El Eibar se lleva la gran batalla de Montilivi

La SD Eibar se llevó los 3 puntos de Montilivi tras vencer al Girona por 2-3. Un golazo de Sergi Enrich desniveló la balanza en un partido loco que tuvo todos los ingredientes.

0
   GIRONA FC 2 3 SD EIBAR

 

En el choque matinal disputado entre el Girona FC y la SD EibarEl Cant dels Ocells sonó en Montilivi para despedir a Montserrat Caballé, la famosa soprano catalana reconocida mundialmente que falleció la pasada madrugada a la edad de 85 años. El árbitro Eduardo Prieto Iglesias dio por terminado el minuto de silencio y pitó el inicio de partido ante las 10.569 almas que se agruparon en el estadio. Llegó la hora del huracán. Con planteamientos similares, los conjuntos de Eusebio y Mendilibar buscaron hacer daño con transiciones eléctricas y verticales, por lo que no vimos juego de control. Los locales, para llegar con más jugadores y protegerse atrás, emplearon el sistema tantas veces visto en Montilivi del 3-5-2, con los carrileros llegando constantemente al ataque.

Una auténtica tormenta rebasó el Municipal de Montilivi durante los 45 (o mejor dicho, 50) minutos que duró la primera mitad. Todos los ingredientes se juntaron para hacernos disfrutar de un partido espectacular que tuvo de todo menos tregua. En el minuto 7 llegó el primer aviso de lo que se nos venía encima: un remate de Sergi Enrich rebotó en el brazo de Marc Muniesa, dando paso a los primeros segundos de suspense del encuentro. No fue necesario que el árbitro acudiera a revisar la jugada, pues los integrantes del VAR le indicaron que no había voluntariedad por parte del defensa catalán.

A partir de ahí, no hubo vuelta de hoja. El VAR, con ganas de volver a ser protagonista, solamente tardó dos minutos más en volver a aparecer tras otra mano gerundense dentro del área, en este caso de Aday, que se interpuso con el brazo alzado en medio de la trayectoria del balón que salía de las botas de un insistente Sergi Enrich. Ahora sí, el colegiado fue a revisar la jugada y salió corriendo hacia el punto fatídico: penalti favorable al Eibar. Charles fue el encargado de patearlo, y con un tiro ajustado al palo derecho batió a Bono, que se lanzó al lado opuesto de su portería. 0-1 para los armeros.

Con un Girona descontrolado y enfadado con el árbitro, el partido se volvió loco. Los locales, desorganizados y impregnados de la indignación de la afición, no conseguían hacerse con el control ni llegar a la portería de Dimitrovic, y el Eibar aprovechó la defensa rota local y tuvo en dos minutos un par de ocasiones clarísimas para poner el segundo en el marcador. Ni Orellana ni Charles estuvieron acertados en sendos intentos, sin conseguir rematar a portería en ninguno de los dos casos. Tras desaprovechar sus opciones, los armeros vieron como en el minuto 20 un centro del capitán Àlex Granell desde su casa acababa colándose entre las piernas de Dimitrovic. Por suerte del guardameta, el asistente levantó el banderín al entender que Bernardo intervino en la jugada a pesar de no tocar el balón. El gol no subió al marcador, pero sirvió para que el Girona recordara la fórmula del Orgull Gironí que tantos éxitos les dio la temporada pasada.

Bombardeo

Más de 10 minutos de acoso no sirvieron para lograr el empate, pero cuando parecía que el Eibar sí que lograba controlar las acometidas locales y empezaba a dominar el encuentro, apareció el Rey Midas de Montilivi. El hombre del momento. En el minuto 40, una buena jugada de Portu le trasladó el balón a Pedro Perro, que puso un centro maravilloso a la cabeza del hombre-gol del Girona. Stuani aprovechó la pelota en bandeja que le puso el extremeño y, una vez más, mandó el balón al fondo de las redes con un testarazo. No contentos con el empate, de nuevo el uruguayo Stuani fue el protagonista en el siguiente gol local. Justo después de empatar el choque, una pelota cayó a la cabeza de Bernardo, que le puso el balón a un Stuani que remató con los tacos de las botas. De nuevo el assistente levantó el banderín, pero tras más de 3 minutos de suspense mientras el VAR tiraba la línea, el árbitro le dio validez al gol. Golpe de efecto gerundense y pichichi en solitario para Stuani (8 goles).

Los 5 minutos de añadido indicaban que la primera mitad no había terminado. Pero cuando esta ya agonizaba, pasado el minuto 49, un córner provocado por Orellana y botado por Joan Jordán fue rematado de manera brillante por Arbilla, que se anticipó al gigante Bernardo para colocar de nuevo el empate y matar el primer tiempo.

La guinda

Nada más empezar la segunda parte, las revoluciones no bajaron y Diop se dolió de un choque de rodillas, amenazando con abandonar el partido. En cuanto a juego, las oportunidades fueron para el Girona, aunque no encontró el premio del gol. Álex Granell rozó el gol con un disparo de falta botado de manera magistral, mientras que José Ángel salvó el gol desde el suelo después de que Portu se colara y tuviera en sus botas el 3-2.

El marcador no se movió hasta el minuto 72, y el gol se lo llevó el equipo que estaba creando menos peligro. Solamente una internada de Orellana había puesto en mínimos aprietos a Bono, pero los armeros se guardaban su mejor carta. Jugada de banda de nuevo del chileno Orellana, que con un quiebro se sacó de encima a Muniesa i puso el centro al área de Bono. Ahí, la obra maestra del partido. Un auténtico golazo el que convirtió Sergi Enrich. Movimiento de killer, remate de una complejidad enorme. Con la portería a sus espaldas. saltó a por el balón que su compañero le había mandado y, con el cogote, cruzó el esférico hacia la escuadra opuesta de la portería de Bono, haciendo estéril el salto del portero marroquí. Para enmarcar.

Con los locales contra las cuerdas, Eusebio movió ficha. Pedro Porro se retiró con un fuerte golpe en la rodilla, y Lozano fue el encarado de sustituirle. También entraron Doumbia y Patrick Roberts, pero nada fue suficiente ante la defensa armera, que también se reforzó con la entrada de Cucurella. Los minutos pasaron y el Girona no pudo plantar cara al muro de Mendilibar, que se llevó los 3 puntos en un partido precioso para el aficionado neutral.

Con este resultado, la SD Eibar escala hasta la décima plaza con diez puntos, mientras que el Girona se queda con nueve como decimoterceros.

Ficha técnica
Girona FC: Bono; Pedro Porro (Lozano min. 73) , Juanpe, Bernardo, Muniesa, Aday (Patrick Roberts min. 81); Douglas Luiz, Granell, Borja García; Portu (Doumbia min. 78), Stuani.
SD Eibar: Dmitrovic; Rubén Peña, Arbilla, Olivera, José Ángel; De Blasis, Diop, Jordan, Orellana (Cucurella min. 78); Sergi Enrich (Sergio Álvarez min. 85) y Charles (Kike min. 71).
Goles: 0-1, min 10: Charles (penalti). 1-1, min 40: Stuani. 2-1, min 42, Stuani, 2-2, min 45, Arbilla. 2-3, min 72, Sergi Enrich.
Árbitro: Eduardo Prieto Iglesias, Comité Territorial de Navarra. Amonestó a Juanpe min. 5, Aday min. 11, Portu min. 14., Cote min. 19., Jordan min. 34., Diop min. 41. Riesgo min. 45, Arbilla min. 59.
Incidencias: Partido correspondiente a la octava jornada de la Liga Santander disputado en el Municipal de Montilivi, Girona.

 

Twitter: @bou7official.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies