ANÁLISIS 2018 | El Vetusta se hizo de oro

El filial carbayón cierra el año en la parte alta de la tabla en Segunda División 'B' después de haber logrado el ansiado ascenso a la categoría de bronce

0

El Vetusta ha cerrado un año para la historia. A base de talento, ilusión y buen fútbol, el equipo de Javi Rozada logró el ansiado regreso a Segunda DivisiónB‘. Fueron campeones en su grupo de Tercera, vencieron con autoridad su eliminatoria en el playoff de ascenso y en esta nueva aventura, ya en la categoría de bronce, son una de las grandes revelaciones. En este momento, a un partido de concluir la primera vuelta, los chicos de Rozada son cuartos.

Imparables hacia el objetivo

El filial carbayón arrancó el 2018 con la idea de mantenerse en la zona noble de la tabla. Con esa premisa, los azules lograron enlazar ocho jornadas sin conocer la derrota. Es decir, invictos en enero y febrero. El primer revés del año llegó frente al Praviano, donde los de Rozada cayeron por 1-0. Pese a ello, la derrota no hizo que los chicos de Rozada se viniesen abajo. Desde ese encuentro, el Vetusta volvió a enlazar otra racha sensacional. Nueve jornadas sin perder y el campeonato de grupo. En la última jornada, siendo ya campeones, el equipo carbayón cayó frente al Llanes. Pese a ello, los ojos ya miraban a un playoff que se antojaba histórico.

Y lo era por el Vetusta tenía la opción de volver. De regresar a la categoría de bronce de nuestro fútbol. El sorteo se portó bien con el filial azul. Mutilvera era la última piedra antes de SegundaB‘. En la ida, el equipo de Rozada ya dejó la eliminatoria vista para sentencia. Un 0-2 que dejaba encarrilado el ascenso. Eso sí, tocaba remar en la vuelta. En un Requexón volcado para la causa.

En las instalaciones del club oviedista se concentraron centenares de aficionados dispuestos a celebrar el ascenso. La primera parte pasó en un abrir y cerrar de ojos. Marcador inicial. Quedaba el último esfuerzo antes de celebrar. Una celebración que Steven quiso adelantar unos minutos cuando hizo el primero. Eso sí, esto es un ascenso, por lo que tocó sufrir cuando el Mutilvera empató el duelo. Momentos de incertidumbre que despejó Viti con el segundo tanto de los azules. David González, en el tramo final del encuentro, hizo el tercero.

El Vetusta celebra su ascenso a Segunda ‘B’ en El Requexón. Imagen destacada: elcomercio.es

Final del partido y ascenso más que merecido. El objetivo estaba cumplido. El Vetusta, pese a ascender a la categoría de bronce, se hizo de oro. El ascenso de El Requexón. Tocaba celebrar, pero también trabajar. El verano iba a ser duro. Tocaba confeccionar una plantilla que permitiese competir en Segunda DivisiónB‘. El club no tardó en ponerse manos a la obra. Llegaron los fichajes, y el resultado no puede estar siendo mejor.

Los ‘gallitos’ de bronce

La temporada del vetusta está siendo, sencillamente, increíble. Los de Rozada se han adaptado a la perfección a la categoría. Allá por donde van enamoran. A propios y extraños. Porque a las victorias se les une el buen fútbol. Todo gira alrededor del balón, aunque si hay que ponerse el mono de trabajo se hace sin ningún problema. Rozada ha confeccionado un equipo sólido, con mucho talento y unas ansias de ganar y seguir creciendo insuperables.

Javi Rozada da indicaciones durante un entrenamiento. Imagen destacada: lavozdeasturias.es

Buena prueba de ello son los números cosechados hasta la fecha. Asentados en la promoción de ascenso a Segunda División a un partido de finalizar la primera vuelta. Solo han caído en dos ocasiones, y ya se han peleado con las principales potencias de la categoría. El ejemplo más inme

diato es el encuentro frente al Racing de Santander. Los azules lograron empatar a domicilio, poniéndole las cosas muy complicadas al que es a día de hoy el líder de la categoría.

Para este 2019 que está a punto de comenzar, el Real Oviedo Vetusta pedirá mantener esta línea. Nadie duda de que puede y va a hacerlo. Porque ha demostrado ser un equipo sensacional, con unas ganas de trabajar increíbles y deseando superarse en el día a día. Así es un equipo que, por qué no, podría estar entre los cuatro primeros al finalizar la presente campaña. El Real Oviedo sigue creciendo como club, y el mejor ejemplo de ello es el trabajo que se viene haciendo desde abajo. Por ello, el 2018 no ha sido el año del Vetusta, ha sido el año de El Requexón.

Imagen destacada: realoviedo.es

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies