A falta de juego: Quintero, James y Cuadrado

Colombia triunfo por 3 a 0 en la segunda fecha del grupo H del mundial de Rusia 2018. Los goles fueron anotados por Mina, Falcao y Cuadrado

1
Polonia 0 3 Colombia

El seleccionado colombiano sabía que no podía fallar. Las cuentas estaban claras. Debía ganar para poder seguir en el mundial. Pero, su presentación en la fecha pasada contra Japón había dejado más dudas que certezas. El rival a vencer era Polonia que también necesitaba el triunfo sino quería irse temprano de Rusia 2018.

Los detalles fueron claves para enfrentar al equipo de Adam Nawalka. José Pekerman tenía que reacomodar algunas piezas en el mediocampo y en la saga defensiva. El juego en la primaera jornada quedó en falta y con claras evidencias de que se necesitaba proponer a través de la disposición del balón. Por esta razón, el técnico colombiano tomó la mejor decisión que fue alinear a dos jugadores talentosos, creativos, con zurdas prodigiosas y con una inteligencia superlativa: James y Quintero.

Además, los acompañaron en la zona de volantes Cuadrado, Barrios y Aguilar. La característica de estos jugadores era más de corte ofensivo. Todos juntos era sinónimo de buen juego. Wilmar Barrios fue el único jugador destinado a recuperar, pero también fue el encargado de salir limpio y claro desde atrás. Fue la unión entre los defensas y los atacantes, fue el acompañante y socio de todos.

Polonia fue tímido, tibio y sin ideas ante la propuesta de su rival. Fue impreciso en varios tramos del partido y tuvo pocas oportunidades de desequilibrar a Ospina -que respondió cuando se le exigió-. La estrategia de los polacos fue el juego en largo para aprovechar la altura de sus atacantes –Lewandowski– y así evitar la gestación. La pelota paso pocas veces por la mitad de la cancha para el equipo que dirige Adam Nawalka.

El encuentro iba al ritmo que quería y requería Colombia. La empatía futbolística entre Cuadrado, James y Quintero se demoro, pero llegó. El volante de River Plate creció con el paso de los minutos. Pedía el balón, se asociaba con Barrios y Aguilar y el juego interno que tanto falto contra los nipones, este domingo brilló y fue supremamente superior a lo que se esperaba. Cuadrado por el costado derecho no lograba ser contundente con sus regates; Arias en varias ocasiones no fue su socio; y Aguilar se fue lesionado en el minuto 30.

Los dirigidos por Jose Pekerman inquietaban, pero les faltaba profundidad, pases entre líneas y sorpresas en el ataque. El costado izquierdo tuvo falencias: Mojica no encontró un socio que le desbordará, que le pasará por la espalda. Por ende, sus proyecciones fueron mínimas.

Las variantes en ataque escaseaban. Los minutos corrían y la anotación no aparecía. Sin embargo, se sentía cerca por el buen manejo del balón de los colombianos. Los 11 del equipo rival estaban en su propio campo: replegados, sobre pasados y a la espera de una oportunidad para salir en contraataque.

Juan F. Quintero es el dueño del engaño, Su mente va más rápido que la de los demás. Su posición corporal indica que el pase va ir dirigido a un sector y termina en otro. De esta manera, llegó la primera anotación, su mirada y su cuerpo mintieron; hizo tan bien ese pase entre líneas que dejó a James con tiempo y espacio para decidir, para tener un segundo más sobre los polacos y así poder lanzar ese centro pinchado que Yerry Mina le anticipo a Szczesny a los 40 minutos.

El gran desarrollo de la primera parte le la daba la razón a Pekerman. Había acertado en todo -o en casi todo- incluir a Mina para acompañar a Sánchez, entrar a Uribe tras la lesión de Aguilar y darle la posibilidad a James, Quintero y Cuadrado de disponer de la pelota. De ser socios, de ser protagonistas para ser superiores.

El contexto durante los 90 minutos estuvo a favor de Colombia. Con el primer gol tuvo confianza, deshinibición y atrevimiento para producir más y mejores cosas. Las individualidades fueron en aumento, Guillermo Cuadrado gambeteo y desequilibro a su antojo en la parte complementaria. Quintero habilito a Falcao con un pase entre líneas, al pie y con ventaja para que él definiera con comodidad, con clase y con el borde externo. A los 70 minutos el triunfo se lo llevaba Colombia.

Polonia fue un rival que concedió ventajas que fueron bien utilizados por el seleccionado de Pekerman. Fue permisivo para que los jugadores habilidosos que tenía su rival se ubicarán mejor en los espacios para triangular, que fueran superiores en cada lugar de la cancha. Dejaron el contexto propicio para que Colombia tuviera el funcionamiento esperado.

El buen desempeño de Cuadrado le dio resultado a los 75 y cerró la goleada de la selección cafetera frente a un conjunto pálido y con graves deficiencias en la propuesta de juego. Cuando se tiene la disposición del balón hay más oportunidades para triunfar. En definitiva, se es protagonista. Quintero lidero y organizo los ataques del combinado “Tricolor”. Encajo perfecto en la dupla de James y Cuadrado y demostró que él es el rey del engaño.

@lauraviafara

Ficha técnica
Polonia: Szczesny; Piszczek, Bednarek, Pazdan (Glik min 80); Bereszynski (Teodorczyk min 72), Krychowiak, Góralski, Rybus; Zielinski, Lewandowski, Kownacki (Grosicki min 57).
Colombia: Ospina, Arias,Mina, Sánchez, Mojica; Aguilar (Uribe min 32), Barrios; Cuadrado, Quintero (Lerma min 73), Rodríguez; Falcao (Bacca min 78).
Goles: Mina 40 minutos, Falcao 70 minutos y Cuadrado a los 70
Incidencias: Partido correspondiente a la segunda jornada del grupo H del Rusia 2018

1 comentario
  1. NUBIA dice

    que buen analisis felicitaciones

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies