Duelos de PlayOffs: Oklahoma City Thunder vs Utah Jazz

Los de Oklahoma parten con un ligero favoritismo, dada su ventaja de factor campo y los objetivos dispares de cada conjunto a principio de la temporada regular. Los Jazz llegan en el mejor momento de la temporada y con licencia para soñar

0

Apasionante eliminatoria la que se prevé entre dos equipos que, si bien planificaron sus temporadas de forma totalmente diferente y con unos propósitos casi antagónicos, se presentan ante esta primera ronda de PlayOff en una situación de lo más pareja, con ambos equipos con el mismo récord (48-34), dato sólo alterado por los enfrentamientos directos entre ellos, que es de 3-1 a favor de los Thunder.

Otro dato de casi idénticos números es el de la proporción de victorias-derrotas en casa o a domicilio. Mientras que los Thunder suman un 28-13 en el Chesapeake Arena por 21-20 lejos de él, los Jazz obtuvieron un 27-14 como locales por un igualmente 21-20 fuera.

Quizás el único dato que más difiera entre ambos sean los enfrentamientos ante conjuntos de la Conferencia Oeste, saliendo aquí los Jazz con un mejor récord (34-18), respecto a los de Oklahoma (28-24), aunque este dato resulta más trascendente con la vista puesta al reto de los Playoffs.

Oklahoma City Thunder

La temporada de los Thunder se ha presentado, ante todo, irregular. Tras la salida de Kevin Durant, Sam Presti se apresuró en buscar una solución que diera a los de Oklahoma un salto de calidad ante la falta del alero y, de paso, disminuir las exigencias de un Russell Westbrook que tuvo que multiplicarse la pasada temporada para llevar a su equipo al objetivo de la post-temporada. Las incorporaciones de Carmelo Anthony y de Paul George le dieron al equipo ese “algo” que le faltaba para luchar de nuevo y en condiciones por su primer anillo.

(vía nba.com/thunder)

Si bien es cierto que George se ha erigido como uno de los líderes del equipo, tanto ofensiva como defensivamente, Carmelo ha vivido una de sus peores temporadas desde que llegó a la NBA. La otra pieza del Big Three, Westbrook, ha vuelto a demostrar que es uno de esos jugadores especiales que salen cada mucho tiempo, y el otro día ante Memphis volvió a asegurarse otra temporada promediando un triple-doble (25,4+10,3+10,1). Sin duda algo histórico, pues se convierte en el primer jugador de la historia en conseguir esta marca más de dos años (en su caso, además seguidos).

Muchos son los enigmas que rodean a este equipo. El primero de ellos va a ser el rendimiento precisamente de estos tres jugadores. Si bien son tres de las grandes estrellas de la liga, lo cierto es que en conjunto no han terminado de demostrar algo especial. Que estén especialmente entonados va a ser una de las claves por las que los Thunder peleen, no sólo por pasar esta eliminatoria, sino para luchar por el anillo.

Otro nombre a tener en cuenta será el de Adams, quizás el jugador que menos flashes se lleve en comparación con su gran rendimiento. Sus duelos con Rudy Gobert seguro serán de lo más vistoso en estos encuentros. El quinto en cuestión, Robertson, quien estaba siendo mejor defensor del equipo, se lesionó gravemente durante la temporada. Habrá que ver de qué manera gente como Brewer o incluso Abrines, son capaces de sustituir a un jugador realmente importante para un equipo que ataca muy bien, pero que en defensa flojea más.

(vía nba.com/thunder)

Habrá que ver de igual manera que cara ponen los de Billy Donovan. Si bien es cierto que ha sido una campaña irregular para ellos, ha sido contra los equipos punteros de la liga contra los que mejor actitud han solventado sus partidos los de Oklahoma. Habrá que ver si esa competitividad se les contagia ante los de Utah.

Utah Jazz

La temporada de los Jazz es bien distinta a la de su rival. En verano perdieron a su estrella, Gordon Hayward, que puso rumbo a Boston para jugar en los Celtics. Tras una serie de operaciones consiguieron a Ricky Rubio, procedente de los Wolves, para tener un nuevo timonel. La renovación de Joe Ingles fue algo sorprendente por las cantidades que se manejaron, pero lo cierto es que es un jugador fundamental y muy del gusto de Quinn Snyder. Por último, para completar el equipo, fiaron su elección nº 13 del Draft a Donovan Mitchell. A priori un prometedor escolta que, sin embargo, no entraba ni mucho menos en las previsiones de ningún especialista para marcar demasiadas diferencias, al menos no en su primera temporada. No podían estar más equivocados.

(vía nba.com/jazz)

Poco a poco el conjunto de Salt Lake City comenzó a carburar de una manera que nadie hubiera supuesto. No fue demasiado prometedor el inicio, pero lo cierto es que desde que emergió el 2018, el equipo no ha cesado de crecer. En buena parte gracias a su coloso, a Rudy Gobert, posiblemente uno de los mejores defensores del año, si no el mejor. Su ausencia por lesión diezmó a los Jazz, pero desde que el pívot francés está sano, su rendimiento y el de sus compañeros no ha hecho más que subir. Ojo al duelo entre pívots con Adams, que promete ser movidito.

Evidentemente gran parte de las opciones pasan por hombres como Rubio, el propio Gobert o un sensacional Mitchell, que pese a que muy posiblemente se quede a las puertas del ROY en detrimento de Simmons, ha sido el novato que más puntos a anotado y el que mejor promedio ha conseguido (20.9 ppp). Esto es tan cierto como que los de Snyder no tienen a una gran estrella, que monopolice el juego del equipo. Es el propio equipo quien ejerce como tal. Sin grandes individualidades, como los Thunder, es el gran juego colectivo, uno de los mejores de toda la NBA, lo que verdaderamente importa en este equipo.

Tendremos que tener en cuenta dos factores importantes para comprobar realmente las posibilidades de los Jazz. La primera es la inexperiencia de los jugadores en este tipo de partidos. La plantilla, además de joven, no tiene los mimbres que si tiene, por ejemplo, Oklahoma en este tipo de encuentros. Gente como Rubio o Mitchell, evidentemente, jugarán por primera vez la post-temporada. Habrá que ver como gestionan esto los de Utah. Carroll, que llegó a mitad de temporada procedente de Cleveland, en el traspaso de Hood a los Cavaliers, puede ser muy importante en este aspecto.

(vía nba.com/jazz)

Otra cosa que hay que analizar es el actual momento del equipo. Los Jazz se han convertido desde enero hasta estas fechas en uno de los conjuntos más fiables de la competición. Con su entrenador recién nombrado técnico del mes, los Jazz llegan en el mejor momento de la temporada, algo que puede ser decisivo en una eliminatoria.

Pronóstico

Evidentemente los duelos de PlayOff son algo sumamente complicados de evaluar y de pronosticar. Más aún si nos encontramos dos equipos como estos, tan distintos pero tan iguales a la vez. Un conjunto, los Thunder, con nombres muy importantes y que basan su baloncesto principalmente a las individualidades de tres monstruos. Y por el otro lado los Jazz, que son la definición perfecta de equipo y de colectivo.

Desde mi punto de vista la serie se va a resolver en varios partidos, posiblemente llegando a disputarse 7. Lo cierto es que si alguna eliminatoria puede llegar a tal cantidad de partidos, es esta. Como me gustan las sorpresas y mojarme un poco en los pronósticos, veo a los Utah Jazz venciendo 4-3. El juego de los Thunder, demasiado a cara o cruz, creo puede ser algo realmente peligroso para una serie de estas características, aunque bien es cierto que si tienen su semana, pueden llegar a finiquitar la serie por la vía rápida.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies