Aubameyang corriendo y goleando en Inglaterra

0

El Arsenal FC decidió este mercado invernal un cambio de cromos en su delantera como método para reactivar una temporada que, una vez más, se aleja mucho de las pretensiones que los londinenses se plantean durante cada inicio de temporada. Ahora, ya en febrero, se sitúan fuera de los puestos de Champions League, a 26 puntos del líder de la Premier y con una dinámica de juego y resultados tan irregular como nos viene acostumbrados recientemente.

El movimiento, por otra parte, parece acertado. Pierre-Emerick Aubameyang llega en un punto de madurez muy interesante, probablemente en el pico más alto de su carrera a nivel de comprensión del juego y manteniendo todavía una potencia y velocidad para largas distancias que marca la diferencia. El extremo rapidísimo, vertical y simple del Saint-Etienne se ha ido transformando en el Signal-Iduna Park en un ariete con desmarques muy inteligentes, lectura para entenderse con el mediapunta y una definición de cara a portería de primer orden mundal (en esta temporada lleva 20 goles en 23 partidos con el Dortmund, lo que supone 0,87 goles por partido).

Presumiblemente llega al Emirates para ser titular. Su principal rival para el puesto será Alexandre Lacazette, que llegó desde el Lyon el verano pasado y que no ha cumplido las altas (quizá demasiado) expectativas que se tenían con él (lleva un ratio de 0,36 goles por partido). Auba lo mejora de manera directa tanto en efectividad de cara a gol como en el repertorio de desmarques y recursos técnicos que utiliza para hacer, a decir verdad, muchas más cosas que el francés, un delantero bastante más concreto y menos global que el gabonés.

El ex del Borussia, además, parece muy compatible con los que serán sus compañeros de ataque. Con el 3-4-2-1 que viene planteando Arsène Wenger como novedad esta temporada, el nuevo fichaje tendra como escoltas a Mesut Özil y Henrikh Mkhitaryan, dos mediapuntas diferentes y complementarios. Los movimientos de Aubameyang permitirán a Mesut ampliar su ángulo de maniobra y le dará la amplitud y el espacio en la frontal que tan bien explota el germano. Henrikh podrá beneficiarse del vaciado del punto de penalty que provocarán sus desmarques para llegar al gol. Una lástima que no coincida con Alexis Sánchez, el jugador que le ha dejado el puesto en el Emirates, y con quién también podría haber hecho buenas migas.

Auba tiene la oportunidad de dar el salto de nivel que estábamos esperando y que en Dortmund ya no podía dar. La Premier League parece el sitio ideal para desarrollarlo, en un contexto de transiciones y de espacios que el gabonés tiene que aprender rápidamente a explotar. El Arsenal sube el nivel de su ataque de forma automática y adquiere una herramienta de la que no disponía con Giroud y Lacazette: el contrataque. Pocos defensas de esa liga tienen herramientas como para frenar con garantías a un Pierre-Emerick lanzado en carrera tras un pase profundo de Özil.

Sígueme en Twitter @Andres_QBF

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies