Nubes sin claros

Athletic y Real Sociedad empatan en un partido gris

0

Para los futboleros vizcaínos y guipuzcoanos no hay evento más importante en el año que el derbi vasco. Ya sea en San Mamés o en Anoeta, es una fecha señalada en la que el seguimiento, independientemente de factores externos como los meteorológicos, es total. Es este un derbi en el que cualquier dinámica puede invertirse para bien y para mal, que puede dar un empujón o un golpe moral, lo que a mediados de temporada puede ser algo vital.

Athletic Club 0 0 Real Sociedad

 

En el caso de este derbi ambos equipos acudían en circunstancias similares. Heridos en su orgullo por sus respectivas eliminaciones coperas a manos de equipos de Segunda B, inmersos en una racha negativa en la que cada punto parecía un tesoro de valor incalculable y, a pesar de no hallarse demasiado lejos de puestos más ambiciosos, sus expectativas no eran (ni son) esas. Llovía mucho en Bilbao, pero el ambiente se mantuvo como siempre: alegría, compañerismo y futbolmanía entre rojiblancos y txuriurdines.

Las cartas estaban sobre la mesa. La Real Sociedad buscaba el control del juego mediante la posesión, con jugadores como Willian José y Oyarzabal en punta, y Januzaj y Xabi Prieto (que probablemente haya disputado su último derbi en Bilbao) en el mediocampo. El Athletic Club, por su parte, trataban de aportar esa intensidad que caracteriza el juego de los habituales Raúl García y Aduriz. Williams faltaba en el once inicial, al igual que Kepa Arrizabalaga, fuera de la convocatoria por lesión.

Tan solo dos minutos hicieron falta para la primera ocasión, en las botas de Zurutuza, y también hubo una ocasión polémica en forma de una posible mano de Llorente dentro del área, pero el árbitro no señaló nada. La tensión inicial espoleaba a ambos equipos, teniendo Oyarzabal una ocasión cerca del minuto veinte de partido, pero no dio para mucho más. Entre la falta de actitud local y el tipo de juego por el que apostaban los visitantes, la temática del partido acabó volviéndose aburrida. Demasiadas imprecisiones eran mayoría frente a un par de ocasiones más, como un buen tiro de Januzaj y otra de Mikel Rico. Rozando el descanso, los leones mejoraron y dispusieron de la mejor ocasión del partido hasta el momento, un remate de San José en jugada ensayada al sacar de córner.

Se llegaba al descanso sin nada más que añadir. La afición notaba más del chaparrón que caía que cualquier atisbo de juego. Es por eso por lo que se esperaba una aumento de la intensidad, sobre todo de los bilbaínos y así fue (bueno, un pelín).

Los primeros diez minutos de la segunda parte fueron claramente locales. Una jugada de Susaeta que a punto estuvo de finiquitar Raúl García, una gran volea por parte de este último cinco minutos después, y dos ocasiones claras para De Marcos y Aduriz (inédito en todo el encuentro). Sin embargo, los txuriurdines se rehicieron y de nuevo Januzaj tuvo una clara, seguida de un grave error de Oyarzabal en un control que podía haberle permitido encarar a Herrerín en un uno contra uno.

Tras esta reanudación frenética, ambos equipos volvieron a las andadas y prefirieron crear polémicas, parar el juego y tener mayores imprecisiones a mantener un partido emocionante. Ni siquiera revulsivos como Williams o Canales fueron capaces de mejorar el juego, que parecía ya estar totalmente perdido para desesperación de los aficionados que siempre esperan lo mejor de un partido de estas características. Tan solo un par de ocasiones visitantes pudieron dar emoción, pero nada de nada.

Con esto se dio por finalizado el encuentro, un encuentro frío que no sirvió de satisfacción para ningún aficionado. El presente que ha derivado de este partido es el mismo, si no peor, que el que existía antes de que comenzase. Mala situación para ambos e incertidumbre para el futuro. Puede que esto mejore o empeore, que los problemas se despejen o que se oscurezcan pero, a día de hoy, no existe siquiera un rayo de luz al que agarrarse. Todo está nublado, nada está claro. Es una situación de nubes sin claros.

Ficha Técnica
Athletic Club: Iago Herrerín; Lekue, Laporte, Núñez, Balenziaga (Saborit 71´); De Marcos (Williams 67´), San José, Mikel Rico, Susaeta, Raúl García (Córdoba 79´); Aduriz
Real Sociedad: Rulli; Odriozola, Llorente, Iñigo Martínez, De la Bella; Zurutuza, Illarramendi, Xabi Prieto; Oyarzabal (Canales 70´), Januzaj (Vela 86´), Willian José
Árbitro: David Fernandez Bordalán. Amonestó a Lekue, Mikel Rico y Aduriz (Athletic Club)
Incidencias: Partido correspondiente a la decimosexta jornada liguera de LaLiga Santander

 

Por @fido_95

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies