Los Warriors colocan un casi definitivo 3-0 en la serie

Los Golden State Warriors dieron un golpe casi mortal a la serie que les enfrenta a los Cleveland Cavaliers gracias a un soberbio partido de Kevin Durant

0
Cleveland Cavaliers 102 110 Golden State Warriors

Se trasladaba la serie a Ohio para que los dos equipos campeones de las Conferencias Este y Oeste siguieran dirimiendo la batalla por la supremacía de la NBA. Los Cavs, con un 2-0 en contra, y con la sensación de poder haber traído mejor renta de Oakland, trataban de reducir distancias en la serie.

Para ello se volvían a encomendar al de siempre, a Lebron James. La estrella de Akron consiguió un triple-doble de 33 puntos, 10 rebotes y 11 asistencias, aunque esta noche no fuera su mejor en el tiro, en parte, por la férrea defensa impusta por Steve Kerr sobre el alero, intensificada con la vuelta de Andre Iguodala.

Además, enfrente estuvo un espectacular Kevin Durant. El alero de los Warriors realizó una gran exhibición de juego anotando 43 puntos con 6 triples, 13 rebotes y 7 asistencias. Y un triplazo desde 9 metros al final del partido que dejaba el choque visto para sentencia.

imagen fuente nba.com

Los Cavaliers, arropados por su público, salieron muy enchufados y llegaron a disfrutar de una ventaja de 12 puntos en el inicio tras un parcial de 16-4. Las sensaciones eran buenas para los locales pese a verse una jugada que resume como está siendo el año de los de Cleveland. Lebron James, rodeado de defensores, se fabricó su propia canasta tras un dribiling y un autopase apoyándose en el tablero para coger el balón en el aire y machacar el aro. Un claro ejemplo de “yo me lo guiso y yo me lo como”.

El segundo cuarto siguió con la tónica de dominio local. Pese a la escasa ventaja de 1 punto tras los primeros 12 minutos, los Cavs volvieron a coger impulso y llegaron a tener un +13 tras una buena racha en ataque de Kevin Love. De ese 50-37 que reflejaba el marcador del Quicken Loans Arena se pasó, tras triple de Durant en el último segundo, a un 58-52 al descanso que resultaba muy inquietante para las aspiraciones locales. Sobre todo porque los Cavs estaban jugando un buen partido y porque en los Warriors no estaba apareciendo Stephen Curry. Además, el temido tercer cuarto de los Warriors estaba a la vuelta de los vestuarios.

imagen fuente nba.com

Y llegó. Los californianos se agarraron a sus minutos mágicos de cada partido y endosaron un parcial en estos 12 minutos que les puso en ventaja con un buen JaVale McGee.

Ya en el último cuarto, los Cavs no querían que los Warriors se fueran en el marcador. Rodney Hood sobresalió en estos 12 minutos, jugando en lugar de George Hill. Pero ni su brillantez ni la mala noche de Curry impidieron que los Warriors desplegaran su buen juego y se llevaran el partido, en parte, gracias a Durant, quien, a mediados del cuarto ya llegaba a los 40 puntos. Lebron conseguía en estos minutos completar su triple-doble y así iba transcurriendo el tiempo con alternativas para los dos equipos, hasta que los visitantes pusieron la directa. Curry anotó 5 puntos consecutivos, incluido el único triple que anotó y ponía a los suyos 4 arriba. LeBron anotaba un triple y volvía a ajustar el marcador. Iguodala respondía con un mate tras asistencia de Durant y después el triplazo de Kevin desde su casa para terminar de matar las esperanzas de los Cavs. El alero de Washington se postula como posible MVP de la final.

La victoria de los visitantes por 102-110 para poner ese rotundo 3-0 en las finales sirve para que quede todo visto para sentencia, ya que nadie ha remontado nunca un 3-0. De poco sirvió otro triple-doble de Lebron James, quien volvía a exprimirse en la pista disputando 47 minutos de juego.

El partido vivió una curiosa “mutación” entre los dos equipos. Los Warriors vivieron de la inspiración de un solo jugador, de Kevin Durant, con el resto de jugadores sin superar los 11 puntos. Destacable, en lo negativo, que Curry hizo 11 puntos, con un paupérrimo 3 de 16 en tiros de campo (1 de 10 en triples), después de haber metido 9 en el partido anterior. Los otros integrantes del “Big four” de los Warriors, Draymond Green y Klay Thompson, hicieron 10 puntos cada uno. También aportaron hombres como Iguodala con su fantástica defensa a Lebron, McGee, Jordan Bell o Shaun Livingston quien solamente ha fallado un tiro de campo en lo que va de serie

imagen fuente nba.com

Mientras tanto, por parte de los de Cleveland, buenos números de Kevin Love con 20 puntos y 13 rebotes gracias a una gran primera parte, además de los 15 puntos y 6 rebotes de Rodney Hood, pese a salir desde el banco de suplentes. Irregular, una vez más, el “señalado” J.R. Smith, pese a sus 13 puntos.

La serie está vista para sentencia. Queda por ver si será finiquitada en el siguiente partido o la resolverán los Warriors ante su público.

Ficha técnica
CLEVELAND CAVALIERS: Hill (5), Smith (13), James (33), Love (20), Thompson (8), Hood (15), Green (3), Nance Jr. (5), Korver
GOLDEN STATE WARRIORS: Curry (11), Thompson (10), Durant (43), Green (10), McGee (10), Iguodala (8), Livingston (8), Bell (10), West, Young, McCaw, Looney
Pista: Quicken Loans Arena
Espectadores: 20.562
Trío arbitral: Davis, Zarba, Goble

Podéis seguirme en twitter en @midiego81. Toda la información y actualidad deportiva la encontraréis en @grada3com y en www.grada3.com

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies