Las llantas del 2021, cambian mucho más de cinco pulgadas

El aumento de las llantas va más allá de lo meramente estético. Tendrá importantes repercusiones en la aerodinámica y mecánica del monoplaza. Junto a este cambio también llega la desaparición de las mantas térmicas.

0

Estamos viviendo una de las mejores temporadas de los últimos años pero la Formula 1 no deja de mirar al futuro, concretamente al 2021 cuando cambiaran las normas afectando tanto a motores como a chasis. Por ello, la primera reforma que afectará a este nuevo reglamento técnico se anunció durante el pasado Gran Premio de Alemania este mismo año. Así, se confirmó que los Formula 1 del futuro lucirán llantas de 18 pulgadas, tras más de 40 años usando las de 13. A su vez, se eliminarán las mantas térmicas usadas para calentar los neumáticos.

Estos cambios tienen una razón de ser más allá de la de ‘tocar las narices a los ingenieros’. La Formula 1 continúa con su política de ahorro de gastos y por ello se cargará las mantas térmicas y los elevados costes que conllevan. En cuanto a las llantas, da la sensación de que la categoría se quiere adaptar al mercado. Cada vez se llevan más entre los coches de calle los neumáticos grandes de perfil bajo. Por lo tanto, esta medida podría atraer a nuevos fabricantes de cara a suministrar los neumáticos entre 2020 y 2021.

Vía atraccion360.vom

Estas modificaciones supondrán cambiar todas las suspensiones y frenos, así como su refrigeración. Además, el suministrador tendrá que desarrollar unas gomas capaces de calentarse sin necesidad de las mencionadas mantas.

Con la incógnita aún de qué se permitirá o no con la nueva normativa, lo que es seguro es que las suspensiones se tendrán que volver a hacer desde cero. Y es que la suspensión es el elemento de unión entre ruedas, única parte en contacto con el suelo, y la parte flotante por lo que cualquier cambio, por mínimo que parezca, tiene una gran importancia en el rendimiento del coche.

En este caso, el aumento de la llanta permitirá unos frenos de mayor diámetro y con mejor refrigeración y una estructura más simplificada. En la actualidad, los frenos acumulan una enorme cantidad de energía lo que genera un calor que puede llegar a comprometer el funcionamiento de los propios frenos. Con las llantas de 18 pulgadas, no se acumulará tanto calor y se pondrán aumentar las tomas y salidas de aire del propio freno. Además, los discos de mayor diámetro aumentarán el par y con ello la potencia de frenado.

Por otro lado, las fijaciones de la suspensión en la rueda no necesitarán de estructuras tan complejas para obtener el mismo resultado. Los monoplazas de los últimos años van incorporando pivotes, salientes y originales formas en los trapecios de la suspensión bien con fines mecánicos o aerodinámicos. Con mayor espacio de llanta, no deberían existir estos problemas para comprimir todas estas fijaciones. Además, los aerodinamistas, que no dejan pasar una, tendrán mayor libertad para obtener ganancias de esta parte del monoplaza.

Vía soymotor.com

Pero no todo iban a ser beneficios. En los monoplazas actuales el neumático hace una gran labor de amortiguación absorbiendo buena parte de los impactos e irregularidades de la pista. Con llantas de 18 pulgadas se reduce el grosor de la cámara de aire y por tanto esta capacidad de amortiguación. Esto tendrá como consecuencia el tener que aumentar notablemente el recorrido de las suspensiones.

Otro problema, probablemente de mayor calibre que el anterior, será el calentamiento de los neumáticos. Con las mantas térmicas, las ruedas ya están prácticamente a la temperatura de funcionamiento cuando son montadas. Sin ellas, el para entonces suministrador tendrá la difícil tarea de hacer unas gomas capaces de funcionar a bajas temperaturas. Por otro lado, la diferencia entre la energía que pone cada monoplaza en los neumáticos se notará más que nunca con ruedas tan frías de salida. Pero esto de competir sin mantas ninguna no es ninguna quimera, de hecho son varias las categorías (Fórmula E o DTM entre otras) que no usan estas mantas. Lo que es seguro, es que tendremos unas salidas y unas vueltas después de los pit stop impresionantes.

Por último, y dejando a un lado el apartado más técnico, cabe mencionar la influencia que estos cambios pueden tener en la elección del nuevo suministrador de neumáticos. El contrato actual de Pirelli termina en 2020, será entonces cuando saldrá a concurso el abastecimiento de las ruedas. Obviamente, existe la posibilidad de que Pirelli renueve pero las gomas de perfil bajo, adaptándose a lo que demanda el mercado como decíamos antes, seguro que atrae a nuevas marcas. Sin ir más lejos, Michelin ya mostró interés hace años por la Formula 1 si se pasaba a las 18 pulgadas. Aunque, sea quien sea el suministrador, cuesta creer que vaya a ser más de uno. Con el importante reto que tendrán de hacer neumáticos que funcionen sin las mantas térmicas nadie querrá además tener un rival por ahí.

Esto es solo el comienzo, un aperitivo para lo que se nos viene encima en 2021, cuando la categoría sufra una auténtica revolución. Pero como ven, por pequeño que pueda parecer este cambio en una Formula 1 cada vez más compleja todo lleva un enorme trabajo detrás.

Imagen principal vía motorsport.com.

Si te he gustado no dudes en dejar un comentario y seguirnos en Twitter (@hugoRP9 y @Motor_G3).

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies