Luces y sombras en el 2018 del Deportivo

La primera mitad del año 2018 será recordado por los aficionados del Real Club Deportivo de la Coruña por la amarga vuelta de los gallegos a segunda división, tras una de las peores temporadas de los últimos años ya que los herculinos solo consiguieron un total de 29 puntos en los 38 partidos disputados a lo largo de la liga, lo que los situaba en la antepenúltima posición de la clasificación. Sin embargo, salvo algún revés puntual, los gallegos en esta primera vuelta de la Liga 1,2,3 le están devolviendo a sus aficionados la ilusión por retornar lo antes posible a la categoría de oro de la Liga española, están siendo uno de los equipos más destacados, con tan solo 2 derrotas, y se encuentran en cuarta posición con 35 puntos lo que les permitiría acceder a la promoción de ascenso.

0

El año 2018 para la familia deportivista no empezó de forma muy esperanzadora. Los coruñeses estaban en descenso tras 17 jornadas de Liga. Al igual que Málaga y Las Palmas, curiosamente los tres terminarían descendiendo al final de temporada. En el banquillo, aguantaba el puesto Cristóbal Parralo tras haber relevado a Pepe Mel.

ENERO: no se empezó tan mal pero…

El primer partido del año lo disputaba en el Madrigal. Andone lograría un valioso punto en los últimos minutos (1-1). No comenzarían tan mal los blanquiazules teniendo en cuenta lo difícil que es enfrentarse en su estadio al Villarreal.

La siguiente jornada se jugaba en Riazor ante el Valencia. Un encuentro que acabó con toda ilusión por lograr suerte. Y es que entre un fallo del portero Rubén y un balón a las nubes de Adrián López, los gallegos terminarían perdiendo el partido por 1-2. Así el Dépor acababa la primera vuelta con tan sólo 16 puntos.

En una situación crítica, tocaba visitar el Bernabéu. El Real Madrid tampoco llegaba en un buen momento, pero la sangría parecía ser inevitable. El marcador reflejaba un doloroso 7-1. Parecía ser el fin de Parralo pero no fue así.

Y enero acabó de una forma lamentable. Partido en casa ante el Levante, rival directo por la salvación. El Dépor se va al descanso con un 2-0 en el marcador, pero con la expulsión de Celso Borges. En los últimos 10 minutos de encuentro, los visitantes lograrían empatar gracias a Ivi López. Situación que cabreó muchísimo a la parroquia deportivista y más teniendo en cuenta que pasó exactamente lo mismo en el partido de ida.

FEBRERO: desastre de principio a fin

El fin de la era Parralo se veía venir, para muchos por desgracia. Esto sucedió en Anoeta. Si la derrota en el Bernabéu fue dolorosa, el 5-0 recibido de la Real Sociedad no se quedaba atrás.

Y llegó el tercer y último entrenador de la temporada 2017-2018. Sorprendentemente, Clarence Seedorf se hacía con el banquillo blanquiazul. El holandés trató de transmitir todo el fútbol y su manera de vivirlo tanto a los jugadores como a la afición. Pidió paciencia y nunca perdió la sonrisa, algo que no a todos gustaba.

El Dépor de Seedorf se estrenaba en casa ante el Betis, uno de los equipos revelación de la Liga. Apenas hubo tiempo para mejorar lo que había y los locales cayeron por un injusto 0-1.

Se visitaba Mendizorotza y con una gran necesidad de puntuar, pero, de nuevo, los gallegos se fueron de vacío (1-0). Con una sensación extraña dejó el siguiente partido, el que enfrentaba al Espanyol en A Coruña. No se pudo pasar del empate a cero a pesar de las múltiples llegadas al área rival, además del penalti fallado por Lucas Pérez. Sin duda, el Dépor mereció los tres puntos.

Último encuentro del mes y se visita el Coliseum Alfonso Pérez. El Dépor finaliza febrero sin marcar un solo gol y, en este caso, encajando tres goles. Penúltimos en la clasificación y solamente 18 puntos, pero a dos de la salvación marcada por el Levante.

MARZO: se pierden casi todas las opciones

Comenzaba marzo y con él las últimas oportunidades para poder salvar la temporada. Pero el desastre continuó y los coruñeses siguieron sin conocer la victoria.

Se recibía al Eibar, y se empezaban a ver cosas de Seedorf. Por primera vez, el portero ucraniano Koval sería titular. Aunque no llegaría a disputar ni 45 minutos. Tras una pérdida de balón se sintió obligado a parar al rival y la expulsión fue inevitable. Esto marcó el encuentro, que finalizaría 1-1. Al menos, seis partidos después el deportivismo celebró un gol de los suyos.

El siguiente rival fue el Girona en Montilivi. Los catalanes ya se llevaron la victoria en Riazor, cuando estaban en descenso, y en esta ocasión no iba a ser menos (2-0), ahora estaban cerca de los puestos europeos.

Llegaba el partido más importante. Venía Las Palmas a A Coruña. Ambos con una enorme necesidad de ganar. Quizás por ello, por el “miedo” de ambos, el partido terminó con un insípido 1-1. Las opciones ya sí se daban por pérdidas, hasta en los más optimistas.

El mes se cerraba en el Wanda Metropolitano. Uno de esos encuentros que en la situación de ambos equipos, se da por perdido. No jugaría tan mal el Dépor y es posible que hasta mereciera más (por enésima vez en la temporada), pero volvió a caer por la mínima (1-0).

ABRIL: primera victoria del año

Faltaban 8 partidos y los gallegos estaban a 8 puntos de la salvación. En abril equipo logró que algunos aficionados recuperasen algo de ilusión ya que se consiguieron dos victorias consecutivas. De hecho, se trataba de las dos primeras victorias de 2018.

La primera de ellas sería ante el colista, el Málaga, por 3-2 gracias a un buen partido de Adrián López. La segunda y más complicada se resolvería con el mismo resultado en San Mamés. En esta ocasión de nuevo el protagonista fue el asturiano, con un doblete en el primer cuarto de hora.

Llegaba un Sevilla con muchas bajas a Riazor. Y aunque el empate a cero a priori no era malo, una vez más los deportivistas se iban con la sensación de haber perdido la oportunidad. Una oportunidad que era aún más importante teniendo en cuenta que la siguiente jornada se viajaba a Butarque.

El Dépor (27 puntos) ya había dejado atrás a Las Palmas (21 puntos). El Leganés ya estaba demasiado lejos (39 puntos) pero durante toda la semana, los de Garitano recordaron que su objetivo durante toda la temporada era lograr los 40 puntos cuanto antes. Y así fue, el marcador reflejó el 0-0. El Levante ganó y se colocaba 9 puntos arriba a falta de sólo 12 por disputar. Si los gallegos perdían contra el Barcelona en A Coruña serían equipo de Segunda División y eso fue lo que ocurrió en la jornada 35 por lo que el Deportivo regresaba a la categoría de plata de la Liga española.

MAYO: planificación de la temporada 2018-2019

Con el descenso confirmado, se comenzó a crear el proyecto para el año que tocaba pasar en Segunda División. Y para este cometido, se confió en el salmantino Carmelo del Pozo, que pasaba de ser parte de la secretaría técnica del Levante, a ser la piedra angular de la dirección deportiva del club herculino. Junto a él, llegaría Ángel Becerra, director deportivo del Extremadura.

Sin embargo, la liga no había terminado todavía. El Deportivo sólo lograría un punto más, y fue en el derbi gallego ante el Celta en Balaídos. Las dos últimas jornadas serían dos derrotas, ante el Villarreal en Riazor, y ante el Valencia en Mestalla. Y con esto se cerraba una temporada nefasta para el club, con jugadores de dudosa calidad y de dudosa profesionalidad que acabaron llevando al club a Segunda División.

JUNIO: mes de entradas y salidas

Llegaba junio, y con él, el mercado de fichajes. Se confirmó que el holandés, Clarence Seedorf, no sería el entrenador del club en su travesía por la categoría de plata. Se buscaron muchos nombres, pero el elegido finalmente fue el vitoriano Natxo González, que venía que hacer una gran temporada con el Real Zaragoza, quedándose a las puertas del ascenso a Primera División, con una plantilla muy joven y haciéndo un muy buen juego.

Para el estilo de juego que quería implantar el nuevo míster, y con su peculiar rombo, se trajeron jugadores específicos para ello. De este modo, promocionaron desde el Fabril tanto Edu Expósito como Diego Caballo. Llegaron tres centrales con fama de buen trato de balón como Domingos Duarte, Pablo Marí o Michele Somma, además de la vuelta de cesión de Saúl García, que llegó a jugar la final del play off de ascenso ante el Valladolid, así como de Álex Bergantiños tras su cesión al Sporting de Gijón, que también llegó a jugar play off de ascenso. También llegó para el lateral derecho, David Simón procedente de la UD Las Palmas.

Pero el rombo que quería implantar Natxo requería de jugadores inteligentes y con calidad para llevar la manija del encuentro. Con Edu Expósito no bastaba para llevar el peso del equipo, por lo que convencer a Mosquera, con la calidad que atesora en sus botas se antojaba capital para dar un salto de calidad al rombo, cosa que finalmente ocurrió. También se quedaron dos jugadores que se antojaban vitales para la mediapunta del rombo como son Carles Gil y Fede Cartabia, posiblemente, los jugadores con más calidad de Segunda. Para los vértices del rombo llegaron a la escuadra herculina, Vicente Gómez, procedente de la UD Las Palmas, previo pago de medio millón de euros y Didier Moreno del Independiente de Medellín en calidad de cedido con opción de compra.

JULIO: mes de entradas, salidas y pretemporada

Para la delantera se confió en Christian Santos, que llegaba libre desde el Deportivo Alavés, así como en Quique González, previo pago de su cláusula al CA Osasuna. También se convenció a Borja Valle de que quedarse sería la mejor opción para sus intereses. Finalmente se quedó y renovó por un año más con la escuadra herculina. Pero la guinda sería el delantero del filial del Sevilla FC, Carlos Fernández, que llegaba cedido al club gallego con opción preferente.

En el apartado de salidas, destacan las ventas de Schär al Newcastle, Florin Andone al Brighton, Sidnei al Betis, o Guilherme al Olympiakos, así como las vueltas de cesión de Fede Valverde al Real Madrid, Adrián López al Porto o Lucas Pérez al Arsenal. También se marcharon cedidos Rober Pier, un año más al Levante, Juanfran al Leganés junto con Diego Rolán, Raúl Albentosa al Nàstic o Francis Uzoho al Elche CF.

AGOSTO: comienza la liga

Tras una dura pretemporada entre Galicia y Asturias, llegó la nueva andadura del club en Segunda División y lo haría en un campo histórico como es el Carlos Belmonte del Albacete. Tras un empate en el último suspiro tras un polémico penalti bastante dudoso de David Simón, la siguiente jornada sería también fuera de casa, fue en el campo del Extremadura, el Francisco de la Hera, donde se cosecharía el primer triunfo de la temporada, gracias a un solitario gol de Quique González, tras mucho sufrimiento en un asedio constante local. Después, en casa del Tenerife, en el Heliodoro Rodríguez López, llegaría otro empate en el último suspiro tras un error en cadena en una acción a balón parado.

SEPTIEMBRE: vuelta a jugar en ABANCA Riazor

De este modo, terminaría una gira como visitante, debido a las obras llevadas a cabo por el Ayuntamiento de A Coruña en el estadio ABANCA Riazor con el objetivo de cambiar toda la cubierta del estadio, y por fin se pudo jugar como local ante el Sporting de Gijón, pero sin las obras terminadas y con numerosos socios deportivistas reubicados en otas gradas pero pudieron disfrutar de la primera victoria de la temporada, gracias a un gol en el último suspiro de Pablo Marí tras un córner, en la última jugada del partido.

Pero en la siguiente jornada se producía el primer tropezón de la temporada ante el Alcorcón, dirigido por el ex-técnico deportivista Cristóbal Parralo por un ajustado 1 a 0 conseguido por David González Plata en el minuto 43, aunque los coruñeses solucionaron la pérdida de puntos en las dos jornadas siguientes con sendas victorias ante el Granada en casa por 2 a 1 con goles de Quique González y a domicilio ante el Nástic por 1 a 3 gracias al doblete de Quique González y el gol de Christian Santos.

OCTUBRE: los rivales directos no conceden tregua

Llegaban 2 partidos seguidos en casa y en el primero de ellos se enfrentaban 2 rivales directos en la lucha por el ascenso como recién descendidos que son: Deportivo y Málaga que empataban a 1 en ABANCA Riazor en un encuentro muy polémico por la actuación arbitral que dejó a los locales con 10 jugadores en el minuto 78 tras la expulsión de Quique González.

Y en el segundo partido como locales, los jugadores deportivistas se resarcirían del empate ante los malagueños, con una contundente victoria frente al Elche por 4 a 0, gracias a los goles conseguidos por Carlos Fernández y Borja Valle, en el caso del jugador cedido por el Sevilla, en este partido conseguiría su primer hat-trick como blanquiazul.

En la siguente jornada de liga, el Dépor se enfrentaba a otro equipo andaluz, que no se le están dando nada bien en esta temporada, el Nuevo Arcángel acogía el encuentro entre el Córdoba y el Deportivo en un choque de nuevo con polémica arbitral tras quedarse los gallegos con 9 jugadores por las expulsiones de Pablo Marí y Borja Valle, y a pesar de ello gracias a un gol del pichichi deportivista Quique González conseguían volver a casa con un punto.

El último partido que cerraba el mes de octubre, lo hizo con una victoria de nuevo en casa frente al Reus por 2 goles a 0, tantos conseguidos por Carlos Fernández y por Pedro Sánchez.

NOVIEMBRE: Riazor sigue siendo un fortín

En el primer partido de noviembre, los coruñeses viajaron a las Islas Canarias para enfrentarse a Las Palmas en el estadio de Gran Canaria, en un encuentro entre 2 equipos que se presentan como claros candidatos a la lucha por el ascenso a primera división. El encuentro finalizó con un empate a 1 conseguido en el minuto 96 por el central portugués Domingos Duarte que está siendo uno de los jugadores deportivistas más destacados tanto en su posición defensiva como en sus aportaciones ofensivas.

Sin duda, uno de los puntos fuertes de los blanquiazules esta temporada, está siendo su estadio en el que se están mostrando intratables, de hecho el siguiente encuentro como locales, deparó una clara victoria de los coruñeses por 4 goles a 0 frente al Oviedo con los goles de Domingos Duarte, Carlos Fernández y el doblete de Quique González.

De nuevo, un equipo andaluz, le dejaría un sabor amargo a los gallegos, ya que solo pudieron sacar un empate a 1 en el siguiente encuentro frente al Almería en el estadio de los Juegos Mediterráneos y gracias a un gol in extremis de Fede Cartabria en el minuto 84 y que hacía pocos minutos que había ingresado en el terreno de juego. El encuentro ante los almerienses, fue sin duda uno de los partidos más flojos de los coruñeses en lo que llevamos de temporada.

Pero regresaban a su fortín, y en el último partido de noviembre, los coruñeses recibían en su estadio al Osasuna al que vencían por 2 goles a 1, tantos conseguidos por Carlos Fernández y por el central Pablo Marí que junto con su compañero Domingos Duarte, están siendo dos de los mejores fichajes de la temporada por el rendimiento que están ofreciendoaol equipo, a pesar de ser jugadores cedidos que los coruñeses tratarán de conservar la próxima temporada.

DICIEMBRE: un final inesperado

El último mes del año comenzaba con un traspiés de los herculinos frente a un recién ascendido: el Rayo Majadahonda en el Cerro del Espino, en donde las malas condiciones del terreno de juego condicionaron no solo el resultado, un empate a 0 con escasas ocasiones de gol para ambos equipos, sino también las lesiones y molestias musculares con las que terminaron el encuentro varios jugadores deportivistas.

La mala imagen dejada por los gallegos en Madrid, no mejoró en la vuelta a Riazor en el encuentro que los gallegos disputaron frente al Numancia y que finalizó con un empate a 2, en un encuentro que los gallegos iban ganando por 2 goles a 0 gracias a los tantos de Edu Expósito y Borja Valle al término de la primera parte pero que consiguieron remontar los numantinos, impidiendo que los gallegos sumasen los 3 puntos a su marcador y que terminó con la expulsión de Saúl en el descuento por doble amarilla.

Tocaba el último partido en casa del 2018 frente al Zaragoza, antiguo club del técnico deportivista Natxo González, y los herculinos querían devolverles a su afición la ilusión que habían perdido tras los 2 empates de los gallegos en sus primeros partidos del mes de diciembre, y las ganas de los coruñeses se plasmaron en el marcador con un resultado final de 3 a 1 con los goles de Borja Valle, Domingos Duarte y Quique González.

Y llegó el último partido del año, antes del parón navideño. De nuevo, los deportivistas viajaban a Andalucía, en este caso para enfrentarse en el Ramón de Carranza al Cádiz, un encuentro en el que el técnico herculino decidió cambiar el sistema de juego que estaba utilizando hasta el momento y jugar con 3 defensas, pero este cambio no produjo los resultados esperados y a pesar de que el resultado fue un poco abultado ( 3 a 0 para los gaditanos ), debido a las ocasiones de gol que tuvieron los coruñeses, el Cádiz se hizo con los 3 puntos y el Deportivo quedó relegado a la cuarta posición de la clasificación con 35 puntos por detrás del Granada y Albacete que ocupan los puestos de ascenso directo con 38 y 37 puntos respectivamente, y justo por detrás del Málaga, tercero con 36 puntos.

2019: Que haya más luz que sombra

Está a punto de comenzar 2019 y los blanquiazules dejan atrás un año plagado de sombras en su primera parte debido al descenso sufrido por los gallegos pero que termina cargado de luces gracias a los resultados obtenidos por los gallegos en estos primeros diecinueve partidos de liga, y que los señalan como uno de los firmes candidatos al ascenso.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies