Hamilton remonta en Hockenheim y supera a Vettel en el Mundial

El GP de Alemania deja la remontada y victoria de Hamilton y el dramático abandono de Vettel. Un gran premio acompañado por la confusión generada por la lluvia y el baile de puestos en los Mundiales tanto de pilotos como de constructores.

0

Lewis Hamilton se hizo con la victoria en el GP de Alemania después de una increíble remontada. A pesar de su abandono en las clasificaciones del sábado, consiguió recuperar las posiciones hasta colocarse quinto. Fue entonces cuando la meteorología empezó a jugar a su favor. Se colocó detrás de Sebastian Vettel cuando, de repente, el alemán se fue de frente contra el muro. Esto recoloca a Hamilton al frente del mundial, a 17 puntos del de Ferrari. Esta escudería también baja una posición, cediéndole la primera plaza a Mercedes.

En el ecuador de la temporada, el mundial de pilotos se encuentra muy igualado entre Hamilton y Vettel. Los dos candidatos al mundial se turnan el liderato semanalmente debido a la cercanía, aunque ninguno a propósito. El alemán empezó el gran premio con la firme intención de aumentar la distancia respecto a su rival. Por ello, hizo lo posible por conseguir el mejor tiempo en las clasificaciones. Además, gracias al abandono de Hamilton, si objetivo estaba mucho más cerca. Finalmente consiguió la pole, aunque seguramente no se esperaba lo que le iba a pasar el día siguiente.

Un inicio tranquilo

La carrera empezó sin complicaciones para Vettel al mantener el primer puesto. Por detrás no hubo accidentes, pero no había la misma calma. Una tormenta llamada Hamilton empezó a remontar lo máximo posible para minimizar daños. En apenas quince vueltas, ya se colocó quinto por detrás de Max Verstappen. En ese momento, todo estaba en manos de la estrategia que desde el muro le dictaran. Pero, ¿cómo una remontada tan rápida? ¿No había coches de por medio?

La alfombra plateada

Realmente, es como si la respuesta fuese que no. Los pilotos de atrás dejaron pasar a Hamilton uno a uno sin ningún tipo de problema. Incluso a veces en zonas que les perjudicaban, apartándose de la trazada ideal, para que el Mercedes pudiera pasar lo antes posible y así aprovecharse de su rebufo. Para alcanzar a los cuatro primeros, el británico no tuvo ningún tipo de problema. “No es la lucha de los de atrás”, dicen algunos. Bueno, bien, pero están matando a la Fórmula 1. Cuando un piloto avanza hasta nueve posiciones sin tener que ingeniárselas es que algo falla. A lo mejor es un pensamiento poco práctico para las escuderías, ya que es perder tiempo con un piloto con un monoplaza superior. Pero no deja de ser un rival, uno al que le has facilitado la carrera.

Hamilton adelanta a Hulkenberg en su remontada / Formula1.com

Ferrari y sus órdenes de equipo

El muro del cavallino rampante volvió a hacer acto de presencia entre los dos pilotos de rojo. Kimi Räikkönen, que se encontraba primero, recibió una explicación muy detallada de por qué tenía que dejar pasar a Vettel. Este había protestado anteriormente que sus neumáticos se estaban calentando demasiado por ir detrás del finlandés. Por lo tanto, la scuderia intervino finalmente con una excesivamente elaborada petición:

Eres consciente (Kimi) de que necesitamos cuidar los neumáticos. Los dos coches tenéis que cuidarlos y estáis con estrategias diferentes. Vuestras estrategias son ligeramente diferentes y nos gustaría que no retuvieras a Seb. Gracias.

Ante este mensaje, Kimi se mostró dubitativo:

No estoy seguro de qué quieres decir. ¿Qué quieres que haga?

Jock Clear, que no quería ser tan directo con la orden de equipo, volvió a no ser claro con su mensaje:

Perdiendo el menor tiempo posible, obviamente, pero cuando puedas Seb es capaz de ir más rápido, está dañando sus neumáticos al igual que tú, tenemos que cuidarlos.

Kimi, que ya entendía lo que ocurría, fue tajante con su respuesta:

¿Así que quieres que lo deje pasar? Pues dímelo.

Una conversación que, conociendo el historial de Räikkönen con las radios, no le debió gustar mucho. Aunque claro, también hay que entender a Jock Clear; no es de gusto decirle a un piloto que va primero que se deje adelantar.

Räikkönen (delante) momentos antes de dejarse adelantar por Vettel (detrás) / Formula1.com

Y la lluvia llegó

A pesar de que se esperaban precipitaciones, no fue hasta la última parte de la carrera cuando cayeron las primeras gotas, aunque de forma totalmente irregular. Tanto fue así que la confusión reinó en las escuderías sin saber muy bien qué hacer ya que en algunas partes del circuito llovía y en otras no. Fue curioso ver cómo algunos pilotos, entre ellos Fernando Alonso, pusieron neumáticos intermedios al poco tiempo de reportarse las primeras gotas. Lógicamente, estos pilotos tuvieron que volver a entrar debido a que no había tanta cantidad de agua como para que estas gomas no se destrozaran. Pero si alguien se llevó el premio a la exageración, ese fue Pierre Gasly. El piloto francés salió de boxes con neumáticos de lluvia extrema cuando solo llovía en una curva del circuito y poco.

Todos estos experimentos no dieron resultado. Mientras tanto, Hamilton con ultrablandos fue recortando distancia con la cabeza de carrera. Finalmente, la situación le pasó factura a Vettel, que terminó contra el muro después de que el coche se fuera de frente en una curva. Entre la rabia y el llanto, el piloto alemán tuvo que despedirse no solo de la victoria en casa, sino de unos 25 puntos que son oro. Una situación dramática después del perfecto fin de semana que estaba teniendo.

Vettel tras chocar contra el muro / Formula1.com

A McLaren le vuelven los malos recuerdos

Fin de semana para olvidar del equipo de Woking. Stoffel Vandoorne tuvo una nefasta ronda clasificatoria quedando último. Alonso sí estuvo en la puerta para entrar a la Q3, aunque finalmente quedó undécimo. Lo peor llegó en la carrera. Vandoorne no consiguió levantar cabeza, además de que en un momento parecía que iba a abandonar por problemas en su coche. En cuanto al español, si estaba teniendo una mala carrera la empeoró con una pésima estrategia con los neumáticos. A falta de unas vueltas para que, según las predicciones, empezara a llover, le colocaron neumáticos medios.

El problema no quedó con la pérdida de tiempo que tuvo con estas gomas, sino que pocas vueltas después volvió a entrar para poner intermedios para la lluvia. Si bien es cierto que tenía que arriesgarse para intentar conseguir algo, a simple vista la alternativa a los medios parecía una mejor opción: ultrablandos. Si los tenía que cambiar a las pocas vueltas como hizo, mejor ganar tiempo con ellos que no perderlo.

Dos Mundiales, dos pilotos, dos escuderías

Esta temporada está resultando ser una de las más igualadas de los últimos años. Tanto el Mundial de pilotos como el de escuderías están con márgenes de puntos mínimos. El primero lo lidera, gracias al GP de Alemania, Hamilton con 188 puntos. Le siguen los dos Ferrari, Vettel con 171 y Räikkönen con 131. En cuanto al de escuderías, También ha pasado a liderarlo Mercedes con 310 puntos, a la que le siguen Ferrari con 302 y Red Bull con 211.

La carrera en el circuito de Hockenheim, que está justo en la mitad del calendario, ha vuelto a hacer que los puestos se turnen, dejando unos mundiales más interesantes. Queda esperar a ver si en el GP de Hungría, que viene este fin de semana y repetirá horarios, Vettel vuelve a dar un golpe en la mesa o si Hamilton va crecido tras la remontada y victoria que ha dejado en la casa del alemán.

 

Puedes seguirme en @MoralesVJorge  y en nuestra cuenta especializada en Motor @Motor_G3

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies