Hagan juego señores: Hamilton gana en la ruleta de Bakú

Imprevisible, emocionante, encarnizada, desesperante, injusta con algunos... Así ha sido la vibrante carrera del GP de F1 de Azerbaijan disputada en Bakú. Cuando todos apostaban al cinco, impar y rojo, todo cambió y salió el 44, par y gris. Victoria inesperada de Hamilton en un fin de semana dominado por los Ferrari y en el que dos Safety Cars se encargaron de repartir y quitar fichas.

0

Bakú, la ciudad azerí bañada por el Mar Caspio, alberga otro año más el campeonato de F1. El circuito urbano diseñado por el omnipresente Hermann Tilke, es el segundo circuito mas rápido del calendario y a la vez contiene una de las zonas de curvas más lentas y estrechas: una mezcla entre Mónaco y Monza. Este año, el GP se celebra un mes antes de lo habitual. Las temperaturas de final de abril son más bajas que las de junio, lo que provocaba que durante todo el fin de semana, los equipos se viesen en dificultades para lograr hacer funcionar los neumáticos en la ventana de temperaturas correctas.

Trajes típicos azedíes. Vía f1.com

 

De nuevo Ferrari salía en la pole este año. Mercedes jugando a la defensiva y dejando claro que los italianos por fin se han puesto al nivel de los germanos en la era de los V6 híbridos.

Salida complicada en este estrecho trazado. Ocon cerraba a Kimi Raikkonen y recibía un fuerte impacto que le dejaba fuera de carrera. Stroll colisionaba con Pérez, aparentemente si consecuencias. Fernando Alonso llegaba a boxes con un doble pinchazo, tras colisionar con Sirotkin, que abandonó con la dirección rota, y con el coche completamente hundido del lado izquierdo, en una impactante imagen, lograba llevar el coche con sus mecánicos. Montaba el compuesto más duro para intentar acabar la carrera. Salía el primer Safety Car (coche de seguridad) de la carrera.

En la relanzada, Sainz y Verstappen lograban adelantar a Ricciardo y se enzarzaban en una bonita lucha por la cuarta plaza con varios adelantamientos del español, contestados al momento por el holandés. Mientras tanto, en la cabeza, Vettel comenzó a volar en Bakú, marcando vueltas rápidas y empezando a abrir hueco con Hamilton.

En la vuelta novena, gracias al DRS, Carlos Sainz logró deshacerse de un Verstappen con problemas para recargar su batería y empezó a abrir hueco desde la cuarta posición. Su compañero Hulkenberg logró a su vez superar a Ricciardo y un par de vueltas más tarde, superó a Verstappen y comenzó la persecución de su compañero de equipo, hasta que en la vuelta décimo primera, perdió el control del tren trasero en la curva cuatro y golpeó el muro, quedando fuera de carrera.

La pelea entre los dos Red Bull se prolongó más de media carrera, con toques incluidos, hasta que finalmente Ricciardo adelantó a su compañero en la vuelta treinta y cinco. Para entonces, las gomas derechas de Ricciardo y las izquierdas de Verstappen, habían perdido la marca de color debido al contacto entre ambos coches. La tragedia se estaba fraguando a fuego lento.

En la vuelta dieciséis, Sainz entra en boxes y sale detrás de los dos McLaren en la décimo sexta posición. En cabeza de carrera, Hamilton fue el primero en parar en la vuelta veintidos, saliendo tercero, detrás de su compañero de equipo. Unas vueltas después, Vettel entró en boxes, saliendo ocho segundos por delante del inglés y a doce segundos de Bottas que aún no había parado. Con una entrada en boxes obligatoria por reglamento, todo parecía controlado para el alemán.

En la vuelta treinta y ocho entró Ricciardo a cambiar ruedas, y su compañero, en la siguiente. La vuelta de salida fue mala para el australiano e increíblemente perdió la posición con su compañero. La dificultad para calentar las ruedas en este GP, le hizo perder el trabajo de 35 vueltas. Y esta vez no tuvo tanta paciencia. En una discutible maniobra de Verstappen, con dos cambios de trayectoria en la recta y un tercero en la frenada, Ricciardo chocó a 340 kmh contra la parte trasera del coche de su compañero, provocando una verdadera tragedia energética y dejando a los dos coches fuera de juego y forzando la salida del Safety Car. Afortunadamente ambos pilotos acabaron ilesos, ya que fueron a parar a la escapatoria de final de la curva cuatro.

Accidente de los Red Bull en Bakú. Vía f1.com

Ver vídeo del accidente en Youtube

 

Bottas aprovechó la situación, entró a cambiar ruedas y salió por delante de Vettel y Hamilton, que viendo la situación, entraron de nuevo a box para no caer ante rivales con neumáticos frescos. Vettel calentaba ruedas nervioso, viendo como se le escapaba una carrera que habían mantenido controlada desde el principio. Grosjean zigzagueando también, en un error de principiante, perdió el control del coche, estrellándolo contra el muro, lo que provocó que se prolongase más vueltas la presencia del coche de seguridad en pista.

Error de novato de Grossjean. Vía f1.com

 

Con sólo cuatro vueltas restantes, cuando se marchó el coche de seguridad, el relanzamiento de la carrera no defraudó. Hamilton intentó adelantar a Vettel y este, intentando atrasar la frenada para rebasar a Bottas, no pudo meter el coche en la curva, perdiendo su posición con Hamilton y Raikkonen. Con un tremendo plano en los neumáticos, las vibraciones le provocaron una gran pérdida de rendimiento y fue adelantado por Pérez. A dos vueltas del final, Bottas pinchó la rueda trasera derecha y quedó fuera de carrera. Sus comentarios por radio reflejaban la injusticia que le tenía reservada Bakú: después de una excelente carrera y con el oro al alcance de la mano, un pequeño trozo de carbono le arrancaba los laureles.

Vettel se pasa de frenada y acaba cuarto. Vía f1.com

 

Victoria inesperada de Hamilton, seguido por Raikkonen, un sólido Sergio Pérez que por segunda vez acaba tercero en este GP, un desesperado Vettel intentado salvar la mayor parte de puntos posibles, Sainz quinto, seguido de un sorprendente Leclerc que finalmente pudo con Alonso que acabó séptimo. Stroll, Vandoorne y Hartley cerraron los puestos con puntos.

Clasificación del GP de Azerbaijan 2018. Vía f1.com

 

Una emocionante carrera, imprevisible desde el principio hasta el final y que hace suyo aquel dicho español de “Hasta el rabo todo es toro”. Pese a las dificultades, Hamilton vuelve a Europa como líder, con los italianos muy motivados, con un campeonato de constructores y pilotos muy apretado, que refleja el empate técnico de las mecánicas en la pista. Alonso se perfila como el séptimo en el acumulado, primero de los mortales, a pesar de que el rendimiento de McLaren está siendo francamente malo, con despido de director técnico incluido.

Campeonato de pilotos. Vía f1.com
Campeonato de constructores. Vía f1.com

 

Sígueme en @jesusmedinamot1

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies