Final de Conferencia Oeste: Houston Rockets-Golden State Warriors

Los Houston Rockets y los Golden State Warriors se disputan la final más apasionante de los últimos años.

0

La final de la Conferencia Oeste está servida. Houston Rockets y Golden State Warriors se disputarán la supremacía en el “Salvaje Oeste”. Los Warriors parten como favoritos pese a tener el factor cancha en contra. Pero es que son los actuales campeones. Y tienen a Curry, y tienen a Durant, y tienen a Thompson y tienen a Green. Y con estos jugadores, a no ser que no tengan su día, es muy difícil que un equipo les pueda derrotar.

imagen fuente nba.com

Pero los Warriors han cambiado. Steve Kerr ha dotado a su equipo de más intensidad defensiva. Jugadores como Kevin Durant han dado un paso más en esa faceta y eso se le ha notado en la cancha, donde muestra bastante más agresividad. Kerr, unas veces obligado y otras no, ha dosificado los minutos de sus hombres importantes. En algunos tramos de la temporada, el “big four” de los Warriors se quedaba sin alguna de sus piezas y el equipo lo notaba. Bien por lesión, bien por desanso los minutos de los hombres importantes se han visto reducidos. Lo más importante para el técnico de Arizona es que sus hombres lleguen frescos y sanos al momento clave de la temporada. Y ese momento es ahora. Lejos queda esa ambición de ganar y ganar partidos, como la histórica temporada del 73-9 en la que luego fueron derrotados en las finales frente a los Cavs.

imagen fuente nba.com

Los Warriors, tras conseguir una marca de 58-24 en “Regular Season” les tocó bailar con una de las más feas en primera ronda de PlayOffs, los San Antonio Spurs, los cuales sin Kawhi Leonard, no fueron un obstáculo para los californianos que se impusieron por 4-1 sin contar con Stephen Curry por lesión.

La siguiente eliminatoria les enfrentaba a los enrachados New Orleans Pelicans. Mismo resultado que la eliminatoria anterior, y con Curry disponible desde el segundo partido y, demostrando desde su entrada a la cancha, que está en forma para el asalto al título, consiguiendo su primer triple a los 11 segundos de pisar el parqué. Toda una declaración de intenciones de los de Oakland que demuestran llegar en muy buena forma a la final.

imagen fuente nba.com

Los Houston Rockets buscan su quinto título de la Conferencia Oeste para plantarse en la final y pelear por su tercer título. Y para ello se aferran a su pareja de estrellas, James Harden y Chris Paul. Y también a un elenco de jugadores de equipo, de esos que hacen las plantillas más fuertes y que diferencian a un buen equipo a un equipo con aspiraciones a todo. Este bando de jugadores está encabezado por un Clint Capela que, a sus 23 años, se ha consagrado esta temporada como uno de los pívots más dominantes de la NBA. Los P.J. Tucker, Trevor Ariza, Ryan Anderson o Eric Gordon dan ese plus extra a este equipo para cuando el talento de Harden o Paul no sea suficiente. Gerald Green, Joe Johnson o Nené Hilario ponen el oficio y la experiencia.

imagen fuente nba.com

Los Rockets han sido los mejores del curso en la NBA. Las 65 victorias y 17 derrotas que adornan su casillero particular así lo demuestran. El equipo de Mike D´Antoni no ha levantado nunca el pie del acelerador y se han mostrado intratables. Tuvieron alguna mala racha, como las 5 derrotas seguidas en el mes de diciembre, tras haber ganado 20 de los 21 anteriores partidos pero luego volvieron a enlazar con otra serie de 28 victorias en 29 partidos.

Curiosamente, en todas esas series de partidos ganados hubo un denominador común: jugaron juntos Paul, Harden y Capela. Esto dice mucho de cual es el patrón de juego de este equipo. D´Antoni confía en la madurez y calidad de Harden y en el manejo de juego del ya veterano pero novato en una final de PlayOffs Chris Paul. El suizo Capela, como decíamos antes, está dominando la pintura frente a los poderosos pívots de la liga y debe aportar solidez defensiva.

imagen fuente nba.com

El equipo texano se deshizo en primera ronda de los Minnessota Timberwolves por un claro 4-1, idéntico resultado al cosechado en segunda ronda frente a unos Utah Jazz lastrados sin Ricky Rubio. En el que a la postre fue el decisivo partido de la serie, Chris Paul se destapó con 41 puntos, en la que es su mejor marca en unas eliminatorias por el título, y demostró que los Rockets son mucho más que los puntos de un Harden que ha estado jugando toda el año a un nivel superlativo promediando casi 29 puntos y que, con el permiso de Lebron James, aspira al MVP de la temporada.

imagen fuente nba.com

El gran duelo está servido. La final esperada a principios de temporada tiene a sus protagonistas preparados. Kerr y D´Antoni jugarán sus bazas como mejor sepan o mejor puedan, dependiendo de las circunstancias. Kerr podría volver a sorprender en su juego con un “Small Ball”, entrando en el quinteto a un André Iguodala que se siente importante en las finales y que tan buen resultado está dando en este tipo de partidos a los de California. Los Rockets tratarán de despegarse de esa defensa pegajosa que impondrán los Warriors y explotar el tiro exterior, una de sus grandes bazas, como también lo es para los Warriors.

imagen fuente nba.com

El primer duelo, en el Toyota Center, será la noche del lunes, el segundo en el mismo escenario dos días después, antes de que la serie viaje al Oracle Arena, donde los Warriors tratarán de llegar con ventaja de campo en la serie.

Podéis seguirme en twitter en @midiego81. Toda la información y actualidad deportiva la encontraréis en @grada3com y en www.grada3.com

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies