La Juventus sin Pjanic ni Mandzukic

Dificultades para la salida de balón.

0

La Juventus de Turín dispone de una plantilla amplia en cuanto a profundidad y variedad, quizá incluso más que la temporada pasada, aunque obviamente se han perdido piezas de calidad diferencial como Dani Alves o Leonardo Bonucci. Sin embargo, hay un aspecto del que depende sobremanera de algunas piezas que, si faltan, condicionan el juego de forma prácticamente invariable. Miralem Pjanic y Mario Mandzukic son muy importantes para la salida de balón del equipo de Massimiliano Allegri. Y se pudo ver ayer en el partido de Champions League contra el Olympiakos.

Cuando el técnico italiano coloca un doble pivote formado por Sami Khedira y Blaise Matuidi, no terminamos de ver una continuidad en el juego bianconero. Ambos son jugadores similares: gran despliegue físico, enorme cobertura del ancho del campo y llegada a campo rival tanto para presionar como para cargar la frontal del área. Sin embargo, carecen de agilidad para darse la vuelta y de sensibilidad para asociarse con sus compañeros, por lo que difícilmente canalizan una aseada salida de pelota y les cuesta mucho, a partir de ellos mismos, ver el fútbol de cara. Para ello, necesitan de alguna de alguna ayuda. Si mezclan con Pjanic, se liberan en cuanto a responsabilidades con balón, sacando a relucir sus verdaderas virtudes y dejando al bosnio que organice y domine desde el puro pase. Si por delante, además, cuentan con Mandzukic, el juego directo aparece en escena, beneficiándose tanto Sami como Blaise de las recepciones del croata para descargar de cara ante los dos centrocampistas. De esta forma sí pueden rendir sometiendo al rival con su intensidad y frecuencia. Ante la falta de los dos, como vimos ayer, la capacidad de la Juve para avanzar y subir líneas se aleja del carril central, quedando las bandas como fuente principal de movimiento. Desde ahí, Douglas Costa y Alex Sandro en izquierda con su verticalidad y Paulo Dybala con su excelso control de balón, capacidad de asociación (afectada por supuesto por la ausencia de Alves) y pase diferencial tirándose a la derecha, son los únicos capaces de acercar a su equipo al portero rival, aunque en ocasiones, seguramente demasiadas, partiendo desde más lejos de lo aconsejado.

Foto: Getty Images.

Síguenos en Twitter (@Grada3com y @Andres_QBF).

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies