El año más dispar para el Alcoyano

De conseguir brillantemente el subcampeonato liguero a perder a las primeras de cambio en la fase de ascenso | De sufrir la marcha de su entrenador pese a sus buenas prácticas a despedir prontamente al siguiente por malos resultados | De mantener a doce de los jugadores que llevaron al equipo al play-off a dar un bajón en juego y resultados en la campaña posterior | De lograr victorias de mérito e ilusionar a la afición a encadenar rachas negativas que apenas se recordaban en el club blanquiazul en esta categoría | 2017, un año del que quedan algunos momentos para olvidar, y otros muy positivos que se querrían repetir en 2018.

0

El CD Alcoyano iniciaba el año en una satisfactoria segunda plaza, con una aceptable ventaja de cuatro puntos sobre el quinto clasificado. Una posición que ya no abandonaría hasta el final de curso, ni para bien ni para mal. El primer encuentro disputado de 2017 fue también el correspondiente a la primera jornada de la segunda vuelta, y se tradujo en una victoria por la mínima ante el filial del Mallorca en El Collao, con gol de Jony Ñíguez.

La renta de cuatro puntos con la que había comenzado el año se incrementó a doce, gracias a una racha de tres triunfos seguidos entre las jornadas 25 y 27. Doce puntos por encima del primer equipo que estaba fuera de play-off, una brecha insalvable que anticipó la clasificación del Deportivo a falta de once jornadas y le brindó un final de temporada más cómodo imposible, en el que nunca llegó a peligrar su puesto privilegiado en la tabla.

En cuanto a victorias a destacar, sobresale claramente el triunfo en el Rico Pérez de Alicante por un gol a tres, que ya se ha convertido en una costumbre en los últimos años. Los tres últimos partidos fueron intrascendentes, con la clasificación matemática en el bolsillo. No se superó la puntuación de otras temporadas, pero la holgada ventaja y las buenas sensaciones competitivas dieron un aire de tranquilidad y optimismo a los de Toni Seligrat. En El Collao no se había vivido un campeonato regular tan grato en Segunda División B, exceptuando el curso 2008-09 en el que fueron campeones de Liga.

Curiosamente aquella campaña prosiguió de la misma forma que esta: enfrentándose al Cartagena en la fase de promoción. Este año el Alcoyano era más favorito por tener una mejor posición que su rival y, por tanto, el factor campo a favor. También traía un mejor resultado del partido de ida, un empate sin goles. Pero la eliminatoria terminó decantándose, como aquella vez, a favor del conjunto murciano. Tras un nuevo primer tiempo sin alteración en el marcador, un tanto visitante ponía muy cuesta arriba el pase, y un segundo gol albinegro terminaba drásticamente con el sueño blanquiazul. Una eliminación que no dio la sensación de ser justa en las filas alcoyanas, pero sí fue irremediable por la solidez y el acierto del Cartagena en las dos áreas en este partido de vuelta.

Once del Deportivo en Cartagonova./ CD Alcoyano

Seligrat decidió abandonar el barco terminada la temporada y el Alcoyano contrató en su lugar a Toni Aparicio, viejo conocido de la entidad tanto por haber entrenado previamente al club, como por haberse enfrentado como técnico rival en multitud de ocasiones. La marcha del míster no era secundada por muchos de los jugadores, el Deportivo lograba mantener buena parte del bloque que tan bien funcionó en el campeonato regular. Se quedaban la totalidad de la línea defensiva y la delantera, junto con algunos atacantes clave como Álvaro, José García y López Silva, así como el portero Miguel Bañuz. Además de algunos refuerzos en estas posiciones, el Alcoyano sí que tenía que reemplazar por completo el centro del campo, con la llegada de los mediocentros Lado, Omgba, Cubero y Ribelles. Con pocos cambios, se esperaba que poco o nada cambiase y el club blanquiazul siguiera la senda de la campaña anterior.

La primera victoria en el primer partido de la presente temporada, a domicilio en Llagostera, fue un espejismo. Desde entonces, ocho partidos seguidos sin volver a sumar los tres puntos llevaron al equipo hasta prácticamente rozar las posiciones de descenso. En el ecuador de este mal ciclo, al que se unió la eliminación copera en Olot, fue relegado Toni Aparicio y sustituido por José Galiana. Los malos resultados, unidos a algunos desencuentros públicos con su plantilla, llevaron al club a tomar esta repentina decisión. Con el nuevo entrenador, el equipo siguió sin arrancar en los primeros partidos, si bien la imagen en el terreno de juego había progresado. Pese a ello, el Deportivo no vio puerta en los dos primeros partidos con el nuevo míster.

Tras los cuatro primeros partidos en casa, el Alcoyano sumaba tantas derrotas como en las dos anteriores temporadas juntas

La reacción llegó en el partido más difícil hasta la fecha y en el mejor escenario posible: el Martínez Valero, estadio de más capacidad de la categoría y de la provincia. En el derbi ante el Elche, al que el Deportivo llegaba frustrado por no ser capaz de ganar desde la jornada inaugural, el equipo cuajó un encuentro soberbio y se llevó la victoria por cero goles a dos. Parecía que el Alcoyano resurgía y esta idea siguió manteniéndose en los siguientes partidos, pues los de Galiana desplegaban buen fútbol en casa y mostraban robustez fuera. Todo se volvió de cara y, cinco jornadas más tarde, 12 puntos de 15 posibles permitían al club valenciano ascender hasta avistar bien de cerca el play-off. Nadie podía imaginarse lo que iba a suceder desde entonces.

Y es que, desde ese ya lejano 12 de noviembre en el que el Alcoyano volvía de Zaragoza con los tres puntos y con la sensación de estar en disposición de ganar muchos de sus partidos, no se ha vuelto a ver ni un solo gol alcoyanista en el grupo tercero. Un frenazo inexplicable que comenzó con una derrota catastrófica ante el Peralada en Alcoy, siguió con dos empates a cero con rivales de la parte baja, continuó con un doloroso gol en contra en Sagunto en el minuto 93, y ha finalizado (hasta ahora) con un nuevo empate sin goles en el “clásico” ante el Ontinyent. El Deportivo no ha tenido un buen fin de año y ha visto como la fase de ascenso está ya a siete puntos, al igual que el descenso directo.

Es pronto para descartar de la pelea por el play-off a un equipo que acostumbra a estar en la lucha a final de temporada, y que se ha visto de lo que es capaz en una pequeña parte de la misma. Sin duda, los primeros partidos de 2018 serán fundamentales para dilucidar cuál será el nuevo papel del vigente subcampeón de Liga, que ahora se encuentra en tierra de nadie. En estos momentos, el nuevo año para el Deportivo Alcoyano no tiene muy buena pinta, pero aún está a tiempo de deshacer el entuerto y volver a engancharse al tren de zona noble. Que comience la segunda vuelta.

 

Imágenes: http://www.cdalcoyano.com

Sígueme en Twitter en @DuraDani

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies