ANÁLISIS|| Primero el ‘Mundialito’ y después a pensar en el PSG

El conjunto merengue se verá las caras con los parisinos en la primera de las rondas finales de la Champions League

0

Es inevitable que el seguidor blanco tenga la menta puesta en el Mundialito… Una auténtica final en octavos. Esa es la mejor explicación tras conocerse los emparejamientos la primera de las rondas finales en la UEFA Champions League. El Real Madrid, actual campeón y vencedor de las dos últimas ediciones, se verá las caras con el PSG. Los parisinos son, probablemente, el equipo más temido del viejo continente. Un equipo lleno de estrellas, donde el tridente (Neymar, Cavani y Mbappé), brilla por encima del resto.

El Madrid, por tanto, tropieza con una dura piedra en su camino a la decimotercera. Un equipo hecho para ganar. Porque el PSG asustó a propios y extraños con las incorporaciones millonarias de Neymar y Mbappé el pasado verano. Porque el conjunto parisino debe justificar ese gasto levantando la Champions a muy corto plazo. Y porque esta descomunal inversión en futbolistas y sueldos carecería de sentido si el conjunto comandado por Emery vuelve a quedar fuera de la máxima competición continental. Y ahí puede estar uno de los defectos de este equipo. El de la exigencia de ganar sí o sí. La presión de saber que deben conquistar ‘la orejona’.

Tras un año para olvidar, el PSG ha vuelto más fuerte que nunca. Los franceses cayeron ante el Barça el pasado año en Octavos después de derrochar un 4-0 del encuentro de ida. Tampoco levantaron la Ligue 1, que se la llevó el Mónaco. Pero este año, Emery ha confeccionado un equipo que de momento ha tropezado tan solo dos veces. Una en Liga, frente al Estrasburgo. Pese a ello, su ventaja respecto al resto es tan elevada que apenas tiene importancia. La otra, en Champions contra el Bayern. Un partido que en principio carecía de sentido, pero que pudo ser trágico de no haber anotado Mbappé.

Las armas del PSG

Sin ninguna duda, Neymar es la constelación sobre la que giran el resto de las estrellas del equipo parisino. Hace de ‘todocampista’. Recibe, hace jugar, marca goles, lanza los balones parados, aprieta… Es la principal amenaza de los de Unai Emery, que ha confeccionado un esquema en torno a él. Un sistema en el que goza de libertad de movimientos por el frente de ataque.

Junto a él se encuentran Cavani y Mbappé. De Cavani poco más se puede decir. Un rematador, un killer del área que no perdona a ninguna de sus presas. Fuerte, rápido, se mueve muy bien a la espalda de los centrales y es letal en la zona de castigo. Su otro socio, Mbappé, sigue maravillando a Europa. Un clon de Ronaldo Nazario dicen muchos. Un futbolista joven con ideas de uno que lleva en esto una década. Potente en la arrancada, con una calidad infinita y un olfato muy afinado de cara a portería.

Pero ahí no se acaba todo. El PSG es más aparte del tridente. Verratti hace de director de orquesta. La piedra sobre la que se sustenta el fútbol del equipo. Al italiano lo flanquean Motta y Rabiot cuando toca ponerse el mono de trabajo, o Di María y Draxler cuando el equipo necesita más presencia ofensiva. Parece que los dos primeros serán, probablemente, los que acompañen a Marco en el duelo ante el Madrid.

En la retaguardia, Alves y Kurzawa pueden ser un problema o una solución. Un problema porque les cuesta volver, algo que el PSG paga en la mayor parte de sus partidos, ya que no es capaz de dejar su portería a cero. Y una solución porque son dos hombres con mucha profundidad, que se incorporan muy rápido al ataque y son una variante más para Emery. Junto a ellos, la zaga de Brasil. Marquinhos y Thiago Silva. Centrales potentes, de los mejores del mundo, duros y expeditivos en el choque, con un gran poderío aéreo y una buena salida de pelota. Bajo palos, por último, destaca la solidez de Areola.

Eliminatoria muy igualada

Pese a todo lo comentado en líneas anteriores, el rival no es un adversario cualquiera, es el Real Madrid. El equipo de Zidane ya ha demostrado que puede batallar y plantar cara a los mejores. Además, es el vigente campeón. Un equipo que, al igual que el PSG, tiene multitud de variantes en cada encuentro. En el partido de ida, en el Bernabéu, es probable que el Madrid quiera mandar. Tiene jugadores para hacerlo, y no hay duda de que pueden cumplir a la perfección.

Por el contrario, Zidane también optar por la solidez defensiva (los goles valen oro en estas rondas) y los contragolpes. Ahí aparecería una de las mayores virtudes del Madrid. Robar y correr. En este aspecto, el de las contras y los goles, la BBC podría tener un papel fundamental en el desarrollo de la eliminatoria. La velocidad de Bale, la clase para jugar por dentro de Benzema y la pegada de Cristiano podrían decantar la eliminatoria del lado blanco. De todas formas, sea como sea, el Madrid está ante una dura piedra. Serán dos partidazos. Una final que se jugará en Octavos.

Imagen destacada: iol.co.za

Por @javimorcin

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies