El Barça logra su 25º Liga y el Depor desciende a Segunda

El Barça conquista su 25º Liga tras vencer 2-4 ante el Deportivo y sella su octavo Doblete de la historia mientras que los gallegos consuman su descenso a 2º División a falta de tres partidos. El campeón azulgrana completa su camino hacia el titulo sin perder ni un solo partido y certifica su hegemonía en la competición doméstica con su séptima Liga en la última década

0
RC Deportivo 2 4 FC Barcelona

El Barça es el brillante campeón de la Liga Santander. Necesitaban un punto en Riazor para acreditar su trofeo pero ganó 2-4 ante un Depor que consuma su triste descenso de categoría. Sobre el césped se enfrentaban las dos caras de la moneda del fútbol: los azulgrana buscaban rubricar otra Liga, su séptima en diez años, y los coruñeses aferrarse a un milagro improbable para no caer matemáticamente. Al comienzo, los chicos de Seedorf hicieron el pasillo a los jugadores blaugranas por su reciente Copa del Rey. Al final, los visitantes saborearon el éxito una vez más y los locales se despidieron de su hinchada con las lágrimas de la mayor decepción.

El partido tuvo una figura indiscutible por encima del resto. El de siempre. Leo Messi. El argentino volvió a decidir en un choque trascendental con un hat-trick cuando los azulgrana -hoy de granate- peor estaban. El orgullo deportivista salió a relucir en la segunda parte cuando lo tenían todo perdido y nada por ganar. Antes, en los primeros 45 minutos, apenas molestaron a un Barça ordinario que dominó sin apretar demasiado. Con Messi paseando con la pelota y Coutinho manejando desde la izquierda, el conjunto culé se puso 0-2 con sendos goles del 14 y del 10. Pero la raza blanquiazul reencarnada en el alma de Lucas Pérez recortaría distancias antes del descanso. El equipo de Valverde, que no alineó de inicio a Iniesta, tenía el título en su mano a falta de tres cuartos de hora.

Sorprendentemente y de manera sospechosa, en la segunda parte se vio a un Barça desconectado que vagaba por el campo, como en los últimos tiempos se ha acostumbrado a mostrarse el cuadro barcelonista. La inactividad culé la aprovechó el Depor para enchufar a su afición y luchar por el partido. Tenían casi imposible la permanencia antes del partido pero Riazor se comportó como un estadio de primer nivel. Emre Çolak empujó un balón a la red en el minuto 64 que insufló cierta ilusión en la parroquia deportivista. Pero Messi quería ganar la Liga ya. El D10S del barcelonismo surgió de nuevo para salvar a sus compañeros con otros dos tantos cuando la derrota asomaba. El pitido final del árbitro sembró Riazor de sentimientos enfrentados. Los blaugranas celebraban con júbilo en un corro su 25º Liga mientras que los blanquiazules formaban en círculo destrozados y avergonzados por no dar la talla.

El Barça consigue esta Liga habiendo jugado 34 partidos en los que no ha sufrido ninguna derrota y, sumados a los siete últimos choques de la Liga pasada, establece el récord -todavía abierto- absoluto de encuentros consecutivos sin perder con 41. 41 duelos sin ceder un tropiezo, una brutalidad histórica solo al alcance del Barça de Ernesto Valverde. El conjunto azulgrana adornará sus vitrinas con su octavo doblete de Copa y Liga, el club español que más veces lo ha logrado a lo largo de la historia, tres más que el Athletic y el doble que el Real Madrid. El líder se ha consagrado campeón aventajando al Atlético en 11 puntos y sacándole al Madrid 15. Una proeza propia de un equipo de leyenda como este Barça. El Barça de Messi, de Iniesta, de Busquets, de Piqué, de Suárez, etc.

El Depor culmina una temporada aciaga donde no ha podido satisfacer a su afición salvo en contadas ocasiones. Un descenso de variadas causas y oscuras consecuencias, situación impropia para un equipo que hace menos de veinte años levantaba el trofeo y que en el último lustro transita entre la frontera de Primera y Segunda. Una entidad que por historia, afición y palmarés pertenece al aroma de oro que se respira en la categoría superior del fútbol español. La gente deportivista ha visto este año el récord de jornadas sin ganar, tres entrenadores diferentes, problemas económicos y deportivos resueltos con ceses de la directiva y el mal rendimiento de sus jugadores. Un ecosistema inestable que hace muy difícil volver a consolidar A Coruña como ciudad de primera. Pero volverán. Seguro. Se levantarán y retornarán más fuertes porque su escudo les obliga.

La otra estampa del partido la dejó Andrés Iniesta. El manchego, que entró en el campo en el 86′, suscitó por enésima vez el aplauso y el reconocimiento de una afición ejemplar que, a pesar de estar descendidos, actuó como su equipo merece. Iniesta se despide del club con su novena Liga y con su título número 32, los mismos que su cómplice futbolístico Leo Messi, concluyendo una carrera insuperable e incomparable. Pero la obra de Andrés trasciende de lo tangible y de las estadísticas, inalcanzables para la mayoría, ya que se va con el respeto y reconocimiento de todos los mortales sin excepción. Una persona modélica y ejemplar en su totalidad que nos ha provocado los momentos más orgásmicos de nuestro sentir futbolero. Como dijo Valverde, un “jugador irremplazable e insustituible” cuyo legado será eterno.

El club catalán tiene previsto hacer la típica rúa por las calles de Barcelona para exhibir los trofeos de Liga y Copa del Rey recién obtenidos. El desfile será mañana a partir de las 18:30 horas con inicio en el World Trade Center y final en la plaza Doctor Ignasi Barraquer. La fiesta no acabará en el Camp Nou a diferencia de otros años, quizá porque la pesadilla de Roma está aún presente en el sueño de los culés. Aún así, un partido lamentable como aquel no debe empañar una temporada histórica para el club. Doblete sin perder ni un partido en la mejor Liga del mundo estableciendo un récord que se antoja irrompible para muchos años es de gran mérito. Así lo reconocerá la historia del fútbol.

Ficha técnica
RC Deportivo: Rubén; Juanfran, Albentosa, Schär, Luisinho; Celso Borges, Guilherme (Muntari, min 82), Krohn-Dehli, Emre Çolak; Borja Valle (Fede Cartabia, min 86) y Lucas Pérez.
FC Barcelona: Ter Stegen; Semedo, Piqué, Umtiti, Jordi Alba; Rakitic (Andrés Iniesta, min 86), Busquets, Coutinho (Paulinho, min 75); Dembélé (Denis Suárez, min 69), Messi y Suárez.
Goles: 0-1 Coutinho (min 7), 0-2 Messi (min 37), 1-2 Lucas Pérez (min 40), 2-2 Emre Çolak (min 64), 2-3 Messi (min 81), 2-4 Messi (min 85)
Árbitro: De Burgos Bengoetxea del Comité vasco. Amonestó a Schär (min 20).
Incidencias: Partido correspondiente a la Jornada 35 de la Liga Santander disputado en el estadio de Riazor.

Sígueme en @JuandieM9

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies