100 recuerdos para 100 años: Mestalla

Un campo, una acequia, una ciudad y una manera de vivir se unen en un emblemático lugar de la ciudad de Valencia.

0

La casa de todos los valencianistas. El origen de millones de recuerdos comunes en el imaginario de una afición, de una fidelidad a un sentimiento y a una manera de vivir el fútbol. Decir Mestalla es decir Valencia CF, es evocar, es apasionar, es unir generaciones y generaciones de familias.

¿Por qué Mestalla?

Próximo a su predecesor Algirós, el campo de Mestalla recibe su nombre de la acequia que emana del río Turia y que atraviesa los cimientos del viejo coliseo valencianista. Es una de las 8 principales canalizaciones que nacen del rio Turia, conforme está represantado en la céntrica Plaza de la Virgen del «cap i casal». 

 

Wikipedia

Algirós se queda pequeño

Mestalla nace de la necesidad de poder acoger al creciente público que cada día en mayor número se acercaba a Algirós para contemplar las evoluciones del equipo, llamado Valencia Football Club en sus inicios. El primer campo sería costeado por el propio club y proyectado y realizado por dos de los socios más importantes del momento, Francisco Almenar en los planos, y Ramón Ferrer en su ejecución constructora. El nuevo graderío podría albergar a más de 15000 espectadores y ya contaba con vestuarios y enfermería, todo un avance para aquella época. Tres años después, se le añadiría la cubierta principal y el campo pasaría a ser de césped.

El conflicto bélico que asoló España entre 1936 y 1939 dejó el estadio en unas condiciones deplorables y hubo de ser rehabilitado en profundidad. Aprovechando dicha rehabilitación se cambiaron antiguas estructuras de madera por algunas más modernas realizadas en cemento. El campo seguía manteniendo su imagen original con pequeños retoques.

Mestalla se moderniza

Pasada la dura postguerra y tras la exitosa década de los 40, los buenos resultados deportivos y la creciente masa social impulsan una nueva y ambiciosa remodelación. Recibirá el nombre de «Gran Mestalla» y costará cerca de los 100 millones de pesetas (600000€). La constructora de José Tormo Valero fue la encargada de la ejecución de las obras que finalizaron en 1955. El principal elemento arquitectónico fue el volado de la tribuna y con ella Mestalla superaba ya los 30000 asistentes como capacidad máxima.

La Riada del 57, destrozos y nueva rehabilitación.

Las tremendas inundaciones que arrasaron la capital del Turia, dejaron las instalaciones valencianistas inservibles durante varias semanas durante las cuales el Valencia CF disputó todos sus partidos como visitante. Vista la imperiosa necesidad de rehabilitación, la directiva valencianista impulsa la instalación de una iluminación eléctrica. Con ella, Mestalla se colocaba en la vanguardia de los campos de fútbol de la península. A finales de la década de los 50, y mediante aprobación en asamblea general, el campo pasó a denominarse Luis Casanova, en un homenaje público al que fue el primer gran presidente en la triunfal década anterior. A partir de este momento, y durante décadas, el nombre oficial y el popular dejaron de coincidir.

El Mundial del 82. Un profundo lavado de cara.

Siendo España la organizadora del evento, Mestalla es de nuevo elegido como sede de los partidos de la selección española y se mejoran todas sus instalaciones para tan magno evento. Pese a las promesas de los altos estamentos deportivos nacionales, es el Valencia el que acarrea con los gastos de tal remodelación, hecho que acarrearía el incremento de la deuda y parte de los problemas que poco más tarde dieron con sus huesos en la División de Plata del fútbol español.

Mestalla vuelve a crecer

De la mano de Francisco Roig Alfonso, la Avda Aragón vuelve a presenciar una remodelación de su vecino más popular. Mestalla llegará a las 53.000 localidades, todas ellas sentadas. El proyecto inicial, para más de 70000 espectadores, no llega a buen puerto y solo se remodelan 3/4 partes del campo, dejando intacta la tribuna principal. La idea de un estadio completamente nuevo empieza a sonar con fuerza en el entorno blanquinegre.

Soler y lo que la crisis se llevó

En un momento de esplendor económico global y con el sector de la construcción comandando el crecimiento industrial, el máximo accionista del Valencia CF y constructor de profesión, Juan Soler, proyecta la construcción de un nuevo, moderno y majestuoso estadio en un nuevo emplazamiento. Mestalla dejaría paso al S XXI. De aquello hace más de una década y continúa sinedie la reanudación de las obras.De proyecto faraónico a pirámide inacabada.

Salvo le lava la cara al vetusto Mestalla

Ante la imposibilidad de acometer el fin de las obras del nuevo estadio, Amadeo Salvo, por entonces presidente del club, decide en 2014 mejorar las instalaciones y el aspecto interno y externo del viejo coliseo de la Avda de Suecia. Los colores blanco, negro y naranja recubren todas las estructuras del estadio y la fachada principal se cubre con lonas conmemorativas de títulos o de jugadores legendarios de la historia de nuestro club. Actualmente, y para celebrar el Centenari, el Valencia CF ha dispuesto un tour itinerante en las puertas de acceso al campo donde se puede observar la evolución del club y del estadio a lo largo de estos 100 años.

Fuente: Gran llibre del Centenari (Ed. Valencia CF) Historia del Valencia CF (Ed. Levante EMV) Gran Historia del Valencia CF (Ed. Las Provincias) Ciberche.net.

Foto destacada vía: Valenciacf.com

@VicentSarrión @G3_VCF

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies