GP de China: Subestimados

Red Bull dio cátedra de estrategia en China y se llevó la victoria con Ricciardo, en un día en el que Vettel y Hamilton no pudieron sonreír. Afortunadamente nada fue como se esperaba y aparecieron en escena un par de toros. Dos toros rojos subestimados que hicieron los deberes el día que era y se llevaron a casa el premio mayor: la victoria.

0

El fin de semana inició con Mercedes y Hamilton marcando el paso. Firmes, veloces y con un ritmo de carrera muy bueno. De hecho, con el ‘Party Mode’ disponible para la clasificación, era impensable que alguien pudiera hacer frente a las “Flechas de plata” el resto del Gran Premio.

Pero luego vino el sábado y todo se derrumbó. Ferrari encontró el ritmo en las difíciles condiciones del asfalto chino y terminó ejerciendo un dominio propio de los años de Michael Schumacher. Es más, tan buena fue la jornada sabatina para los del ‘Il Cavalino Rampante’, que lograron la Pole en Shanghai por primera vez desde el año 2004, y de paso cortaron una racha de seis (6) años al hilo viendo salir a un auto de Brackley desde la posición de privilegio. Así que, con los deberes hechos en la clasificación, todo apuntaba a que Sebastian Vettel tendría de cara su tercer triunfo al hilo.

Ricciardo vs. Bottas en el Gran Premio de China / Vía @f1

Pero no, no fue así. Afortunadamente nada fue como se esperaba y aparecieron en escena un par de toros. Dos toros rojos subestimados que hicieron los deberes el día que era y se llevaron a casa el premio mayor: la victoria.

Tras una salida en la que todos aun nos preguntamos qué quiso hacer Vettel con el bueno de Kimi, la carrera se hizo plana con Vettel liderando el tren que seguían Bottas, Verstappen, Raikkönen, Hamilton y Ricciardo.

El devenir de las paradas de pits trajo consigo las primeras emociones, porque Red Bull que tenía Ultra Blandos en pista, cambió a Medios primero que el resto, a lo que Mercedes reaccionó con la entrada de sus pilotos para cubrir un posible undercut, y ahí vino el golpe.

Gran Premio de China / Vía @f1

Ferrari reaccionó tarde. Muy tarde. El espectacular trabajo en boxes de Bottas, lo dejó delante y con margen. De modo que la Scuderia tuvo que usar un amargo Plan B: dejar a Raikkönen en pista y esperar.

Este panorama de carrera, comenzó una línea de subestimaciones que terminó en un cierre digno de una película.

Un toque entre los Toro Rosso, culpa de un Gasly desdibujado tras su éxito en Bahrein, trajo a pista un Safety Car. Red Bull llamó a sus pilotos y madrugó a sus rivales al montar blandos nuevos en sus autos. Dos cambios de ruedas en 10 segundos. Estrategia consumada.

Mercedes y Ferrari se centraron en sí mismos, en marcarse el uno al otro, subestimaron a Red Bull y ahí perdieron la carrera. Luego el ritmo de los austríacos era demoledor y las manos de Ricciardo dieron la primera de 2018 a los de Milton Keynes.

Red Bull en boxes durante Gran Premio de China / Vía @f1

De igual forma, los punteros subestimaron el rendimiento y duración de los neumáticos Pirelli. Indestructibles en Bahrein, pero con mucha degradación en el las vueltas finales de China. Bottas no pudo defender el primer lugar, Hamilton no pudo pelear y Vettel terminó arrastrándose tras un toque de Verstappen, que subestimó su propio auto. De nuevo la ansiedad le hizo perderse un mejor resultado al holandés.

A todo esto, el subestimado por Ferrari, Raikkönen, tenía la goma Media más fresca, tras la pésima estrategia que le hizo la Scuderia en carrera, y pudo ser quien se quedara con el tercer lugar del podio.

Vettel vs. Verstappen en el Gran Premio de China / Vía @f1

Subestimada ha sido la unidad de potencia Renault. Falta de potencia, fiabilidad y velocidad, metió en un circuito como China, de largar rectas, 5 de sus 6 autos en puntos. Es más, Red Bull, que hasta el nombre retiró de su auto por las molestias con el motorista francés, ha ganado sus últimas 5 carreras en trazados de largas rectas: Malasia 2016, Azerbaijan 2017, Malasia 2017, México 2017 y ahora China 2018.

La tercera fecha del mundial 2018 nos ha dejado con las revoluciones a tope y ya todos esperamos con ansias la carrera en Baku. Nacida con un paseo de Rosberg en 2016, pero movida, cambiante y sorprendente en 2017, donde precisamente el hombre shoey fue el último en celebrar.

_____

Síguenos en @Motor_G3 para más F1 y deporte motor.

Me puedes leer en @f1athome

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies