El barco rojiblanco tocado, pero no hundido.

Tras el partido en Córdoba, el barco rojiblanco quedó tocado, pero no hundido, y tendrá que trabajar mucho para volver a la situación en la que se encontraba.

0

Tras tres jornadas de liga consecutivas consiguiendo la victoria y pasando su respectiva eliminatoria en Copa del Rey frente al líder de la competición liguera, el Málaga, el Almería visitaba al Córdoba. Lo hacíacon unas expectativas bastante altas y una motivación difícil de superar. Junto con la plantilla viajaron unos seiscientos fieles que no dejaron de alentar durante todo el encuentro en el Nuevo Arcángel.

El equipo salió como en las victorias anteriores. Corriendo mucho y peleando cada balón como si fuera el último. Pero los verdiblancos que aún no habían conseguido ninguna victoria en las anteriores siete jornadas de competición, se acabaron llevando el gato al agua con su gente en su fortín.

Tras el partido la afición rojiblanca acabó marchita. Viendo que el partido fue uno de esos partidos en el que se pudo conseguir la victoria pero no se hizo finalmente. Al parecer como ya dijo el entrenador almeriense Fran Fernández en la previa al encuentro, el papel de favorito que arrastraba el conjunto almeriense debía de demostrarse sobre el terreno de juego.

La afición, al ver al equipo tan diferente al de las campañas anteriores, subieron las exigencias. Nos veíamos ganando sí o sí esta pasada jornada y nos acabamos llevando un palo anímico grande. El equipo se encuentra exactamente en el ecuador de la tabla donde se encuentra a los mismos puntos de los play-off que del descenso. Una situación bastante cómoda a priori.

En mi opinión la derrota en el derbi va a servir para la vuelta a la realidad del aficionado, para que vuelva a sentir lo igualada que es la categoría de plata del fútbol español. Para que vea lo difícil que son las tres victorias ligueras consecutivas que consiguió este equipo y que la evaluación real del equipo y la situación del mismo se hace a final de temporada. Creo que nos hemos precipitado al ponerle notas a estos jugadores. Ni antes eran tan tan buenos, ni ahora son tan tan malos. La realidad en esta liga “de locos” es que no te puedes despistar ni una sola jornada. Porque puedes pasar de estar en una buena posición, a estar con el agua al cuello.

Al conjunto indalo le toca reforzar todo lo que hizo bien en esta racha de partidos ganados que obtuvo. Esperar la recuperación de jugadores importantes con lesión de larga duración y sobre todo esperar ese toque de suerte que determina tanto en esta tan igualada categoría.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies