2017: un año para el olvido en Córdoba

El año 2017 ha sido uno de los más complicados que se recuerdan por la capital califal. Cuatro puntos importantes se han dado: el descenso, la directiva, los entrenadores y los jugadores. Cuatro puntos llenos de catástrofes constantes y que los aficionados esperan que lleguen a su final en Nochevieja.

0

Muchos aficionados decían que un año así se veía venir desde hace tiempo. Tanto vaivén en el Córdoba CF iba a traer sus consecuencias y este 2017 parece que ha ido agrupando una tras otra. A pesar de los malos momentos, también ha tenido algunos momentos de gloria, convirtiendo así el curso del equipo blanquiverde en una montaña rusa compuesta por cuatro vagones que hay que analizar detenidamente.

Ruptura total entre afición y directiva

El año que termina fue especialmente turbio en lo que a relaciones se refiere entre la propiedad del Córdoba y la mayoría de aficionados, colectivos y peñas. Numerosas han sido las protestas que se llevaron a cabo, tanto dentro del estadio, como fuera. Desde la pasada temporada era normal que sonara al unísono aquello de “González vete ya” en modo de cántico.

Una de las protestas de los aficionados del Córdoba CF | Imagen: Youtube

Pero la cosa fue más allá y en febrero, una hora antes de un partido frente al Huesca, se convocó una protesta pacífica en la puerta del Arcángel que congregó a cientos de seguidores blanquiverdes que no estaban para nada contentos con la gestión, sobre todo con la política de fichajes que se llevaba a cabo en los últimos tiempos, dejando claro su malestar y su preocupación por aquellos entonces de la dinámica deportiva que situaba al equipo en puestos de descenso.

En torno a la puerta del estadio El Arcángel, aún lloviendo, han alzado la voz los allí reunidos y se han podido escuchar rotundos gritos y cánticos que tachaban de “pesetero” al presidente: “Carlos González, vete ya”, “¿Los millones dónde están?” o  “¡El dinero en el campo y no en tu banco!”, haciendo, así, alusión a la gestión de Carlos González. También, y una vez dentro del campo, se llevó a cabo una pañolada multitudinaria en el minuto 54 de partido que fue todo un éxito.

De nuevo más protestas

Más de un millar de cordobesistas se manifestaron recientemente y ya en el mes de diciembre en los prolegómenos del partido Córdoba-Rayo Vallecano en El Arcángel, donde formaron con sus manos y bufandas blanquiverdes una cadena humana que rodeó el estadio para exigir la marcha de la familia González, propietaria del club.

Los cánticos de “¡González vete ya, González vete ya!” arreciaron cuando en el estadio sonó el himno del Córdoba, con más de la mitad de los 7.000 asistentes de espaldas al campo y que por primera vez no se cantó, para reclamar la marcha del máximo accionista de la entidad, Carlos González, y de su hijo y presidente, Alejandro González.

Con el comienzo del partido, de la decimoctava jornada de LaLiga 1/2/3 y al que el Córdoba llegó como colista de la categoría, la peña Incondicionales CCF exhibió una pancarta en la que se leía “Nuestro escudo humillado por culpa de tu gestión“, en referencia al máximo accionista.

La cadena humana blanquiverde | Imagen: Youtube

También se adhirieron a la protesta otras peñas como Cordobamanía, Brigadas Blanquiverdes, La Voz de la Afición o Frente Penitente, e incluso la Federación de Peñas del Rayo Vallecano mostró su apoyo formando parte de la columna humana en un partido en el que por primera vez la Grada de Animación ubicada en el Fondo Sur estuvo desierta de aficionados.

Además, El Arcángel amaneció de nuevo con varios carteles con las caras de Carlos y Alejandro González en las taquillas del estadio, bajo la leyenda “¡Peligro González!“, mientras que en la puerta cero, la de acceso al palco, aparecía otro cartel con el lema “González, vete ya“.

Si juegas con fuego, te quemas

Septiembre de 2016. Un Córdoba que viene de caer eliminado en las semifinales de los play-offs de ascenso a Primera renueva completamente una plantilla que se ve muy perjudicada por las numerosas bajas, especialmente en la delantera. Andone, Xisco y Fidel estaban fuera. Pese a ello el objetivo seguía siendo volver a la máxima categoría del fútbol español. Una mala racha de resultados a principio de temporada alejó considerablemente al equipo de las perspectivas programadas. Debido a esto la directiva tomó la decisión de cesar de su puesto a José Luis Oltra, que abandonaba el club en su segunda temporada al frente del banquillo blanquiverde.

Con la llegada de Luis Carrión las cosas no fueron mucho mejor. El equipo salía y entraba de los puestos de descenso provocando que los fantasmas del pasado comenzasen a aparecer por El Arcángel. La afición respondió muy bien y llevó al equipo en volandas hacia la victoria durante el tramo decisivo para la salvación. Una inmejorable racha de victorias situó finalmente a los cordobeses como los décimos clasificados de La Liga 123. El bache parecía haberse superado por completo pero nada más lejos de la realidad.

Más cerca que nunca

La ilusión de afrontar una nueva temporada inundaba a unos aficionados que, pese a estar en desacuerdo con la gestión del por aquel entonces máximo dirigente de la entidad califa, acudieron a renovar su abono. La temporada 2017/2018 no empezó de la mejor manera. Una derrota en casa ante el Cádiz hizo saltar las alarmas no tanto por el hecho de perder los tres puntos sino por el juego desplegado por el equipo. Sin embargo, los andaluces consiguieron derrotar la siguiente jornada al Albacete por 0-3, lo que invitaba a pensar que lo visto la primera jornada fue simplemente un espejismo.

Los jugadores dan las gracias desanimados tras una derrota a los aficionados | Imagen: Córdoba CF

A partir de ahí todo fue cuesta abajo. El Córdoba acumulaba seis derrotas y a la afición no le quedaba ya paciencia. Finalmente, la contundente y dolorosa derrota por 1-5 ante el Nastic en casa fue la gota que colmó el vaso. Carrión no iba a continuar y era Merino el encargado de sacar al equipo de los puestos de descenso. Con éste el equipo tocó fondo. 3 puntos de 21 posibles y colista a siete puntos de la salvación. Ahora más que nunca se temía y casi se aceptaba que el año que viene los cordobeses iban a tener que luchar por el ascenso a segunda.

A día de hoy las cosas han mejorado en gran medida. Y ya no es sólo por los resultados, que también han ido a mejor, sino que sobre el verde se puede apreciar una amplia mejoría tanto en la forma de jugar al fútbol como en las ganas que le ponen los futbolistas. La última victoria por 5-0 ante el Reus en el Nuevo Arcángel hace que el equipo acabe el año antepenúltimo a cinco puntos de la salvación. Al final de ese partido los 5000 espectadores que acudieron al choque, al grito de “Sí se puede”, demostraron que no necesitan mucho para volver a creer en los suyos y pensar que absolutamente nada está perdido.

El baile de entrenadores

El paso de entrenadores durante esta temporada por el Córdoba CF, a pesar de haberse realizado con el propósito de cambiar la cara al club, no ha sido hasta este final de año, que el equipo no ha logrado un resultado como el que ansiaban. Sin embargo, este mismo no se considera labor de ningún entrenador si no el cambio de timón del equipo.

Así primeramente, para poder explicar todo en detalle, es necesario comenzar con Luis Miguel Carrión Delgado, más conocido como Luis Carrión. Este tras su paso por el primer equipo como segundo, y por el filial como primero, decidió asentarse en el Córdoba CF donde logró conseguir buenas marcas. Carrión llegó tras la destitución de, según muchos aficionados blanquiverdes, uno de los mejores técnicos que el equipo a dispuesto, José Luis Oltra.

Como mencionaba anteriormente, con la llegada de Carrión, se lograron obtener buenos resultados. Sin embargo, la etapa no fue en línea recta y sin baches, sino que se vio atormentado por algunas decaídas, de las cuales, durante la temporada pasada, casi le cuesta el descenso a Segunda División B. Gracias al esfuerzo final tanto de los jugadores como de los aficionados, el club logró salir a flote y superar la tormenta.

Merino intenta animar a los suyos | Imagen: Córdoba CF

Con el comienzo de la Temporada 2017/2018 y el mal arranque del equipo, la destitución del actual entrenador fue inminente. A su marcha, lo sustituyó el ex futbolista, Juan Merino Ruiz, quien a pesar de intentar ayudar al Córdoba, no duró mucho en las filas del equipo. Logró tres empates y cuatro derrotas, mucho más de lo que él esperaba.

Tras su despido, el equipo quedó en el aire, sin nadie que guiara su paso perdido por la competición. Aquí fue cuando muchos de los aficionados cansados, cantaban ya sin saber que hacer hacia la directiva. Para amainar las reprimendas, localizaron al gran entrenador del filial que consiguió sacar al equipo de Tercera División, Jorge Romero Sáez. Gracias a él, el Córdoba CF consiguió despedirse de un año 2017, cargado de mucho dolor, sufrimiento y angustia, en un Nuevo Arcángel con un resultado de 5-0 (Sergi Guardiola x3, Aguza x2) ante el Reus Deportiu.

Cabe mencionar que junto al cambio de mandos del club, de González a Jesús León, y la subida de Jorge Romero al primer equipo, siendo un técnico conocido entre los jugadores y digno de dirigir al equipo hacia donde este mismo se proponga, se espera que el equipo logre dar la vuelta a la competición y que, con mucho sudor y esfuerzo, pueda lograr mantenerse otra temporada más en Segunda División.

Jugadores que llegaron y se fueron

La plantilla del Córdoba CF ha pasado por tres etapas destacadas durante este año 2017. La primera se dio durante el mercado de invierno de la temporada pasada, mientras que las otras dos se dieron este verano, donde las salidas y las llegadas dieron la plantilla que hoy conocemos.

Las primeras llegadas del año

El desastre que se vivió durante el inicio de la temporada pasada necesitaba nuevas caras con urgencia para arreglar la situación. La directiva, tras subir a Carrión al puesto de entrenador del primer equipo durante diciembre, comenzó con la llegada de tres jugadores nuevos a la plantilla. Dos medios centros y un nuevo lateral izquierdo llegaban a la ciudad califal para complementar a la plantilla que ya había y desde un principio se hicieron con el poder.

Javi Lara el día de su presentación | Imagen: Córdoba CF

El nombre que todo el mundo quería escuchar por fin se hizo realidad. Era el mejor regalo que podía recibir y Javi Lara era lo que más deseaba desde hacía muchos años. Su llegada tras su paso por la India trajo un salto de calidad, que sumada a la seguridad de Aguza, hicieron del centro del campo una zona más segura y eficaz.

Un complemento que nadie esperaba y era totalmente desconocido en la competición española fue Bíttolo. El lateral se hizo dueño absoluto, en cuanto tuvo ocasión, de la banda izquierda gracias a su seguridad atrás y la agilidad que daba a la hora de atacar, algo que ya había demostrado en la liga griega y que maravilló a la afición blanquiverde.

Hay que salir para dejar entrar

La reestructuración para la siguiente temporada pasaba por traer jugadores del gusto de Carrión y eso hizo que la plantilla sufriese un gran cambio en todas las posiciones. Daba igual la importancia que pudieran haber tenido hasta ahora algunos jugadores, su sitio ya no era el Córdoba.

En la portería solo se iba a quedar Kieszek, gracias a la gran temporada que había realizado, y esto hizo que Razak Brimah tuviese que mirar a otros equipos ya que era imposible ser titular en este equipo con el polaco bajo palos.

En la defensa fueron numerosos los jugadores que se marcharon. Antoñito, Cisma, Bíttolo, Bergdich, De los Reyes, Bijimine, Héctor Rodas y Deivid vieron como las puertas se les abrían, a cada uno por una razón distinta. Algunos de estos casos, como los de Deivid, Antoñito o Bíttolo no llegaron a ser entendidos por la afición cordobesista quien se sigue preguntando por qué no se quedaron.

Plantilla del Córdoba CF 2016/2017 | Imagen: Córdoba CF

El centro del campo fue otra zona donde algunos jugadores no cuajaron y otros grandes pesos ya veían venir su final. Borja Domínguez, Juli, Donoso, Pedro Ríos y Luso. Dos jóvenes promesas y tres veteranos que decidieron poner rumbo a otros equipos, algunos en Segunda y otros en Segunda B.

Por último, la delantera no había cuajado del todo y, aunque muchos pidieron que uno de ellos debía quedarse, Rodri y Piovaccari tuvieron que hacer las maletas también. Aquel que nadie quería que se fuera era el italiano, quien conquistó  todos por su calidad y garra en el juego, pero a quien la directiva no quiso en el plantel de Carrión.

Las nuevas caras que siguen buscando encajar

Antes de ver caras nuevas, los aficionados vieron como dos jugadores de la plantilla del Córdoba B iban a tener su oportunidad realmente. Galán y Esteve subían al primer equipo, aunque el primero está siendo pieza clave frente al segundo que no cuenta con minutos.

Con estos dos jugadores había que reforzar muchas zonas y tanto la portería como la defensa necesitaban jugadores. Stefanovic bajo palos y Pinillos, Fernández, Loureiro, Noblejas, Josema y Joao Afonso serían los elegidos. Hasta ahora, el único que ha conseguido rendir al máximo de todos ellos es Fernández, seguido por un Joao Afonso que trata de liderar la zaga como lo hacía Deivid, aunque aún le queda mucho para llegar a su nivel.

Presentación de la plantilla 2017/2018 | Imagen: Córdoba CF

Para el centro del campo y los extremos también había que traer a varios jugadores. Alex Vallejo sería el elegido para el centro del campo, tras las renovaciones de Aguza y Javi Lara, mientras que para los extremos llegaría un desconocido Jovanovic y un veterano de LaLiga 1|2|3 Jaime Romero. De estos tres nuevos jugadores, solo uno ha conseguido estar a la altura, pese a sus lesiones y su falta de entendimiento a veces por el idioma, pero sin duda el serbio está siendo una grata sorpresa.

Por último, los delanteros eran una pieza fundamental y había que asegurar. Jona, uno de los máximos goleadores de la temporada pasada, sería el fichaje estrella. Con el ‘9’ a la espalda, el hondureño ha sido la máxima decepción por su falta de gol. Pero, en contraposición, Guardiola llegó para complementar, aunque se ha hecho con el puesto y ha acabado diciembre como el segundo máximo goleador de Segunda División.

Con esta plantilla desembarcó este año, pero posiblemente no será con la que termine la temporada, ya que se esperan cambios, al igual que en el banquillo. Estos cambios vendrán de la mano de los nuevos propietarios que pretenden traer un cambio a todo un equipo y su afición para mirar definitivamente solo hacia arriba y nunca más hacia abajo.

Síganme en @Crus_ccf

Síganme en @mnavl_10

Síganme en @AlbiitaBeltran

Síganme en @pedraza91

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies