El 2017 del Oviedo: Un año de crecimiento

El club asturiano ha logrado una importante estabilidad deportiva e institucional y ha mejorado notablemente su valor económico

0

El año 2017 llega a su fin. Y antes de ponerse con los propósitos y las esperanzas del nuevo 2018, toca echar la vista atrás para recordar todos los momentos que nos han dejado estos últimos 365 días. Un periodo de tiempo en el que han cambiado cosas dentro del Real Oviedo. Un año que comenzó con algún altibajo y que se ha cerrado de la mejor forma posible, con cinco victorias de forma consecutiva.

Y es que, aunque no se logró el objetivo del playoff allá por el mes de junio, el nuevo Oviedo de Juan Antonio Anquela ilusiona. Y lo hace porque gana y convence. Porque se deja la piel en cada balón, en cada jugada y en cada partido. Pero, antes de llegar a la actualidad, vamos a poner nuestras miradas en el mes de enero, a principios de año, con un Oviedo que no estaba nada bien…

Los azules concluyeron el 2016 en la decimosegunda posición con tres derrotas en los últimos cinco encuentros de ese año. El 2017 se presentaba como la gran esperanza para los de Fernando Hierro de revertir la situación en la tabla. Pese a ello, la cosa no empezó bien. Derrota por 5-3 en Sevilla que dejó la buena noticia del regreso de Saúl Berjón al equipo de su vida. La mala imagen que dejó el equipo en el Pizjuán fue contrarrestada por dos victorias consecutivas en casa, aunque en la siguiente salida, a Almería, el equipo volvía a caer goleado (3-0).

El encuentro en los Juegos pareció ser un punto de inflexión para los de Fernando Hierro, ya que enlazaron seis partidos sin perder y se auparon hasta la cuarta plaza. A partir de ahí, el equipo comenzó a enlazar victorias en el Tartiere y derrotas a domicilio, hasta que el Huesca rascó un empate en el feudo carbayón. Esas tablas, más la derrota frente al Alcorcón, el empate ante el Zaragoza y los malos resultados fuera, dejaron al Oviedo al borde de un playoff que se deseaba por encima de todo. Fin de temporada y final de la era Hierro.

Llegan Anquela y el optimismo

El verano oviedista volvía a tener mucho movimiento en los despachos. Juan Antonio Anquela aterrizaba en la capital de Asturias acompañado de varios fichajes de renombre en Segunda, como Aarón o Folch, u otros futbolistas como Mariga, Hidi o Yeboah. El técnico jienense volvió a llenar las dosis de ilusión en la afición carbayona. Un entrenador con experiencia, que conoce a la perfección la categoría. Los primeros compases de este nuevo Oviedo gustaron mucho. Una pretemporada que dejó grandes sensaciones a las puertas de la campaña del derbi, el primero después de más de una década.

Y aunque las cosas no arrancaron bien -una derrota y un empate-, el equipo venció al Reus en la tercera jornada y rascó un empate en El Molinón en el derbi que ratificó a la jornada siguiente venciendo a un Cádiz que aún no había perdido. La huella de Anquela comenzaba a hacerse notar en el equipo asturiano. Pero, a partir de ahí, los azules enlazaron cinco partidos sin ganar, vencieron al Córdoba en el Tartiere y volvieron a caer en Alcorcón. Algo fallaba. En sus comparecencias, el técnico jienense pedía más a los suyos, y los futbolistas captaron el mensaje.

Los tres centrales trajeron la felicidad

El partido del Lugo, o mejor dicho el descanso de ese encuentro, lo cambió todo. El Oviedo remontó y venció a los gallegos, y ahí arrancó una racha de siete victorias en ocho partidos, cinco de ellas de forma consecutiva. Algo que permite al equipo de Anquela pasar las Navidades en la tercera plaza, a un punto del ascenso directo y con el encuentro frente al Huesca, el líder, en el horizonte. Y todo ello acompañado de un sistema que parece haberse quedado. Con tres centrales y dos balas en las bandas, el Oviedo de Anquela se ha hecho mucho más fuerte, tanto en casa como fuera.

Además, la situación actual del club es la mejor de los últimos años, por no decir que la más satisfactoria en lo que va de siglo. El club se ha estabilizado en lo institucional y lo deportivo, con un proyecto que ilusiona y que busca el ansiado regreso a Primera División. También ha aumentado su valor económico con una nueva inyección de Carso. A todo eso hay que unir la masa social del club, que podría aumentarse en este periodo. Porque la comunión existente entre público y equipo es la mejor que se recuerda en años. Todos van a por el mismo objetivo, y todo el mundo espera que las cosas sigan en esta línea.

Los protagonistas azules en 2017

  • El goleador. Aquí parece haber muy pocas dudas. Con 17 dianas en el año natural, Toché es el más efectivo del equipo asturiano. Anotó 12 entre enero y junio, y convirtió cinco antes de su lesión en Alcorcón en la presente temporada. Un futbolista indiscutible dentro del equipo de Juan Antonio Anquela. Crea peligro cada vez que toca el balón, y dentro del área es letal. Es uno de los mejores goleadores de la categoría. Suma 39 dianas en LaLiga 1|2|3 en dos temporadas y media. Además, desde su llegada, siempre ha sido el ‘Pichichi’ del equipo.
  • El generoso. Si en el anterior punto hablábamos de goles, ahora lo hacemos de quien los da. En el campo de mejor asistente destaca, por encima del resto, Saúl Berjón. El ovetense ha regalado a sus compañeros 9 goles a lo largo del 2017. Uno menos –8-, ha brindado Susaeta, ahora en el Albacete. Por último, con 7, aparece Miguel Linares.
  • El más duro. En cuanto a cartulinas amarillas se refiere, con el Real Oviedo, Christian Fernández es el que más amonestaciones ha visto a lo largo del 2017. El ahora central vio como le enseñaban 11 cartulinas amarillas. De cerca le sigue Héctor Verdés, otro defensa, con 9. Si nos fijamos en las expulsiones, el Real Oviedo se ha quedado con un futbolista menos sobre el césped en tres ocasiones. Durante la segunda mitad de la pasada temporada, fue Christian quien vio la roja, mientras que en el presente curso han sido expulsados Carlos Hernández y Yeboah.
Dos nombres propios del 2017
  • El mejor. Aunque pueda ser un apartado en el que surjan grandes debates, parece haber un jugador por encima del resto. Desde su llegada en enero, Saúl Berjón ha estado en un peldaño superior al resto. Enamoró en su debut en el Pizjuán, y aunque después no brillase como se esperaba, la pretemporada ha dado resultado. Es el mejor futbolista del equipo y uno de los mejores de la categoría. Rápido, desequilibrante, asiste y marca. Todos los ataques del Oviedo pasan por sus botas. Sin ninguna duda, el gran referente de este equipo.
  • Juan Antonio Anquela. Es cierto que no empezó el año en el Oviedo y que llegó en el mes de julio. Pese a ello, su presencia dentro del club ya es una de las mejores noticias del 2017. Porque el jienense ilusiona. Y lo hace en cada frase, en cada palabra y, sobre todo, en el césped. El Oviedo es mejor equipo de su mano. Han llegado los resultados fuera. El equipo sabe a lo que juega y lo que persigue, y eso ha llenado de ilusión a los oviedistas. Sin ninguna duda, Anquela es uno de los grandes protagonistas del 2017 oviedista.

Imagen destacada: 

Por @javimorcin

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies