Rubén Baraja muestra su pizarra

Una disposición táctica en 4-4-2, mucha intensidad en la presión y dar un alto protagonismo a las llegadas por banda son algunos aspectos en los que Rubén Baraja está inciendiendo en sus primeros entrenamientos.

0

Rubén Baraja lleva tres entrenamientos al frente del Sporting desde su llegada a Gijón el pasado martes. Tres sesiones de entrenamiento en las que el nuevo entrenador rojiblanco ha dejado muestras de qué y cómo quiere levantar el vuelo de un Sporting deprimido y en crisis de resultados. Sesiones no muy largas, de apenas hora y media, pero muy intensas y con mucho trabajo. También se entrenaron con el primer equipo hasta siete jugadores del filial. A los habituales Dani Martín, Juan Rodríguez, Adri Montoro, Nacho Méndez, Pedro Díaz y Bertín; se unió este jueves Víctor Ruiz.

De las sesiones de trabajo, especialmente la del jueves, se extraen varios aspectos importantes para el nuevo técnico. El equipo debe ser compacto en defensa, juntando sus líneas. Debe ejercer una presión intensa, tanto en juego posicional como tras pérdida de balón. Así se podrá evitar el contragolpe o volver a robar rápidamente. También se vio mucho protagonismo en el juego por bandas. Con los extremos muy abiertos para enviar balones al área donde dos claras referencias esperarían al remate. La mayor parte de la sesión fue trabajando esos dos aspectos: la presión y las transiciones defensa-ataque.

Baraja dibujó claramente un 4-4-2 con dos referencias en ataque. Una de ellas más estática y otra más móvil. Scepovic y Viguera se alternaron los roles como referencia, mientras que Michael Santos y Carlos Castro ejercieron como un punta con mayor movilidad. Este papel se antoja muy importante, pues además de su capacidad ofensiva será una ayuda al medio del campo bajando a recibir o cayendo a banda para generar superioridad.

Otros aspectos, por el que además el vallisoletano detuvo un par de veces el entrenamiento, son las excesivas conducciones de balón y las subidas de los laterales. Baraja incidió, especialmente con Rubén García, que si el lateral sube debe evitarse la pérdida de balón. Sobre las conducciones de balón incidió en el mismo aspecto. Las transiciones deben ser dinámicas y quién debe correr es el balón. Una conducción de balón prolongada debe generar una situación de superioridad o de peligro.

Las bajas siguen asfixiando a la plantilla

Para el partido del domingo Rubén Baraja tendrá que lidiar con el mismo problema que tuvo Paco Herrera. No es otro el alto número de bajas, especialmente en el centro del campo. Lora y Xandao comenzaron la semana de entrenamientos recibiendo el alta médica. Pero solo el central brasileño parece podrá estar disponible para el encuentro del domingo frente al CD Tenerife, ya que Lora aún no se ha ejercitado nunca con el grupo.

La ausencia del mostoleño, de baja desde el pasado 10 de Octubre cuando se lesionó en León, abre la puerta a que el jugador del filial Juan Rodríguez continúe como lateral. Vistas las sesiones de entrenamiento el de Cedeira parte con ventaja sobre el catalán Adri Montoro. Misma situación que Lora están Rachid y Bergantiños. Ambos jugadores se esperaban pudieran recuperarse para este domingo, pero tras no entrenarse hoy esa opción empieza a difuminarse.

Esto obligará a Baraja a alinear un centro de campo de circunstancias. Podría incluso ser el mismo utilizado por Paco Herrera en el Mini Estadi, con un doble pivote formado por Álex Pérez -central- y Nacho Méndez, del filial.

Foto – Real Sporting de Gijón.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies