¡Boca está en semifinales!

Logró eliminar a Cruzeiro con global de 3-1

0

Boca empató de manera sufrida 1-1 en su visita a Brasil y logró amarrar su boleto a las semifinales de la Copa Libertadores gracias a su victoria en el partido de ida 2-0.

El ambiente en el Mineirão era efervescente. La afición estaba jugando su propio partido antes de que sonara el pitazo inicial. Desde temprano, la afición local empezó a llegar al estadio y entre cánticos, juegos de luces y una gran pancarta con la leyenda “La Bestia” (seudónimo con el cual se conoce al Cruzeiro), le dieron la bienvenida al terreno de juego a ambos equipos.

Una vez que inició el partido, la dinámica del juego quedó bastante clara. Cruzeiro se lanzó contra Boca, con más orgullo y coraje que con fútbol. Por su parte, el conjunto de Guillermo Schelotto se supo plantar fuerte atrás. La tradicional línea de 4 que maneja Guillermo, fue bien acompañada por una línea de tres volantes de gran sacrificio en marca, como lo son Pablo Pérez (capitán), Naithán Nández y Wilmer Barrios, su gran bastión defensivo. Dicha línea contó con la constante asistencia de Pavón y Villa por los costados, bloqueando cualquier intento de subida por las laterales de Edilson y Egidio.

Por su parte, la gran novedad en Cruzeiro fue el regreso de su figura creativa, Thiago Neves, aunque el volante no logró pesar en el partido. Una gran parte de la afición y medios brasileños ha criticado el planteamiento de Mano Menezes, ya que se vio a un Cruzeiro sin idea de juego. Trasladaba la pelota de lado a lado sin lograr penetrar la defensiva de Boca con otra acción que no fuera un centro al área, la mayoría de ellos, llegando de jugada parada.

La primera parte transcurría con abrumante dominio del balón por parte de Cruzeiro, pero sin llevar más peligro al marco de Boca que el provocado únicamente por un remate de larga de distancia por parte del jugador Lucas Silva a los 40 minutos de acción, que fue bien desviado en el ángulo por parte del arquero Rossi, quien desvió el disparo a tiro de esquina.

Antes del descanso, vendría la mayor polémica del encuentro. Tras un centro ejecutado de un tiro libre en el costado derecho, Rossi salió afuera del área chica y dejó un rechazo corto que Hernán Bustos mandó al fondo de las redes, pero que fue anulado tras considerar el árbitro que hubo jugada peligrosa previa por parte de Dedé, quien fue a buscar la pelota con la pierna en alto, a la altura de la cabeza de Rossi. Pitazo final y al descanso 0-0 y con los ánimos alterados por parte de los jugadores de Cruzeiro que se iban al vestuario entre reclamos al árbitro.

Al inicio de la segunda parte, las cosas no cambiarían. Boca seguiría bien plantado atrás mientras Cruzeiro seguía empujando sin claridad. La dinámica del encuentro cambió en el momento que Menezes realizó una corrección también muy criticada por la fanaticada local. Dejó en banca a su máximo goleador en la competencia, Sassá, quien ingresó de cambio al minuto 57 en lugar de Lucas Silva, y en la primera pelota que tocó, al minuto 58 tras un rechazo en un tiro de esquina, logró disparar potente a quemarropa ante Rossi, logró anotar su quinta anotación en la presente edición de la Libertadores y meter a Cruzeiro de lleno en la eliminatoria.

Desde ese momento el estadio explotó, la afición hizo sentir la cancha como una olla de presión y los peores momentos de Boca sobre la cancha comenzaron. Cruzeiro estaba hostigando el marco rival y encontró en Rossi un gran aliado para generar peligro en Boca, ya que en la gran mayoría de centros al área el guardameta visitante salió de manera errónea, creando segundas jugadas que el cuadro local no pudo concretar, siendo la ocasión desperdiciada por Raniel, a solo 5 minutos del final, la que más acabaría lamentando el cuadro local.

Se jugaba el minuto 85 cuando Rafinha metió un centro desde el costado derecho el cual Rossi no supo como atacar y entre su duda si salir o no a blocar la pelota, Thiago Neves le ganó la carrera y desvió el balón para que Raniel recibiera completamente solo frente al marco rival pero cuando intentó empujar el balón hacia el fondo del marco que se encontraba vacío, una barrida providencial del propio Rossi, autor del error en primer lugar, logró ahogar el grito de gol en la garganta de los casi 55.000 aficionados brasileños que llegaron a apoyar a su equipo.

Cruzeiro estaba jugando con un hombre menos tras la expulsión, nuevamente, de Dedé al minuto 81 tras una recibir su segunda amarilla del encuentro a causa de una fuerte entrada contra Pavón en media cancha. Cabe recordar que Dedé fue expulsado hace 15 días en el juego de ida tras quebrar la mandíbula de Andrada de manera accidental a causa de un cabezazo en el rostro del arquero de Boca tras la disputa de un balón dividido. Pero su sanción fue retirada en la mesa tras el reclamo formal realizado por parte del Cruzeiro al alegar que la acción no era meritoria de sanción tras haber sido accidental. Curiosamente, la primera amarilla que recibió Dedé en el partido de vuelta, fue mostrada tan solo 30 minutos antes tras haber chocado nuevamente muy fuerte ante el arquero de Boca, en esta ocasión Rossi, tras disputar ambos un balón en el aire.

Gracias a esto, y a la entrada de Wanchope Ábila, quien brindó una torre de esperanza al ataque de Boca para sostener el balón en mediocampo rival, el Xeneize pudo empezar a inquietar la parte baja del Cruzeiro a base de contra ataques. Fue así como al minuto 94, tras un pelotazo de Magallán, Ábila bajó, de espaldas al arco, el balón con el hombro y logró asistir de manera espectacular a un Pavón que le ganó la carrera Léo y definió con un derechazo potente para vencer al guardameta Fábio y colocar el 1-1 definitivo en el partido, 3-1 en el global.

Los dos artífices del gol que clasificó a Boca a las semifinales de la Libertadores (Fotografìa: Líbero).

Así Boca logró sellar su boleto a las semifinales de la Copa Libertadores, instancia a la que se ha clasificado en sus dos últimas presentaciones continentales y en la cual le tocará medirse en esta ocasión ante el Palmeiras, rival al que ya enfrentó en fase de grupos de esta edición de la Libertadores, con saldo de un empate en Brasil y derrota en la Bombonera, su única derrota hasta el momento esta edición de la copa.

Ficha técnica

Boca Juniors: Rossi; Buffarini, Izquierdoz, Magallán, Olaza; Barrios, Pérez (Gago, 73´), Nández; Pavón, Villa (Cardona, 87´), Zárate (Ábila, 81´)

Cruzeiro: Fábio; Edilson, Dedé, Léo, Egidio; Henrique, Silva (Sassá, 57´), Robinho, Arrascaeta (Rafinha, 76´), Neves; Barcos (Raniel, 65´)

Goles: 1-0, Sassá (58´). 1-1, Pavón (90+4´).

Árbitro: Andrés Cunha (Uruguay).

Estadio: Mineirão.

Incidencias: Partido de vuelta de los cuartos de final de la CONMEBOL Libertadores.

 

Periodista: Fabián Arias.

Correo: f.arias4894@gmail.com

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies