El Valencia compite con identidad

Competir por encima de todo.

0

 

El Valencia Club de Fútbol suma y sigue. A pesar de recibir su primera derrota en liga en el Coliseum Alfonso Pérez ante el Getafe, los de Marcelino volvieron a ganar en Mestalla por 2-1 ante unos de los rivales más potentes de la liga como es el Celta de Vigo. Los más escépticos con el equipo “che”, tras salir vencidos por 1-0 en Getafe y con un jugador más, vieron la oportunidad de poner en duda el rendimiento de los valencianistas, nada más lejos de la realidad. El Valencia no ha dejado de competir ni un sólo un minuto en 15 jornadas de liga, dando la sensación de equipo compacto y organizado, con una capacidad de disputa incuestionable.

El Valencia compite y lo hace verdaderamente bien. No es una cuestión casual o de suerte, es un asunto de trabajo y de implicación por parte de todos. Es una tarea compleja donde la labor de Marcelino García Toral y su cuerpo técnico es innegable. El asturiano ha sido capaz de forjar un equipo y asentarlo bajo los pilares esenciales en el fútbol: El aspecto psicológico, el acondicionamiento físico y los aspectos técnico-tácticos. Estas cualidades cohesionadas, se están desarrollado de forma brillante bajo una idea de fútbol, un modelo de juego que les está llevando hacia el éxito competitivo.

El equipo valencianista no ha logrado siempre desarrollar su mejor fútbol, no obstante, siempre ha sido capaz de medirse con cualquier rival y disputar todos sus encuentros. ¿A qué es debido este nivel competitivo?.
Es obvio pensar, que para poder competir, un equipo debe estar preparado físicamente y psicológicamente y debe atesorar un buen nivel técnico en sus jugadores, aspectos muy importantes dentro del rendimiento deportivo. Pero en el caso del Valencia, y teniendo presente las temporadas pasadas, el aspecto táctico en la actualidad adquiere la mayor consideración. Años anteriores, era difícil definir un modelo de juego o una serie de características que identificaran al valencia como equipo. No se sabía muy bien a que jugaba, como defendía, o como ocupaba el terreno de juego cuando no disponía de la posesión del balón, por citar algunas cuestiones. La duda de no saber identificar al Valencia, no era debido a su versatilidad, si no que, esta incertidumbre, era causa de una carencia de contenidos establecidos sobre el desarrollo del juego que se pretendía aplicar.
A diferencia de temporadas pasadas, el buen nivel competitivo ofrecido este año, es debido a que los jugadores saben lo que el entrenador quiere que reproduzcan sobre el campo (modelo de juego) y además creen en ello.

Hablar de modelo de juego es una cuestión complicada. Es difícil porque este, se van elaborando de forma dinámica y van modificándose y adaptándose a circunstancias o necesidades. Estas eventualidades pueden ser: características del rival, capacidades de mis jugadores, dimisiones o estado de un terreno de juego…
A pesar de ser un proyecto en continua construcción, cierto es, que hay una serie de parámetros establecidos que dotan de identidad al equipo. Estos, son implantados por el cuerpo técnico con el objetivo final de conseguir máxima eficiencia y eficacia en el conjunto.
Es por esto, que a pesar de que el Valencia en partidos o en fases del encuentro sin haber desarrollado su mejor fútbol, ha sido capaz de competir. Los jugadores dominan como deben actuar ante momentos de dificultad y  tienen interiorizados  los diferentes procedimientos que les permiten saber que deben hacer en distintas circunstancias, provocando así ser un equipo combativo.

Analicemos pues de forma general, esas peculiaridades del Valencia 2017/18 que le dotan de identidad y le está sirviendo para competir. El sistema de juego utilizado por Marcelino es 1-4-4-2. Es una estructura organizativa clásica del asturiano que lleva poniéndola en práctica muchos años atrás generándole buenos resultados. Defensivamente, es un sistema que ha otorgado al valencia un gran equilibrio entre las líneas y dotado de una buena ocupación racional del espacio. La ocupación del terreno de juego defensivamente ha variado dependiendo de las características del rival o la circunstancia del partido.
Por un lado, hemos visto utilizar un repliegue medio, esperando al rival, reduciendo los espacios entre líneas, realizando basculaciones y coberturas y ejerciendo una presencia intensiva al adversario poseedor el balón para obligarle a cometer un error. El objetivo, es presionar sobre los poseedores del balón y sobre los posibles receptores de pase para provocar el fallo, recuperar el la posesión y tratar de llegar a la portería contraria lo más rápido posible.
Por otro lado, en los saques de meta rivales, hemos podido observar como el equipo ha realizado pressing en despliegue, obligando al portero rival a golpear en largo por no poder salir desde atrás con el balón controlado.

Aunque la mayoría de acciones ofensivas del valencia provienen de contraataques, hemos contemplado también que es capaz de combinar tipos de ataques, ataque organizado canalizado y el ataque organizado buscando rechace.
En circunstancias hemos visto utilizar el ataque organizado canalizado, en las que las apariciones de Dani Parejo y Kondogbia desde el centro del campo para facilitar la salida de balón y la posterior distribución son imprescindibles. Cabe destacar también, las variantes de Rodrigo por la zona central con desmarques de apoyo desde la mediapunta, como también, los apoyos de Guedes y Carlos Soler para facilitar la progresión del juego en ataque y conservar la posesión de balón.
Respecto al ataque organizado buscando rechace, hemos podido analizar que ha sido utilizado cuando el Valencia ha tenido problemas para salir con el balón controlado desde zona de incio. Se ha buscado envíos largos y altos desde la zona de inicio, ya sea por parte de Neto o de algún componente de línea defensiva, sobretodo sobre Simone Zaza, un jugador fuerte con un buen juego aéreo, capaz de realizar prolongaciones a Rodrigo, Guedes o Carlos Soler y aprovechar la velocidad de estos, o descargar de cara sobre la segunda línea que se incorpora como Parejo o Kondogbia para mantener la posesión de balón y conseguir llegar a zona de finalización para estar en disposición de hacer gol.

El Valencia es mucho más de lo citado, pero con un pequeño vistazo somos capaces de distinguir que es aquello que sobre el campo los jugadores pretenden llevar a cabo. Unas características que le otorgan de un ADN peculiar, particular, propio que le está permitiendo competir y ser uno de los mejores equipos de la liga Santander.

 

imagen: http://gilabola.com/wp-content/uploads/2017/12/Hasil-Liga-Spanyol-Valencia-vs-Celta-Vigo-696×452.jpg

Síganme en @daponmo y toda la información deportiva en grada3.com y en@Grada3com

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies