El fútbol es un lobo para el fútbol

Si los que han de velar por la salud del deporte y por su perdurabilidad solo buscan su propio beneficio, el futuro del fútbol está más que en entredicho

0

Si nadie lo remedia, si entre todos no le cambiamos el rumbo, el fútbol será el fiel reflejo de esta frase en poco tiempo.

Original de Plauto y readaptada por Hobbes 1800 años después, la frase original hablaba sobre el hombre y su capacidad para suponer un peligro para sus iguales, para sus congéneres, y para el resto de vida animal sobre nuestro planeta.

Un deporte mediático y cada vez menos deporte

Trasladado al mundo del fútbol, podría extrapolarse la misma situación ya que el fútbol está convirtiéndose en un peligro para sí mismo, un peligro para su propia supervivencia y para su mejora constante.

Su exagerada expectación mediática, su exacerbado seguimiento hasta el más mínimo detalle, su elevada exposición a la crítica y a la alabanza ha generado tantos rechazos como adhesiones pero con un problema añadido, las posturas se defienden cada día desde extremos más alejados.

Del fútbol se conoce todo, se sabe todo, se ve todo, se oye todo y el espacio dedicado a los demás deportes es cada vez más reducido, aún con logros, metas o resultados mucho más importantes o definitivos.

Los llamados mass media dicen tener un espacio para los deportes en sus informativos pero ese nombre suele ser una ilusión más que una realidad ya que la presencia abusiva del balompié relega a todo lo demás al relleno y en muchos casos ni eso.

Peligra el fútbol infantil

Los niños abandonan cada día con mayor prontitud su práctica por la desmesurada presión a la que se ven sometidos desde edades cada vez más tempranas. Tan conocidos como abundantes son los casos en los que aquellos que deberíamos velar por un fútbol cada vez más limpio y lleno de valores, somos los que lo transformamos en un vertedero de frustraciones personales, en una pila de desahogos y en un cúmulo de insultos y menosprecios personales hacia cualquiera que no sea nuestra futura estrella, llámese compañero, rival, árbitro o entrenador.

Entre todos la mataron y ella sola se murió. Podríamos aplicar este popular enunciado del refranero español a la situación que se vive tanto en los grandes estadios como en los campos del fútbol base y fútbol regional, si bien el fútbol profesional se rige por otros criterios y deberíamos preservar a los otros dos de la invasión sufrida por parte del todo vale por ganar, por ser mejor, por destacar por encima de los demás.

Si queremos, si queréis, si quieren ustedes al fútbol, intentemos alejarlo del camino que está tomando. Se lo pedimos por favor.

Firmado: Los futboleros

@VicentSarrion

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies