Un 2017 para pasar página

El Sevilla FC termina el año deseando que comience el 2018, fiel reflejo de lo vivido este año en sevillista

0

El resumen del 2017 para el Sevilla FC podría realizarse desde dos puntos de vista, el histórico y el del Sevilla de la última década. Si lo analizamos desde el punto de vista de la historia de este club, el año puede considerarse bastante notable, se acabó la temporada anterior cuartos y en esta nueva el equipo va quinto, además en ambas temporadas llegando a los octavos de final de la Champions (este año esperando esa eliminatoria contra el United). Sin embargo, si lo comparamos con el Sevilla de los últimos años, el Sevilla de los éxitos, es un año sin finales, un año gris de resultados, un año que no se ha visto ese gen competidor del equipo y un año en el que ha faltado ese salto para luchar por algo más.

Es justo reconocer que ha sido un año tremendamente complicado y lleno de noticias difíciles de afrontar, y mira que este club estaba acostumbrado a sobreponerse a que verano tras verano alguna de sus estrellas se marchase. Sin duda la noticia más negra del año fue la marcha de Monchi en marzo de este año, el artífice del crecimiento de este Sevilla se marchaba. A esto hay que unirle la marcha también de Sampaoli a la selección Argentina, las maneras de irse de Vitolo en verano dejando literalmente tirado al club, las despedidas de Coke o Iborra (capitanes y jugadores de peso dentro del vestuario),  los problemas de salud de Berizzo teniendo que dejar al equipo durante algunas semanas incluso… Demasiadas noticias malas para llevar un club con una estabilidad necesaria para el día a día.

Como datos relevantes donde podemos ver el mal año en el Sevilla FC  podemos dar varios. Uno muy claro y de mucha casualidad es que el Sevilla empezó el 2017 ganando en liga 0-4 en Anoeta ante una muy buena Real Sociedad y lo ha cerrado perdiendo 3-1 en el mismo sitio y ante una peor Real Sociedad. Otro dato claro es que es el primer año en el que hay cambio de director deportivo, pasamos de Monchi a Oscar Arias. Un año en el que van a ser tres los entrenadores que han pasado por el banquillo sevillista, empezó el año el argentino Sampaoli, lo siguió en verano Berizzo y lo va a terminar un recién contrato Vincenzo Montella. Muchos cambios en una entidad que se ha basado en proyectos afianzados y con pocos cambios en el mismo. Ya hasta el mismo consejo de administración, en la figura de su prisedente José Castro empieza a estar cuestionado por todo esto mismo que estamos contando.

Temporada 16/17 Qué pena lo del Leicester…

La temporada pasada  será sin duda recordaba por la última de Monchi en su club de siempre. Una noticia esta difícil de digerir y que aún sigue causando estragos en el club. Recordemos que se trata nada más y nada menos que de la figura más importante en el crecimiento de este Sevilla de la última década. El artífice de los éxitos de este Sevilla, es inventor de esos fichajes a coste cero que tanto dinero dieron después sus ventas y tanto crecimiento han dado al conjunto sevillano. Pues este año dijo adiós y cerró así su capítulo dejando una entidad rota y desprotegida que no encuentra todavía su sitio. Es verdad que dejó en el club al que fue estos años su equipo y al frente del mismo a Oscar Arias (su hombre de confianza), pero como hemos comprobado meses después, su  figura es demasiado alargada.

El mes de Enero nos trajó la eliminación de copa en octavos de final ante el Real Madrid, la eliminatoria se perdió en la ida con ese 3-0 que poco margen de maniobra dejaba para la vuelta. Llegaban en este mercado invernal dos refuerzos que se convertirían en piezas claves para el equipo, Jovetic y Lenglet.

En liga y a pesar del mal inicio liguero de temporada, se alcanzaron buenos resultados a principios de años que situaban al Sevilla entre los cuatro primeros y le daba plaza directa a champions. En liga destacan la remontada al Madrid en casa 2-1 con una estelar Jovetic en su debut,  el 1-2 en casa del eterno rival con goles de Mercado e Iborra, y sobre todo un Sevilla muy sólido en su estadio.

En champions se la iba a jugar contra el Leicestar en octavos. En la ida todo iba a la prefección con un 2-0 hasta que llegó ese gol de Vardy en la única llegada inglesa, ese gol lo iba a cambiar todo. En un partido donde se tenía que haber dejado la eliminatoria resuelta se le abrió una puerta al rival que en el partido de vuelta supo aprovechar a la perfección. Eliminatoria para olvidar, expulsión tonta, dos penaltis fallados, ese gol de la ida, y lo más importante, una oportunidad perdida de haberse metido en unos cuartos de final de la máxima competición de clubes.

Temporada 17/18 De Berizzo a Montella

El verano de este año cómo no iba a ser muy movido, iba a ser el primer verano sin Monchi con todo lo que eso conlleva. Como viene siendo costumbre año tras año en el Sevilla el verano iba a ser interminable en cuanto a nombres, entradas y salidas. Oscar Arias iba a tener la difícil de papeleta de suplir a Monchi en esto e intentar que la gente se acordara lo menos posible de él. Es verdad que como Monchi estuvo trabajando en el club meses antes y el equipo de trabajo el equipo mucho de los nombres que acabaron viniendo seguramente ya estarían en su agenda.

El proyecto 17/18 lo iba a encabezar Eduardo Berizzo que llegaba procedente del Celta después de hacer muy buenas temporadas. Se trataba de una línea más o menos continuista a la de Sampaoli, se trataba de otro entrenador de gusto por el balón y del juego de ataque. Con él llegarían muchos refuerzos para empezar como viene siendo costumbre un proyecto de cero por así decirlo. Los más destacados en incorporarse fueron la vuelta de Navas y Banega, y los fichajes de Nolito, Muriel, Kjaer, Pizarro o Corchia entre otros. Por el contrario, se iba por la puerta de atrás Vitolo, uno de las piezas claves estos años abandonaba el club de una manera muy rastrera, prometiendo una renovación y pagando por detrás una claúsula para marcharse al Atlético de Madrid. Con él también se marcharon hombres importantes como Coke o Iborra, además de Mariano y Rami.

Comenzaba así un proyecto nuevo con una plantilla prácticamente renovada en su totalidad, que iba a necesitar un período de adaptación pero que tampoco iba a disponer mucho tiempo porque el nivel de exigencia de este club ha crecido año tras año. Encima este año en Agosto estaba la previa de champions que había que pasar como fuera para poder estar en la fase de grupo. Tocó jugársela con un equipo turco, Istanbul basaksehir, al que se le superó no sin pasar apuros.

Empezaba la liga con muchas esperanzas puestas y con una idea de juego de Berizzo que con el paso de las jornadas no se veía trasladada en el terreno de juego. Al menos los resultados sí llegaban y se situaba el equipo en los puestos altos de la clasificación. Pero llegarían los partidos importantes ante rivales de entidad y el Sevilla es donde iba a ofrecer la peor cara sin duda.  Derrotas con una imagen muy pobre ante el Atlético (2-0), Valencia (4-0), Athletic (1-0), Barcelona (2-1), Spartak (5-1) y Madrid (5-0, en media parte), dejaban la imagen del equipo muy tocada y con poco margen de maniobra. Algunas más duras que otras pero todas con un denominador común, imagen pobre y un gen competidor nulo. Acaba así el año en liga el Sevilla en un quinto puesto engañoso por el juego ofrecido y salvado por la calidad de la plantilla que ha salvado partidos que por juego no se habrían conseguido.

Unido a esto llegó el palo de la enfermedad de Berizzo a final de año que hizo el entrenador tuviera que apartarse unas semanas de los entrenamientos dejando al mando a su segundo, Marcucci.  Tampoco se puede decir que esto fuera clave porque los resultados anteriores habían sucedido en su mayoría antes de esta fatal noticia, aún así afectaba más si cabe.

Debido a todo esto y sobre todo a la imagen de equipo que en diciembre aún parece que está en pretemporada porque sigue sin saber a qué juega y que encima parece que va a peor, el consejo de administración se vió obligado a destituir a Berizzo y buscar rápidamente sustituto para aprovechar el parón navideño para afrontar un nuevo proyecto y buscar así que el equipo vuelva a la senda correcta para alcanzar los objetivos. Así se pensó en Montella, que lleva tan sólo tres días en el cargo y que tiene la difícil tarea de en poco tiempo sacar lo mejor a una plantilla donde todos los jugadores están muy por debajo del nivel que pueden ofrecer. Destacar que para ello ya empiezan a sonar nombres para reforzar esta plantilla y que el primer refuerzo invernal ya ha llegado, se trata del lateral brasileño Arana que viene a disputarle el puesto a Escudero.

En champions la dinámica fue calcada a la de la liga, se consiguió pasar como segundo de grupo al menos en la última jornada, pero con una imagen pobrísima ante rivales muy inferiores y con un juego muy por debajo de lo esperado y de los resultados conseguidos. En febrero espera en octavos nada más y nada menos que todo un Manchester United.

Por último, en copa espera en la siguiente ronda el Cádiz, equipo en racha en la segunda división y que sin duda será un rival duro. Será esta la primera prueba de choque para los de Montella en el 2018, ya que el día 3 de Enero se jugará la ida de los octavos de final.

En resumen, un año este para olvidar con demasiados problemas, con demasiados cambios y donde así es imposible alcanzar una estabilidad necesaria para poder alcanzar unos objetivos ambiciosos. Veremos que nos depara este 2018, donde al menos este Sevilla  FC está vivo en todas las competiciones.

Por @juanmajurten

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies