final de temporada. Tres puntos muy importantes para seguir cerca de la cabeza. Un triunfo que ilusiona, y que deja al equipo con muy buen sabor de boca.

  • Segunda victoria fuera. El Oviedo aprobó de nuevo su asignatura pendiente: ganar fuera. Y lo hizo tirando de oficio. Una práctica primera mitad y la solidez del segundo acto dieron tres puntos clave. Quedándonos en el primer periodo, el Oviedo fue el equipo que todos quieren, el del Carlos Tartiere. Son dos victorias de forma consecutiva. Ahora toca pensar en vencer a Osasuna en casa.
  • La cara ‘A’. La que todos quieren. El Oviedo que cuerpo técnico, futbolistas y aficionados desean. Ese equipo que aprieta la salida de balón, que obliga al rival a jugar en largo, que mueve con criterio la pelota, que se muestra muy sólido en defensa y, sobre todo, que genera ocasiones y hace goles. Ese Oviedo que suma de tres en tres, sea en casa o fuera. La cara ‘A’ volvió a funcionar, algo que todo el mundo agradece.
  • El sistema. Anquela dejó muy claro antes de concluir su intervención tras el encuentro que no quería oír hablar de los tres centrales. Pero lo cierto es que el equipo juega mejor de esta forma. Los tres centrales dan más seguridad a la parte de atrás, la profundidad de los carrileros es una variante más a la hora de atacar, Folch juega mejor y más desahogado y, sobre todo, Saúl se puede mover a sus anchas en el frente ofensivo. Todos estos aspectos han dado al equipo doce de los últimos quince puntos.

Tres nombres para tres puntos

  • Saúl Berjón. Es el mejor futbolista del equipo sin ninguna duda. El que marca las diferencias. Todo el fútbol ofensivo que genera el Real Oviedo pasa por sus botas. Ayer puso una delicia de centro-chut que Miguel Linares envió al fondo de la portería en el rechace. También asistió a Rocha en el primer tanto. Otro partidazo del canterano, que conforme pasan los partidos continúa dándose la razón de que necesitaba una buena pretemporada.
  • Linares y Alfonso. El delantero aragonés sigue en un estado de forma muy dulce. Ayer volvió a anotar su cuarto gol en el presente curso. Y los ha hecho todos en los últimos cinco partidos, tras la lesión de Toché. Por tanto, Linares ha conseguido hacer olvidar la baja del murciano a base de goles. Pero, aparte de eso, su esfuerzo y sacrificio en el trabajo sin balón le hacen ser ya uno de los fijos para Anquela. Por otra parte, Alfonso Herrero volvió a ocupar la portería en el conjunto oviedista. El toledano parece haberse puesto por delante de Juan Carlos. Ayer, portería a cero, una parada de mucho mérito, y un encuentro excepcional.

Por @javimorcin

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies