Final de la Champions League: Olympique Lyonnais, el dueño de Europa

Dos equipazos se enfrentaron en Kiev. Ambos querían levantar la tan preciada copa de Campeones de Europa, pero sólo uno podía hacerlo. Por un lado teníamos al campeón de Alemania, Wolfsburg, comandado por Pernille Harder. Y por el otro teníamos al Olympique Lyonnais, ganador de cuanta copa disputa y plagado de estrellas. Fue la última final de Champions que jugó Camille Abily, ya convertida en legenda y mito francés. Al mismo tiempo, la talentosa juvenil Selma Bacha fue titular para el Lyon.

0

Dos equipazos se enfrentaron en Kiev. Ambos querían levantar la tan preciada copa de Campeones de Europa, pero sólo uno podía hacerlo. Por un lado teníamos al campeón de Alemania, Wolfsburg, comandado por Pernille Harder. Y por el otro teníamos al Olympique Lyonnais, ganador de cuanta copa disputa y plagado de estrellas.

Fue la última final de Champions que jugó Camille Abily, ya convertida en legenda y mito francés. Al mismo tiempo, la talentosa juvenil Selma Bacha fue titular para el Lyon.

Noventa minutos muy parejos

El primer tiempo vio a un Lyon tomando la posta en el ataque, como siempre, pero la defensa del Wolfsburg sabía a qué atenerse antes del partido. Con una goleadora como Ada Hegerberg, una incisiva Marozsan, una rápida Le Sommer que se cuela por todos lados, y los pases filtrados de Amandine Henry en el medio campo, el equipo alemán necesitaba una defensa puesta a punto para frenar esos ataques.

Y la defensa del Wolfsburg estuvo a la altura. Comandada por Nilla Fischer, la defensa alemana frenó los ataques de la delantera francesa. Reventaban pelotas, las tiraban lejos, cortaban contra ataques. Y cuando se filtraban los ataques, Almuth Schult se lució. La portera alemana de 27 años demostró porqué es la #1 de la selección alemana y del mejor equipo teutón.

También debe resaltarse el trabajo de Amandine Henry en el medio campo. La excelente mediocampista filtraba pelotas, recibía faltas, remataba desde media distancia. Comandó el medio campo tan bien que al Wolfsburg se le hizo difícil armar alguna jugada de ataque.

Dos jugadas polémicas pueden resaltarse del tiempo reglamentario. Por el lado del Wolfsburg sucedió recién comenzado el partido, a los 9′. Caroline Hansen disputó una pelota en el área y Saki Kumagai la desplazó de un empujón no visto por el árbitro, mientras que Sarah Bouhaddi salió a buscar esa pelota y le pegó en la cara. El colegiado bien pudo haber pitado penal.

Por otro lado, a los 69′ Lyon tuvo un córner. Le Sommer recibió esa pelota y cabeceó. Pero Henry, más cerca del arco, la desvió con la cabeza también. Noëlle Maritz, parada en la línea de gol sacó esa pelota mientras todas las jugadoras del Olympique Lyonnais protestaban que había sido gol.

 

Las lesiones en las finales nunca pasan de moda

Con respecto a lesiones, hubieron tres. La primera fue de Caroline Hansen. La jugadora fue reemplazada en el entre tiempo y volvió al banco ya sin el uniforme puesto. Más tarde (55′), mientras corría, Sara Björk Gunnarsdóttir se tiró al suelo evidentes muestras de dolor y se vio forzada a salir del campo antes de completada la hora de juego. Stephan Lerch, el DT, se vio entonces forzado a realizar el cambio y Joelle Wedemayer entró en su lugar.

Y por el lado del Lyon, ya en tiempo suplementario, Bouhaddi salió a despejar un balón producto de un córner pero colisionó con Lucy Bronze al mismo tiempo y ambas jugadoras terminaron en el suelo. Bronze se levantó minutos más tarde con un parche en el cuello pero desde ese momento en adelante, Bouhaddi quedó con un notable dolor en su mano izquierda.

 

Una expulsión y una súper sub

Si alguien se aburrió un poco en los noventa reglamentarios, ambos equipos nos recompensarían en el alargue. Y es que tuvimos unos diez minutos en los que pasó de todo.

Apenas tres minutos habían pasado desde que comenzó el primer tiempo del alargue, y Pernille hizo una jugada en soledad que terminó en gol. Harder tomó una pelota en medio campo y fue directo hacia el área. Intentó penetrar por la derecha pero no pudo, dio media vuelta y decidió rematar desde la izquierda del área. El disparo no llevaba mucha potencia, pero la pelota se desvió levemente en la pierna de Wendie Renard e hizo que Bouhaddi no pudiera llegar a atajarla. Todo el equipo estalló en alegría, pero esta no duraría mucho.

Dos minutos más tarde, Popp cometería una imprudencia. Teniendo ya una amarilla, fue a detener a Cascarino pero se llevó a la jugadora puesta y ni siquiera intentó tocar la pelota. Así la experimentada jugadora alemana recibió la segunda amarilla. De ahí en más, fue todo en caída libre para el Wolfsburg.

Le Sommer filtró una pelota por derecha. Amandine Henry la tomó en el área y no perdonó. Mandó un bombazo que se clavó en el techo del arco de Schult (98′).

 

Shanice Van De Sanden y El Mito Francés

Shanice Van De Sanden acababa de entrar para Lyon y en pocos minutos dio cátedra de los que significa ser volante por derecha. A toda velocidad tomó la pelota y mandó el centro para que Le Sommer pusiera en ventaja al Lyon (99′). En tan sólo dos minutos las francesas habían dado vuelta el resultado.

Pero el Olympique Lyonnais no se conformó. A los 103′ Ada Hegerberg se convertiría en la mayor goleadora en una sola temporada en la competición de Champions. Van De Sanden, otra vez, envió un centro por la derecha al área y allí estaba Hegerberg, de tan sólo 22 años, que marcó su gol, el tercero para el Lyon, y así hizo historia.

Pero faltaba algo. Toda la tribuna en el estadio y los que estaban viendo el partido en casa lo pedían. Todos esperaban ver a Camille Abily en cancha. Si bien no era su último partido (le queda disputar la última jornada por el campeonato local y la final de la Copa de Francia), sí era su último partido en Champions, en una final.

Y así fue. En el minuto 114, Camille entró por Eugénie Le Sommer y el estadio se puso de pie para reconocer su presencia en cancha. Dos minutos más tarde, Van De Sanden le hizo un gran pase hacia atrás dentro del área y Abily definió de forma exquisita. Esquinado, bien abajo. Inatajable. Si esto fuera un cuento, este hubiera sido uno de los finales perfectos para la carrera de Abily.

 

 

Haciendo números

Así el Olympique Lyonnais festejó y también sentó nuevos récords. Es el único equipo que ha ganado la competición tres veces seguidas, completando un total de cinco trofeos por Champions League. Además, como ya mencionamos, la noruega Ada Hegerberg ha sido la primera jugadora en marcar 15 goles en una sola temporada por la misma competición.

Veremos ahora qué sucede en la final de la Copa de Francia. Ya que si el Lyon le gana al PSG, completarán la triple corona (campeonas de la D1, de la Champions y de la Copa de Francia) por tercer año consecutivo.

Dicen que el fútbol siempre da revancha, lo cual fue cierto en este caso. Lyon y Wolfsburg ya habían enfrentado en una final de Champions en el 2013. Allí el resultado fue 1-0 para las teutonas, con gol de la retirada Martina Müller, de penal.

Pero ahora el Olympique Lyonnais se tomó revancha, ¡y vaya forma en que lo hizo!

Por último les dejo este lujito de Amel Majri, a la que no mencionamos pero que siempre está, mostrando la clase de jugadora que es.

Sigue toda la actualidad del fútbol femenino en @futfem_g3

@melinae07

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies