Oviedo -Lorca, el análisis

Victoria vital para los hombres de Juan Antonio Anquela que les permite seguir inmersos en la lucha por el playoff

0

El Real Oviedo regresó a la senda del triunfo en el momento y lugar exacto. Porque los futbolistas comandados por Juan Antonio Anquela fueron conscientes, desde el minuto cero, que había que ganar sí o sí. No existía otra posibilidad. Solo la de sumar un triunfo que le permitiese seguir enganchado a la zona noble de la tabla. Los tres puntos se quedaron en el Carlos Tartiere. Aspecto que acompañado al resto de resultados deja al Oviedo en una buena posición. Porque está a un partido, y algo más por el goal-average, de la cuarta plaza. Ahora, los azules ya piensan en su próximo compromiso, ante Osasuna, en Pamplona.

  • Primera final superada. La derrota en Los Pajaritos dejó un panorama muy negro dentro del Real Oviedo. Si los azules querían entrar en la zona noble de la tabla, debían superar cinco auténticas finales. Pero, siguiendo la tónica del partido a partido, la primera piedra en el camino era la del Lorca. Un encuentro complicado, donde la imagen debía cambiar y, sobre todo, los tres puntos tenían que quedarse en casa. Y así fue. Tirando de oficio, los asturianos cosecharon una nueva victoria y ya piensan en su segunda final. Esperan El Sadar y Osasuna.
  • Ahora es tiempo de sumar. Y nada más. Que nadie se pare a pensar si el equipo jugó hacia atrás o hacia delante. Si lo hizo al toque o de forma directa. En este momento de la temporada hay que mirar al marcador. Porque lo que realmente importan son los puntos. Al final de esta trepidante Liga 1|2|3, lo que digan los números mandará. Nadie se acordará si lo hiciste jugando bien o mal. Pues bien, ayer, en un partido no especialmente brillante, los puntos se quedaron en casa. Y eso es lo que realmente importa, que el triunfo fue para los asturianos. Una victoria que les permite seguir ahí, hasta el último minuto del último partido.
  • La banda izquierda, segundo acto. Y como la echaba de menos el equipo. Mossa y Berjón volvieron a encontrarse. Llevaron todo el peso del equipo en ataque. El valenciano mostró su mejor nivel. Llegó a línea de fondo, la puso, recortó, entró en el área… El Mossa que todo el mundo quiere ver. incluido Saúl, quien se entiende con el ‘valencianu roxu’ a la perfección. Y es que el partido del ‘21‘ volvió a ser de matrícula. Siempre pidiéndola, ofreciéndose, desequilibrando y haciendo jugar al equipo. Que la banda izquierda vuelva a este nivel es una de las mejores noticias para el final de temporada.
  • Vuelve el ‘Linarismo’. Se recuerda aquello de “nos cogiste en Astorga para llevarnos al Bernabéu“. Y es que Linares es de esos jugadores que enamoran por lo que hacen dentro del terreno de juego. Se deja el alma por cada balón, aprieta a los zagueros rivales desde el minuto 1 al 90 y, ayer, tuvo la fortuna de volver a mostrar lo que mejor sabe hacer, que es marcar goles. Su doblete hace soñar al Oviedo. Ya es el máximo goleador del equipo con ocho dianas, y todo el mundo espera que sus goles lleven a los asturianos a los puestos de playoff.

El Sadar puede tener la llave

  • Sin tiempo de celebración. Acabada la primera batalla toca pensar en la siguiente. El Sadar, Osasuna, rival directo. Te hace ponerte algo nervioso. Porque será un duelo de tú a tú, con dos equipos que buscan y luchan por el mismo objetivo. Los de Pamplona tienen 57 puntos, dos menos que el Oviedo. Están a tres del Cádiz, equipo que marca la zona de playoff. Vamos, un partidazo con mayúsculas. Y será aquí, ante los rojillos, donde el Oviedo se juega buena parte de sus opciones.

Imagen destacada: laliga.es

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies