El regreso de Ford

La garantía de éxitos de la dupla Wilson-Ogier ha convencido a Ford para volver al campeonato

0

La huida de la todopoderosa Volkswagen ha supuesto una sucesión de consecuencias en cascada, que finalmente ha culminado con el regreso de Ford como marca oficial al campeonato del mundo de rallys.

Tras la repentina desaparición de la marca germana del certamen, el dominador absoluto de las cuatro últimas temporadas del WRC, Sébastien Ogier, recaló in extremis en la escuadra de Malcolm Wilson, dupla que a la postre lograría el campeonato del mundo de pilotos y constructores de este 2017.

Este hecho, ligado a la continuidad de Ogier y a la insistencia del director de M-Sport, ha terminado de convencer a los dirigentes de la marca del óvalo azul para regresar al campeonato del mundo tras su marcha en 2012 como estructura oficial. Esto supone una inyección económica y tecnológica para el desarrollo de los Fiesta WRC, pero sobre todo para un campeonato que necesita de marcas que continúen con el auge que en los últimos tiempos lleva el mundial.

Tras la entrada de Toyota, ahora de Ford, y el interés de fabricantes importantes como Skoda en dar el salto al WRC, el campeonato del mundo goza de una salud que muchos hubiésemos firmado hace unos pocos años.

Bien es cierto que a día de hoy es utópico pensar en alcanzar un nivel de logística y presupuestos ilimitados como en los nostálgicos 90’ y 00’, con siete u ocho fabricantes inmersos de manera oficial en el WRC, pero sí existe la certeza de que el mundial ha adquirido un formato atractivo y mucho más impredecible gracias a la nueva reglamentación, y eso es algo que tanto las marcas como los patrocinadores saben apreciar.

La temporada 2018 se presenta más abierta que nunca, con Ford y Ogier como favoritos tras el título del pasado año, Hyundai con Neuville y Mikkelsen como una de las duplas con más velocidad del campeonato, Toyota con Latvala y el recién llegado Tänak que viene de ser la revelación de 2017, y Citroën con todas las esperanzas depositadas en el rey Loeb para hacer del C3 un coche efectivo en todas las superficies, a expensas de lo que haga Meeke.

Un cúmulo de incertidumbres que se comenzarán a disipar el 22 de enero en las míticas carreteras de la cita inaugural del campeonato, el rally de Montecarlo.

Fotos vía: snaplap.net

 

Pueden seguirme en @Claudio_G_C.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies