Los intocables del filial cordobesista

Con 18 encuentros a sus espaldas son pocos los jugadores que han tenido la suerte de poder disfrutar todos los partidos con la elástica del Córdoba B. Ya sea por la confianza del entrenador o la falta de lesiones, solo tres nombres quedan sobre la palestra en lo que a minutos como titular se refiere.

0

A falta de un partido por concluir la primera vuelta y terminar también así el fútbol en Segunda B hasta el próximo año, es un buen momento para analizar quiénes han sido los jugadores más relevantes del filial blanquiverde. Aunque solo lleve un encuentro, Jose María García ha seguido con la dinámica de Jorge Romero y ha seguido usando las mismas bases que su antecesor.

Jordi Ortega, un pivote que lo ha jugado todo

Es el único jugador de toda la plantilla que ha conseguido disputar todos los encuentros y como titular. Desde su llegada a la disciplina cordobesista en la temporada 2015/2016, el pivote de Mataró ha sido una pieza fundamental y esta temporada lo está volviendo a demostrar.

Con la posibilidad de ver su quinta amarilla en los próximos encuentros y con ello perderse su primer partido de la campaña, Ortega ha conseguido ser indiscutible desde un principio y ni siquiera ha sido sustituido en ningún encuentro. Su relevancia en el corte y ayudas defensivas, además de ser un pilar fundamental en la salida de balón, hacen de él un jugador muy completo que aún espera su llamada al primer equipo.

Álvaro Aguado, el cerebro del filial

La pareja de baile del pivote blanquiverde es por excelencia el ’10’. Aguado desde su llegada del Real Jaén ha conseguido adaptarse a la disciplina cordobesista y eso le ha llevado a ser otro indiscutible en la plantilla, aunque no ha tenido la suerte de jugar todos los minutos. A pesar de haber sido titular en las 18 jornadas, el mediocentro jienense ha sido sustituido en dos ocasiones. En la primera jornada fue sustituido frente al Extremadura UD en los minutos finales, mientras que en la goleada frente al CF Lorca Deportiva vería su número en la banda a falta de un cuarto de hora.

Álvaro Aguado en la última jornada | Imagen: Jose Luis Pedraza (Grada 3)

Sin que tengan mayor importancia estos cambios, Aguado ha demostrado ser fundamental en el juego del Córdoba B. Se ha convertido en un jugador que siempre está para lo que necesiten sus compañeros y que distribuye el balón a la perfección, basculando el juego de su equipo en todo momento y siendo un peligro para sus rivales en los últimos metros, como así lo demuestran tres goles.

Marcos Lavín, el portero que todo lo puede

El portero madrileño, recién llegado del Atlético Saguntino, es el tercer y último indiscutible de la plantilla. Es cierto que tiene una pega respecto a sus otros dos compañeros, su ausencia en la primera jornada por ir con el primer equipo ha hecho que no tenga el pleno de partidos, pero aún así se ha ganado la etiqueta de fijo en la plantilla del Córdoba B.

Lavín durante un calentamiento | Imagen: Jose Luis Pedraza (Grada 3)

Desde la segunda jornada no ha visto el banquillo ni una sola vez y, aunque lleve algo más de un gol por encuentro, su seguridad bajo palos y los reflejos que llevan a tenerla han hecho que Alberto González aún no haya podido debutar con el equipo esta temporada.

Además de estos tres jugadores, algunos más han conseguido ganarse el puesto hasta ahora, aunque ninguno con tanta fuerza como para disputar todos los partidos y todos los minutos. Jugadores como Soler, Kevin, Sebas entre otros, siguen intentando ganarse ese puesto fijo en una plantilla que tiene mucha competitividad y donde no es fácil hacer lo que están haciendo sus tres compañeros.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies