2017: La montaña rusa del Athletic (V)

El fin de fiesta a un año que ha estado repleto de altibajos para el aficionado rojiblanco

0

Y aquí nos encontramos. El colofón a la montaña rusa que ha sido el 2017 para el Athletic. De todo ha habido en la viña del señor, para bien y para mal. Lo que se puede afirmar es que ha sido un año no apto para cardíacos. El recorrido empieza con los octavos de final contra el FC Barcelona, que no acabó con buen resultado para los leones, en un partido épico en la Catedral, que quedará grabado en la memoria de los athleticzales durante un buen tiempo.

Seguimos con el cambio en el banquillo. Ernesto Valverde, el “Txingurri”, un personaje querido en la parroquia bilbaína, dejaba el banquillo rojiblanco como el héroe que logró un título 31 años después para ser sustituido por otra leyenda como es José Ángel “Kuko” Ziganda. Un hombre de la casa, con recorrido en los banquillos, que, tras entrenar al Bilbao Athletic, lograba el puesto de entrenador del primer equipo.

En cuanto a Europa, ha sido una verdadera odisea para todos los aficionados, desde el hecho de tener que jugar previa tras la clasificación agónica de la Real Sociedad a Europa al más puro estilo “Sergio Ramos” hasta las derrotas en fase de grupos que hicieron peligrar la continuidad del equipo en la competición.

Por último, cabe destacar la eliminación ante el Formentera. Un equipo de 2ª B que elimina a uno de los decanos del fútbol español, en un partido de pesadilla para los bilbaínos, que tardará tiempo en cicatrizar en la villa.

El último hito destacable es el empate en San Mamés ante el Real Madrid. Un partido sin goles en el cual ambos equipos estuvieron bastante descafeinados, con un inicial dominio merengue, aunque sin saber rentabilizar la superioridad, cuestión que acusa bastante el equipo merengue. El Athletic, aún con el mazazo de la eliminación en copa, soportó la actitud mandona del Madrid para, poco a poco, convertir los fútiles ataques en que Aduriz Raúl García tenían que apañarse como pudieran en ataques con posibilidades de acabar en gol. El colofón del partido fue la expulsión de Ramos, aunque, en el fondo, las dudas en el banquillo rojiblanco permanecían y se cernían cual sombra amenazadora sobre Kuko.

Y hasta aquí llega la montaña rusa del Athletic que ha sido el 2017. Un colofón mejorable para este equipo. Este 2018 sólo queda margen para la mejora. Se ha visto hasta donde puede llegar el equipo si se deja dominar por la dejadez, la pasividad y la parsimonia. Es hora de que los que tengan galones los hagan valer, que se haga autocrítica en estos días de descanso, tanto jugadores, como cuerpo técnico y directiva.

Y sobre todo, es hora de dar un golpe sobre la mesa. De hacerse valer y hacer ver que el Athletic no es un equipo cualquiera, sino que es un habitual de la zona noble de la tabla y que ha llegado allí para quedarse. Que se vean ondear las banderas en San Mamés, que casi 55.000 personas entonen a una sola voz el “Altza Gaztiak”… Y que, de la mano de los jugadores, la hinchada vuelva a saborear las noches gloriosas de Liga, Copa y Europa.

Por @jmontes1999

2017: La montaña rusa del Athletic: Primera Parte – Segunda Parte – Tercera ParteCuarta Parte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies