Aleix Espargaró se planta ante Aprilia: “Quiero volver a la moto del 2017”

Este GP de Tailandia ha vuelto a ser otro duro golpe para Aprilia. Espargaró va decimosexto en el campeonato y pide a la fábrica que reconozca el error y vuelva al 2017

0

Soy demasiado competitivo como para estar aquí rellenando parrilla. Otro año más haciendo el 17º, jugándomela en todos lados y sacándole 30 segundos a mi compañero de equipo, sería el último, esto es segurísimo”. Así de combativo empezó el fin de semana Aleix Espargaró con Aprilia. El mayor de los dos hermanos que pasa por un trance parecido al del pequeño en KTM: una vez conseguido el sueño de ser pilotos oficiales, ven como sus motos están estancadas, sin evolución y siendo superadas en cada carrera, no ya por los oficiales y sus satélites, sino incluso por las versiones C de equipos privados, como pueden ser Morbidelli o Rabat. Curiosamente, ambos hermanos van empatados en el campeonato, con unos míseros 32 puntos.

Y es que la situación de Aprilia es compleja. Después de abandonar en 2015 su configuración tradicional de motor en V a 65 grados y que tantas satisfacciones les dio en SBK, pasaron a un motor con V a 90 grados, como Honda o Ducati. Es menos compacto, pero permite un mejor equilibrio interno, con menores contrapesos y por lo tanto más ligero y capaz de alcanzar más RPM. Usa al igual que estas un cigueñal contrarrotante para mejorar manejabilidad. Este 2018 incluso estrenaron un flamante basculante en fibra de carbono similar al visto en Honda. Pero es evidente que la moto no ha mejorado como debería respecto al año pasado. Motivo por el cual Espargaró pidió a los responsables de Aprilia que recapaciten, vuelvan atrás y encaucen el desarrollo de la moto de 2019 en la dirección correcta.

Aleix lucha por entrar en los puntos en el GP de Thailandia de MotoGP

Pero como se ha visto en un circuito como el de Tailandia, que tiene tres rectas unidas por curvas, es que la moto pierde muchísimo en velocidad punta y también en tracción a la salida de las curvas, y en estas, no cuenta con la agilidad de la Suzuki.

El fin de semana, como es habitual, fue desastroso. Sin poder marcar diferencias en los time attack inferiores al segundo con la cabeza el viernes y clasificando ambas motos por detrás de pilotos con motos y rendimientos discretos como Luthi o Nakagami. Redding, ya con su cabeza en superbikes, calificó el último, por detrás incluso de Jordi Torres, que subió a una MotoGP por primera vez hace una semana y que lleva una Ducati de hace dos años.

La carrera discurrió sin sorpresas para Aprilia y ya olvidado el espejismo de Aragón, Espargaró consiguió tres puntos al acabar decimotercero, a casi 30 segundos de la cabeza de carrera. Su compañero de equipo cruzó la línea de meta fuera de los puntos, en la posición decimosexta.

El toque de atención ya está dado, y una marca como Aprilia, con su palmarés en competición y que tantas alegrías nos ha dado, no puede ir arrastrándose así por los circuitos. Es cierto que la igualdad mecánica hoy en día es enorme. Pero también es cierto que otras marcas como Ducati o ahora Suzuki, lo han conseguido. Este año no veremos grandes avances, pero esperemos que los chicos de Noale tengan un invierno inspirado y nos congratulen con una RS-GP merecedora de esa magnífica decoración obra del maestro Aldro Drudi.

Sígueme en @jesusmedinamot1

Fotos: motogp.com

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies