2017 año de cambios para la SD Amorebieta

Los de Urritxe repitieron en Segunda B tras un magnifico final de campaña y afrontan en la 2017-18 su séptima temporada consecutiva en el bronce con la humildad por bandera y aprendiendo de errores pasados.

0

A escasas horas para dejar atrás el 2017, repasamos lo más destacado para los de Urritxe en el presente año. 365 días que han tenido de todo, bueno y malo, han dado para mucho, pero sobre todo han servido a la Sociedad Deportiva Amorebieta para afianzarse en la categoría de bronce del futbol estatal.

Un año con saldo positivo

Los azulones en los 38 partidos ligueros disputados durante el 2017, han logrado un total de 53 puntos, fruto de las 14 victorias y 11 empates cosechados, en los 13 partidos restantes probaron el sabor amargo de la derrota. En el balance de goles han marcado 50 tantos  y recibido 40 y en el cómputo general  de sensaciones, los zornotzarras avanzan hacia el 2018 con optimismo y reforzados tras superar momentos de verdadera dificultad.

Momentos entre los que podemos destacar el  sprint final agónico de la temporada pasada que sirvió para salir de la zona roja  como un sputnik ante propios y extraños para lograr cuando nadie daba un duro por ellos repetir curso. Y por otra parte la soberbia gestión de un mal inicio de campaña 2017/18  en el que la  primera victoria se resistió hasta límites insospechados (jornada séptima), pero que una vez lograda relanzó la autoestima de una renovadísima plantilla, no exenta de calidad hasta el punto de encadenar una racha de 10 partidos sin ser doblegados e instalarse en la zona media de la clasificación a la conclusión de la primera vuelta.

Adios Larrazabal hola Etxeberria

Una vez salvada la categoría, no sin suspense y gracias a un sprint final de temporada propio de los mismísimos Mario Cipollini o Mark Cavendish, en el que lograron siete victorias y un empate en los últimos diez partidos. Los de Uritxe cerraron la campaña en la posición decimocuarta con 48 puntos, dos por encima del descenso directo.

Aitor Larrazabal dejó el banquillo azulón para fichar por el Barakaldo y la práctica totalidad de la plantilla, abandonó la entidad zornotzarra. Tan solo cinco jugadores repetirían en Amorebieta, Eriz Goiria, Alberto Morgado, Oier Luengo, Iker Seguin y Mikel Alvaro.

Para dirigir la nave zornotzarra, el elegido fue otro ex león, el guipuzcoano Joseba Etxeberria, que se estrenaba en la categoría, tras salir de Lezama con una excedencia concedida por parte del Athletic Club. Y con Etxebe llegó un nutrido grupo de futbolistas procedentes la gran mayoría de equipos vascos de Segunda B y Tercera. La confección de la plantilla no fue nada sencilla, las dificultades económicas, tampoco ayudaron pero el trabajo del director deportivo Asier Goiria fue encomiable y al final se conformó un plantel que con el paso de las jornadas está demostrando ser muy solvente y capaz para competir en Segunda B.

Llegaron veteranos como Mujika del R. Unión, Edu Ubis del Arenas, Setti del Figueres, Nacho Zabal de la Arandina o Hector Sánchez del Palencia, junto a jóvenes valores del futbol vasco como Aguirrezabala del Bilbao Athletic, Adrián Güemes del Sestao o Galarza de la Cultural de Durango. Pero el fichaje más rentable hasta el momento ha sido el de Jon Ander Pérez delantero procedente del Beasain del grupo IV de Tercera que con sus goles está dando muchos puntos a los de Etxeberria.

Un inicio de 2017-18 complicado pero superado

Como hemos comentado anteriormente, el comienzo no fue nada fácil, el míster ya lo advirtió nada más llegar “hemos intentado diseñar una plantilla equilibrada no solo en las demarcaciones, sino también en cuanto a juventud y veteranía, pero acoplar las piezas va a llevar un tiempo, aunque confió mucho en el entrenamiento y en mejorar día a día”. Y así ha sido.

Tras un inicio desalentador para los azules, en el que tan solo pudieron sumar un punto de los primeros dieciocho en juego, llegó en la jornada séptima el ansiado triunfo frente al Arenas y la cara de los de Urritxe cambió radicalmente hasta el punto de caer tan solo otra vez derrotados  en los doce siguientes partidos disputados  y fue frente al todopoderoso Mirandés para lograr finalizar la primera vuelta en una holgada undécima posición con 25 puntos, nueve por encima del descenso directo.

Foto: sdamorebieta.net

En definitiva, un año de muchos cambios para la entidad dirigida por Maru Echebarria, en el que se ha sufrido, pero también disfrutado, un año más en el bronce y van siete consecutivos para uno de los conjuntos más modesto del grupo II, que continuará en este ya inminente 2018 siendo motivo de orgullo y  dando alegrías a sus aficionados al grito de AUPA AZULES.

Sigueme en  https://twitter.com/adolfomena72

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies