La carrera astur | Pk.20: Subidón del Oviedo; el Sporting se atasca

El equipo de Juan Antonio Anquela vuelve a la senda del triunfo gracias a un gol de Christian en el tramo final del encuentro. El cuadro rojiblanco, por su parte, sufre su primera derrota con Jose Alberto

0

Los Reyes se han ‘comportado’ a medias en Asturias. El Oviedo obtuvo el mejor regalo posible. Volvió el sabor del triunfo. Cuando más parece gustar. En el último instante, con un par de eso. Los chicos de Juan Antonio Anquela tiraron de eficacia para llevarse un duelo muy importante. Eso sí, el jienense fue claro. De los últimos partidos, en el que peor se jugó. Pero se ganó, que es lo importante. Dada la situación del club, la clave es esa. Poco importan las sensaciones si los puntos llegan de tres en tres. Y unos 25 kilómetros al norte de la capital del Principado, encontramos el polo opuesto. Al Sporting le trajeron carbón. Se adelantó, y le faltó claridad en los metros finales para llevarse el encuentro, y eso le condenó. Primera derrota con Jose Alberto. Tenía que llegar. Pero, pese a todo, los rojiblancos muestran que están en un momento ascendente. No hay duda de que los buenos resultados volverán pronto. El 2019 ya está en marcha para los dos grandes de Asturias.

El Oviedo fortalece sus defensas

  • Los zagueros, unos viejos conocidos. Estaban en el centro de todas las miradas. La zaga carbayona ya no marcaba la diferencia. Hasta hoy. Victoria del Oviedo, tres tantos y todos ellos marcados por futbolistas de la parte de atrás. El primero en destaparse fue Javi Hernández al más puro estilo Saúl Berjón. Tras él llegó Carlos, uno de los máximos goleadores de la pasada temporada que se estrenó en esta. Y tras él fue el turno de Christian. Bolaño materializó el gol que todo el oviedismo quería celebrar. El de un triunfo que se ha hecho de rogar, pero por fin ha llegado. Y lo ha hecho en un campo maldito para los azules en las últimas temporadas. Arranca 2019, y comienza la escalada a la zona noble.
  • Bien arriba, mejorable la parte de atrás. Pese a ser la gran protagonista en ataque, la zaga carbayona sigue en el foco de todas las miradas. Otros dos goles encajados tras dar una sensación de fragilidad defensiva preocupante. Aunque el gran protagonista fue el acierto en área rival, no hay duda de que en el Oviedo sigue preocupando el balance defensivo.
  • La ley del ex no falla. Esta vez fue Yeboah. El que fuese jugador azul la pasada campaña empató el encuentro en la tramo inicial de la segunda mitad y fue el mejor de los suyos durante el encuentro. Por tanto, una ley no escrita del fútbol vuelve a cumplirse. Ya son muchas ocasiones en las que un ex futbolista del club hace daño. Eso sí, en esta ocasión no se perdieron puntos.
  • Bolaño fue el héroe. Muy criticado durante las últimas semanas, Christian Fernández se vistió de héroe para rescatar los tres puntos. Fue en un balón parado donde el central demostró los bemoles que tiene para devolver al equipo a la senda del triunfo. Un gol que reafirma aún más la relevancia del cántabro entre la afición carbayona. El gol, los tres puntos y la celebración ya están en las cabezas de todos los aficionados oviedistas.

La falta de acierto, una pesada losa

  • Alguna vez había que perder: Que la racha sin perder no duraría para siempre era claro. El problema para el Sporting es que si quiere alcanzar el play-off va como un equilibrista en un circo. Sin red. Su margen de error es muy escaso y a falta de un partido para el fin de la primera vuelta se encuentra a ocho puntos del play-off. Quedan partidos, puntos y tiempo, porque las sensaciones no han sido malas a pesar de la derrota. Pero el Sporting necesita reforzarse en este mercado de Enero si quiere tener opciones.
  • Si perdonas, lo puedes pagar: Sobre todo esos refuerzos parecen necesarios en la parcela ofensiva, porque el Sporting volvió a denotar una grave falta de gol en área contraria. Los de Jose Alberto generan ocasiones, nuevamente generó más que su rival. Pero las malgastó casi todas. Durante 25 minutos sometió al Zaragoza que no podía más que achicar para sobrevivir. Hasta cinco ocasiones claras rojiblancas en ese periodo, pero solo un gol subió al marcador. El Sporting le perdonó la vida a su rival y lo pagó de la forma más cara y cruel.
  • Agujeros defensivos y máxima efectividad: Porque tras esos 25 minutos el Zaragoza se encontró con un empate a balón parado inapelable. Pero un empate que le hizo un daño tremendo. El dominio cambió entonces de lado y el Sporting permitió al Zaragoza hacer lo que pretendía que era tener siempre superioridad por el centro. Algunas veces el cuadro maño acumulaba cinco hombres por dentro contra solo dos rojiblancos. Eso le permitió generar siempre superioridad para filtrar continuos balones al espacio. Además el Sporting notó la ausencia de Babin. El francés, baja por gripe, es el líder de una defensa que el sábado, a excepción de Peybernes, hizo aguas por casi todos los lados.
  • Atorados y con prisa: En su fase el Zaragoza pudo matar el partido y tampoco lo hizo. Renunció al ataque en la última media hora del encuentro y aquí comenzó un asedio del Sporting ante el área zaragocista. Pero un asedio mal ejecutado. No hubo un plan y se enviaban constantes balones muy fáciles para la defensa maña. Un plan al que tampoco se le puso un remedio efectivo desde el banquillo local. Jose Alberto López quemó naves con la entrada de todos los jugadores ofensivos. Pero salvo un cabezazo de Djurdjevic, Cristian Álvarez no tuvo que intervenir para evitar el empate.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies